Logo Computerhoy.com

Mientras que Europa raciona el gas, en Rusia queman al día 10 millones de euros porque sí

Tuberías en las instalaciones de desembarco del gasoducto Nord Stream 1 en Lubmin, Alemania

Hannibal Hanschke/Reuters

Estamos a las puertas de un invierno duro. No solo porque se prevén temperaturas muy bajas, al igual que este invierno ha sido muy caluroso (cosas del cambio climático y sus extremos), sino también porque puede haber una crisis energética si Rusia decide cortar el gas a Europa.

Todos sabéis que en Ucrania hay una guerra que comenzó Rusia. Y de ella surgieron una enorme cantidad de sanciones impuestas al país dirigido por Putin. La idea era coaccionar por la vía económica para que abandonaran la invasión.

Después de seis meses de sanciones, está claro que no ha funcionado del todo. Y, por si fuera poco, Rusia ha decidido devolver la jugada racionando el gas ruso que alimenta a media Europa. Sin este gas, millones de europeos se quedarían sin calefacción ni electricidad.

En este tira y afloja, donde España tiene una posición privilegiada al no depender, en absoluto, del gas ruso (nosotros lo compramos a Argelia además de disponer de reservas), nuestro aliados europeos sí ven con temor ese futuro negro que se vienen en los próximos meses. Pero Rusia sigue con su plan.

Rusia quema gas

Mientras los costes energéticos de Europa se disparan, Rusia está quemando grandes cantidades de gas natural. Dicen que la planta, cerca de la frontera con Finlandia, está quemando unos 10 millones de euros de gas cada día.

Los expertos afirman que el gas se habría exportado a Alemania de no ser por las sanciones rusas al país europeo (que lleva meses apoyando a Rusia). El embajador alemán en el Reino Unido declaró a la BBC News que Rusia estaba quemando el gas porque "no podía venderlo en otro lugar".

Los científicos están preocupados por los grandes volúmenes de dióxido de carbono y hollín que está creando, lo que podría agravar el deshielo del Ártico. El análisis de Rystad Energy indica que la antorcha quema unos 4,34 millones de metros cúbicos de gas al día.

Procede de una nueva planta de gas natural licuado (GNL) en Portovaya, al noroeste de San Petersburgo. Los primeros indicios de que algo iba mal los dieron los ciudadanos finlandeses de la frontera cercana, que vieron una gran llama en el horizonte a principios de este verano.

Portovaya se encuentra cerca de una estación de compresión en el inicio del gasoducto Nord Stream 1, que transporta el gas bajo el mar hasta Alemania.

Planta rusa de gas

El suministro a través del gasoducto ha estado restringido desde mediados de julio, y los rusos culpan a los problemas técnicos de la restricción. Alemania afirma que se trata de una medida puramente política tras la invasión rusa de Ucrania.

Como puedes comprobar, este inverno se avecina frío e incierto. Ojalá las cosas no vayan a peor, pese a lo mal que pinta todo ahora mismo.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Etiquetas: Rusia, Energías renovables

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.