Skip to main content

Cómo deberías limpiar tu iPhone según Apple (y qué producto deberías evitar)

Limpiar iphone

Depositphotos

20/07/2021 - 11:08

Se debe tener cuidado a la hora de limpiar los móviles para no dañarlos y en Apple han compartido una serie de consejos que son especialmente útiles.

Durante el último año y medio se ha vivido un especial esfuerzo por parte de todos para mantener nuestro entorno lo más limpio posible. Como no podía ser de otra forma, también se han higienizado los dispositivos electrónicos, pero estos son más delicados y hay que tener cuidado con los productos que se utilizan para no dañarlos.

¿Cómo limpias tu iPhone? En Apple han compartido algunas directrices sobre qué productos debes utilizar y cuáles evitar. Hay algunos que son incompatibles con los dispositivos y pueden provocar daños en la pantalla, puertos o filtrarse al interior, lo que sería catastrófico, según han publicado en MacRumors.

Apple ha informado que deben evitarse productos que estén compuestos por peróxido de hidrógeno; esto es, agua oxigenada. Tampoco son recomendables los que tienen lejía y lo mejor es alejar los líquidos y aerosoles en general, así como, por supuesto, no sumergirlos en ningún líquido.

Lo más recomendable para limpiar tu iPhone es utilizar una toallita desinfectante que tenga al menos un 75 % de alcohol. Aunque es importante que solo se use con el dispositivo, pasarla antes por otras superficies puede llenarlo de polvo o pelusas. Por eso son tan útiles las toallitas: limpian, desinfectan y no sueltan líquido.

Este tipo de toallitas también se pueden utilizar con otros dispositivos de Apple, como el mismo iPad, pero si quieres más información al respecto tienes a tu disposición información en español en la misma web de Apple con "recomendaciones y pautas para limpiar el Mac, el iPad, el iPhone, el iPod, la pantalla o los periféricos".

Recuerda que es importante cuidar la higiene y los elementos que se utilizan, porque puede ser problemático de cara a la garantía dañar tu iPhone al usar un producto no recomendado para limpiarlo. Algo que seguramente no querrás hacer.