Skip to main content

Quién es la primera influencer que se prepara para cotizar en Bolsa

Chiara Ferragni

03/11/2020 - 19:09

Los "influencers" forman una poderosa industria publicitaria que muy pronto podría cotizar en Bolsa. Algunos de ellos ya se lo están planteando.

Las redes sociales nacieron con la intención de conectar a las personas, pero enseguida se descubrió que también pueden ser una poderosa máquina publicitaria.

Con Facebook, Instagram o YouTube llegaron también los youtubers, los influencers y otros nombres terminados en er,  cortados bajo el mismo patrón: personas carismáticas con millones de seguidores a los que pueden influir para que compren o usen ciertos productos.

Hoy en día muchas empresas recurren a los influencers para promocionar sus productos, incluso por encima de los clásicos anuncios televisivos o en prensa tradicional. Este mercado ya mueve 6.800 millones de euros al año, según The Finantial Times.  Muchos influencers, como la italiana Chiara Ferragni, ganan docenas de millones de euros al año, e incluso planean salir a Bolsa y cotizar como cualquier otra gran empresa, tal como nos cuenta nuestra compañera Marta Pachón en Business Insider.

Chiara Ferragni

Chiara Ferragni es una empresaria del mundo de la moda que se dió a conocer a través de su blog The Blonde Salad, en donde recibe más de 100.000 visitas diarias, y de su cuenta de Instagram que acumula más de 21 millones de seguidores.

En redes sociales Chiara Ferragni combina sus posados de moda con mensajes y fotos de su vida cotidiana, como su boda con el rapero Fedez, y su posterior embarazo.

Chiara controla tres empresas: Sisterhood, que gestiona sus campañas de marketing, Serendipity y el TBS Crew, propietaria de su blog The Blonde Salad, que generaron unos 30 millones de euros de ventas en 2019.

El fenómeno Chiara Ferragni ha despertado tanta expectación que incluso es tema de estudio en la Escuela de Negocios de Harvard.

Según cuenta en una entrevista en el periódico italiano Corriere de la Sera la influencer italiana se está planteando cotizar en Bolsa, aunque primero tiene pensado "obtener más estabilidad y una mayor proyección internacional".

Que los influencers coticen en Bolsa no deja de ser una decisión arriesgada en una profesión con tanta volatilidad: un día eres famoso y al siguiente la gente pierde el interés. Pero la estrategía de Chiara Ferragni de crear empresas que sean las que coticen sí puede ser viable, porque cuando su popularidad baje siempre puede dedicarse a promocionar a otros influencers, o seguir trabajando en el mundo de la moda.

En todo caso, fenómenos como el Chiara Ferragni no son muy diferentes a los de Claudia Schiffer o Naomi Campbell en los años 90, que actuaban igual pero usaban la prensa del corazón o la televisión para promocionarse, en lugar de las redes sociales.

 Sería interesante ver si el fenómeno influencer también podría sobrevivir en Bolsa cuando no está tan vinculado al mercado publicitario, como por ejemplo un influencer de los videojuegos o la tecnología.