Skip to main content

Encuentran una forma de hacer extraeficientes las unidades de almacenamiento

Discos duros

28/04/2019 - 16:31

Científicos han logrado crear unidades de almacenamiento mucho más eficientes que nos permitirán almacenar mucha más información pero en espacios más reducidos de los disco duros.

No está todo inventado en lo referente a los discos duros. Un estudio señala que para el año 2020 cada uno de los seres humanos generará 1,7 megabytes de datos por segundo. Evidentemente con la cantidad de seres humanos, y en la sociedad de la información en la que nos encontramos, está claro que las unidades de almacenamiento contemporáneas quizás no puedan soportar tanta carga de datos, y los científicos ya están trabajando en nuevas soluciones.

Científicos del Laboratorio Nacional Argonne del Departamento de Energía de los EE. UU, la Universidad de Oakland en Michigan y la Universidad de Fudan en China, han llevado a cabo una investigación mediante la cual han encontrado una manera de alterar la forma en que los datos se almacenan en unidades de disco duro hechos de material de aleación de hierro y cobalto.

Almacenamiento cuántico

Los científicos han descubierto un método para controlar la dirección de giro de los electrones en la aleación utilizada en los dispositivos de almacenamiento de información. Y es que al invertir la dirección en la que gira un electrón, los investigadores han descubierto que tienen más control sobre la magnetización. Al tener mayor control, también es posible almacenar y recuperar información en un espacio más pequeño.

En términos técnicos, descubrimos un efecto considerable de la amortiguación magnética en capas a nanoescala de aleación de hierro y cobalto recubiertas en un lado de un sustrato de óxido de magnesio", señala Axel Hoffmann, autor del estudio. “Al controlar el giro de los electrones, la amortiguación magnética determina la velocidad de disipación de la energía y controla los aspectos de la magnetización”.

10 mitos sobre la informática que no te debes creer

Se trata de un descubrimiento interesante, dado que originalmente los científicos pensaban que la aleación de hierro y cobalto utilizada para hacer dispositivos de almacenamiento no tenía una dirección preferida en la que gira su electrón y, por lo tanto, no poseía ninguna magnetización.