Logo Computerhoy.com

Robots que aprenden observando e imitando cómo los humanos hacemos las cosas

Grupo de robots

La revolución de los robots estás a punto de comenzar, si es que no ha empezado ya. Desde hace décadas los ingenieros nos llevan avisando del enorme potencial de estos. Ahora un grupo de investigadores han conseguido que los autómatas aprendan con tan solo observar, algo que es... muy humano.

Hasta ahora, cuando un programador quería que un robot hiciese una cosa en concreto, lo que tenía que hacer era: abrir el ordenador, pinchar en el programa pertinente y crear las líneas de código necesarias para traducir esa intención en un lenguaje entendible por el autómata.

Pero ¿qué pasaría si los robots pudieran sentarse y aprender de nosotros? Sí, al igual que un niños aprende a andar viendo a sus padres, los robots podrían hacer lo propio a la hora de aprender nuevos movimientos. Y dejemos el condicional, ya que esto es una realidad desde hace un tiempo.

Y si bien la imitación y el aprendizaje por refuerzo son dos de los métodos más populares en la actualidad. El primero implica tomar el control del robot para enseñarle a realizar una tarea, mientras que el segundo supone entrenar un sistema con millones de imágenes.

Robot

Varios investigadores están explorando un método aún más intuitivo que entrena eficazmente un sistema observando a un humano completar una tarea. Un equipo de la Universidad Carnegie Mellon ha creado el WHIRL, un algoritmo que puede entrenar un sistema viendo un vídeo.

En sus demostraciones, un brazo robótico móvil de uso corriente aprende a realizar más de 20 tareas domésticas, como abrir y cerrar cajones, electrodomésticos y sacar la basura.

"La imitación es una buena forma de aprender", afirman sus creadores. "Conseguir que los robots aprendan realmente observando directamente a los humanos sigue siendo un problema sin resolver en este campo, pero este trabajo da un paso importante para permitir esa capacidad".

Es fácil ver cómo una función como esta podría resultar especialmente útil en un entorno doméstico, donde los especialistas en robótica prevén que estos sistemas se desplegarán algún día para ayudar a los ancianos y a otras personas con problemas motrices.

En el caso de WHIRL, no se necesitan complementos especiales. El robot se limita a intentar ejecutar una determinada tarea hasta conseguirlo, incluso si tarda horas en dominarla por completo.

Como señala la universidad, su propio enfoque no puede ser idéntico al de los humanos, sino que el sistema busca el mejor método para completar la tarea basándose en sus propias limitaciones de hardware.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Etiquetas: Programación

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.