Skip to main content

Europa se lanza a interceptar un cometa que viene de los confines del Sistema Solar

Cometa sin cola

20/06/2019 - 09:31

A casi un año luz del Sol, lejos de los planetas que forman nuestro Sistema Solar se encuentra lo que se conoce como la Nube de Oort, una burbuja de cometas tan lejana que se la considera la última frontera de este sistema. Desde allí viaja hacia nuestra órbita un cometa que podría ayudarnos en entender muchas de las cuestiones que se plantean los científicos sobre el espacio. 

El tiempo apremia, sólo disponemos de poco más de ocho años para poner en marcha un proyecto que recoja la mayor cantidad de información posible de este cometa, sin interferir en su camino. De esta labor se va a encargar la Agencia Espacial Europea (ESA)

Es lo que se conoce como una misión rápida, en este tiempo deben ser capaces de construir tres naves que formarán el Comet Interceptor, cuyo principal objetivo es crear un modelo 3D del cometa a través de las fotografías tomadas por las naves. 

¿Qué es y en qué consiste Misión AIDA?

El lanzamiento está programado para el año 2028, cuando se lanzará al espacio como una nave compuesta e irá a bordo de la nave Ariel creada por la ESA. Llegará hasta dónde esté el cometa gracias a un sistema de propulsión y una vez esté lo suficientemente cerca se dividirá en tres naves para conseguir tres perspectivas distintas con las que inmortalizar el cometa. 

Se trata de una misión única en nuestra historia, nunca antes se ha podido observar un cometa que visitará el Sistema Solar por primera vez y viniera desde una región tan lejana. Esto supone que su composición no ha cambiado prácticamente nada desde que se formaron los planetas y el Sol. 

Günther Hasinger, Director de Ciencia de la ESA explica en la web oficial de la agencia espacial que "los cometas prístinos o dinámicamente nuevos están completamente inexplorados y se convierten en objetivos convincentes para la exploración de naves espaciales de corto alcance para comprender mejor la diversidad y evolución de los cometas".

Imagen de la ESA

Pero hay un detalle aún más sorprendente que la propia misión, y es que el objetivo a estudiar aún no se conoce. "La misión viajará a un cometa aún por descubrir" explican en la web de la ESA. Al venir desde una región tan lejana es difícil saber cuándo aparecerá un cometa con esas características, pero cuando ese momento llegue estarán preparados. 

Aunque este tipo de cometas son muchos más raros, la oportunidad merece el intento pues supondría un gran avance en el estudio de los cometas y la composición de una parte del espacio a la que sólo han llegado algunos de nuestros héroes espaciales más conocidos como las dos naves Voyager, pero del cuál aún se conoce muy poco. 

Ver ahora: