Skip to main content

Los ciberdelincuentes se ponen las pilas en plena recta final del año

hacker

24/10/2018 - 08:30

Todas las voces del sector tecnológico, da igual a qué vertical miremos o con quién hablemos en los mentideros de esta industria donde todos conocen a todos, coinciden en señalar la ciberseguridad como el gran desafío de estos tiempos. Y, casi unánimemente, se percibe un aumento considerable en el número y variedad de ataques que sufren empresas, organismos y consumidores en todo el globo.

Pese a ello, y por llevar un poco la contraria al discurso oficialista, hemos de señalar que la primera mitad de este año ha sido más calmada de lo que cabría esperar. Obviamente ha habido ciberataques, han proliferado numerosas campañas más o menos agresivas, pero algunos expertos consideran que podría haber sido mucho peor. Así lo piensan, por ejemplo, en la firma de seguridad Malwarebytes, que califica lo que va de año como “somnolienta”.

Eso sí, eso hablando en pasado, porque la posible relajación que los ciberdelincuentes hayan tenido en la primera mitad del curso les ha dado energías para encarar la recta final de 2018 en plena forma. Según esta casa, “los delincuentes cibernéticos están aumentado el número de ataques, así como su creatividad, principalmente hacia las empresas. Las detecciones de ataques en negocios aumentaron un 55% el último trimestre, en comparación con el 4% de incremento entre los consumidores”.

Mientras miran hacia las empresas, los cibercriminales siguen utilizando una amplia gama de programas maliciosos orientados al consumidor, que incluyen troyanos, ransomware y adware, así como cryptojacking. En ese sentido, los ataques de troyanos bancarios fueron los más detectados, tanto para empresas como para consumidores: subieron un 84% en el segundo trimestre de 2018, y las cepas más viejas “experimentaron un renacimiento”.

Por ejemplo, Emotet, un troyano bancario avanzado y modular que funciona principalmente como descargador de otros troyanos bancarios, fue detectado un 37% más en este período.

El ransomware, a pesar de algunas opiniones que afirman que está muriendo lentamente, ha visto un aumento del 88% entre el tejido empresarial, si bien se confirma su declive entre el usuario de a pie.