Skip to main content

Cómo funciona el lector de huellas ultrasónico en la pantalla del Galaxy S10

Galaxy S10 - Londres

21/02/2019 - 09:27

Ayer se presentó la nueva gran familia de móviles de gama alta de Samsung, los Galaxy S10, S10 PlusS10e y su primer móvil con tecnología 5G; acompañados de móvil plegable Galaxy Fold. De todos los rumores que llevan meses circulando y que ayer se confirmaron, uno fue el lector de huellas debajo de la pantalla con tecnología ultrasónica. 

Este tipo de sensor biométrico hace tiempo que lo conocemos porque las marcas han ido presentando sus avances e innovaciones en este campo y advirtiendo que pronto la veríamos en los móviles. Tanto Samsung como Qualcomm e, incluso Apple son algunas de las empresas que están apostando por ella. 

Esta nueva tecnología que apenas acaba de aterrizar en el mercado de los smartphones, aunque es mucho más cara de fabricar que el resto de opciones, promete ser mucho más precisa y duradera, mejorando la experiencia del usuario. Vamos a ver en qué consiste. 

Samsung Galaxy S10 y S10+, estos son los nuevos buques insignia de Samsung para este año

En la tecnología FOD o Fingerprint on Display, existen tres métodos distintos: óptica, capacitiva y ultrasónica. La primera opción son los sensores ópticos, muchos más baratos de fabricar pero también muy poco fiables.

Estos sensores realizan una fotografía del dedo para después, mediante algoritmos, identificar la huella y contrastar esa imagen con las que ya se han registrado previamente. Al ser un reconocimiento en 2D, no tiene en cuenta los surcos de las yema del dedo, por lo que puede ser engañado por una fotografía de alta calidad. 

En segundo lugar están los sensores capacitivos que detectan la carga eléctrica de los dedos y crean un mapa con la yema que está tocando el panel. De esta manera, sí captan los surcos de la piel. Sigue siendo una tecnología barata, aunque un poco más fiable. 

Y llegamos a la tercera opción, la que hoy nos ocupa, los sensores ultrasónicos. Esta tecnología requiere de un micrófono y un transmisor. Este último emite sonidos hacia el exterior del móvil, donde debe colocarse la huella. 

Al rebotar estas ondas de sonido contra la yema del dedo son captados por el micrófono que identifica la forma irregular en la que estos regresan y crea un mapa mucho más preciso de nuestra huella irregular. La precisión de los sensores ultrasónicos promete se eficiente incluso si tuviéramos el dedo cubierto por crema o suciedad, por ejemplo.

Huella dactilar

Primero fue Qualcomm el que presentó su primer sensor de huellas bajo la pantalla ultrasónico y después le siguió Samsung. Otras compañías tan potentes como Apple parece que aún les queda mucho por delante para sumarse a esta nueva tendencia de gama alta.

Por todo esto, podemos asegurar que el futuro de los móvil pasa por esta tecnología ultrasónica y que la veremos evolucionar consiguiendo mayor precisión y capacidad como por ejemplo, que no se limite a una pequeña parte de la pantalla, sino que se puede usar por todo el panel, una idea que Xiaomi ya está desarrollando.

Pero de momento nos quedamos con el lector de huellas dactilares de los Galaxy S10 que acaban de llegar como los nuevos móviles de la compañía surcoreana para este 2019. 

Tags:

#Samsung