Skip to main content

Este robot acuático puede sentir y moverse como un pez real

06/09/2018 - 08:15

La naturaleza es muy sabia y ha sido capaz de crear organismos perfectamente adaptados a los diferentes ecosistemas. Por este motivo, los científicos toman como referencia las características de los organismos vivos a la hora de diseñar y desarrollar robots.

Un buen ejemplo lo encontramos en los investigadores de la Escuela de Ingeniería A. James Clark de la Universidad de Maryland (Estados Unidos), que se han inspirado en la naturaleza para desarrollar robots con las mismas capacidades que los peces. De esta forma, los vehículos subacúaticos autónomos pueden moverse en el agua de una forma mucho más eficiente.

Algunos animales marinos tienen un órgano sensorial llamado línea lateral, que les permite detectar el movimiento y las vibraciones del agua circundante. Gracias a esto, los peces son capaces de evitar colisiones, percibir la dirección del flujo del agua para orientarse en función de las corrientes marinas, y localizar a los depredadores o a sus presas.

¿Te gustan los robots? Compra uno para tu hogar a buen precio en Amazon España

Además, otra característica interesante de los peces es el aleteo, que puede llegar a ser incluso más eficiente que las hélices para desplazarse a gran velocidad por el agua. 

Los científicos de la Escuela de Ingeniería A. James Clark han observado todas estas capacidades y las han intentado reproducir en un pequeño vehículo submarino autónomo.

El robot está fabricado con plástico e imita la silueta de un pez, y está equipado con sensores que replican las funciones del órgano de línea lateral de los animales marinos. La información obtenida por estos sensores es enviada a un circuito de control que tiene el objetivo de emular el comportamiento de los peces, ya que el submarino puede detectar y responder a las señales hidrodinámicas.

Este es el primer barco robot que consigue cruzar el Atlántico

El vehículo autónomo también está equipado con un motor eléctrico conectado a un engranaje que mueve la cola flexible de goma de una forma similar a la de un pez de verdad. Además, cuenta con cámaras que permiten llevar a cabo un seguimiento en tiempo real.

Tras este prototipo inicial, el equipo de investigadores planea crear más peces robóticos para crear un banco completo, que en el futuro se podrán utilizar para medir la calidad del agua, llevar a cabo monitorizaciones ambientales o tareas de seguridad marítima.

Ver ahora: