Skip to main content

China fracasa en su primer intento de poner en órbita un satélite

OneSpace

29/10/2018 - 09:34

A la industria espacial privada de China le está costando despegar. Este finde de semana una startup, llamada LandSpace pretendía poner en órbita el primer satélite privado de este país, pero el resultado no ha sido el que esperaban. El cohete Zhuque-1 se quedó a mitad de camino. 

Varias son las empresas chinas que intentan compararse con las estadounidenses SpaceX o Blue Origin, pero su nivel de desarrollo y eficiencia aún están muy por debajo del nivel que ya tienen las empresas de Elon Musk y Jeff Bezos. OneSpace, por ejemplo, se definía a principios de años como Space X en su primeros años.

LandSpace por su parte, pretendía lanzar un cohete de propulsión sólida y poner el satélite en órbita para la red estatal de CCTV. El lanzamiento estaba previsto para el sábado 27, pero la compañía anunció el éxito de la misión demasiado pronto. 

Este astronauta ha vuelto del espacio con cambios en su ADN

Esta startup con sede en Beijing no ha hecho público cuál fue el fallo que impidió a su cohete Zhuque-1 pasar a la tercera etapa del lanzamiento, quedándose a las puertas de la altura óptima para colocar el satélite en órbita. 

Lo más extraño de todo fue el comunicado de LandSpace anunciando que la misión se había completado, antes incluso de que el cohete abandonara el área de lanzamiento. The Guardian recoge las únicas declaraciones que han hecho al respecto; la compañía ha explicado en su cuenta de la red social Weibo, que "la separación de la cubierta era normal, pero algo anormal pasó después de la segunda fase de lanzamiento"

LandSpace, se fundó en 2015 y prometía ser la primera empresa privada china en poner un satélite en órbita. En esa misma carrera se encuentra OneSpace, que en mayo lanzó el cohete Chongqing Liangjiang Star. Detrás de este interés por el espacio está el presidente Xi Jinping, que ha convertido el vuelo espacial en una prioridad para el gobierno chino y cuyo principal objetivo es conseguir enviar una estación espacial tripulada en órbita para 2022.

Con este fin, el programa de OneSpace ha recibido fondos de la Corporación de la Industria de Aviación del gobierno chino. Un detalle que, conociendo al gobierno chino, da a entender que estas empresas espaciales, aunque sean privadas, no tendrán tanta independencia como lo son otras en Europa o Estados Unidos.