Skip to main content

Sospechosos gracias al móvil: Google entregó los datos de todos los que pasaron por una zona con disturbios

manifestacion racismo

Depositphotos

08/02/2021 - 09:55

Durante las manifestaciones por el asesinato de George Floyd, Google entregó los datos de geolocalización de móviles a la policía.

En las manifestaciones que se han vivido durante los últimos años en Hong Kong se ha podido ver cómo se hacía un uso distinto de la tecnología para evitar ser localizados y acusados gracias a los datos del móvil. Cualquier dispositivo guarda importante información sobre dónde se ha estado y puede que en ocasiones esta sea utilizada en contra de los participantes en las protestas.

Dentro de este debate se encuadra lo acaecido en Minneapolis durante el año pasado, donde la policía ordenó a Google entregar datos de las cuentas que habían estado en una manifestación bajo la sospecha de provocar disturbios tras el asesinato de George Floyd.

Esta información ha sido publicada por TechCrunch y esta generando polémica. Para comenzar se solicitaron los datos de cualquiera que se encontrase geolocalizado en los alrededores de una tienda de AutoZone en la que se produjeron actos violentos: el historial de ubicaciones de una zona concreta durante un tiempo.

Los datos que pidió la policía fueron los de cualquier móvil que se encontrase en los alrededores de la tienda AutoZone entre las 5:20 pm y las 5:40 pm del 27 de mayo de 2020.

En este momento la policía puede solicitar a las empresas tecnológicas de ese Estado información similar sobre los ciudadanos, a pesar del gran debate que origina sobre la privacidad o si cualquiera que estuviese por la zona debe ser catalogado como posible sospechoso.

La noticia se ha desatado tras el correo electrónico que han recibido algunas personas por parte de Google. En él se informa que los datos de su cuenta van a ser entregados a la policía. Uno de ellos es Said Abdullahi, quien afirma que estuvo en aquel momento por la zona solo para grabar las protestas.

Lo más curioso es que las grabaciones muestran que solamente un manifestante cometió actos violentos en esos momentos al romper el escaparate de la tienda, pero la policía lo busca por considerarlo el detonante de los actos violentos que ocurrieron en la ciudad durante las horas posteriores. El resto de personas que pasaron por allí no son sospechosos.

Mientras que todavía es legal utilizar estos métodos para localizar a manifestantes, el debate por situaciones como esta no deja de crecer. Google aumentó un 1.500% las órdenes de geolocalización que entregó entre 2017 y 2018, y un 500% el año siguiente, según un informe, pero estas no son tan concluyentes como se espera y ponen a los posibles sospechosos en una situación complicada en la que deben demostrar de primeras su inocencia.

Y además