Crea un vídeo stop-motion sencillo con Movie Maker

Movie Maker es un programa de edición de vídeo creado por Microsoft que, si bien no tiene muchas pretensiones de competir con otros grandes como Premiere o Final Cut, sirve para proyectos sencillos a nivel doméstico. Podrás crear un vídeo stop-motion a partir de fotografías en cuestión de minutos.

Construye tu propio vídeo stop-motion en Movie Maker
Dificultad:
baja
Tiempo:
10 minutos
Materiales:
  • Cámara de fotos o vídeo

1: Descarga e instala Movie Maker

Si aún no dispones del programa, dirígete a la web del proyecto y descarga la última versión disponible. El paquete incluye otros programas pertenecientes a la suite Live, pero en este caso sólo te interesa el componente Movie Maker. Por lo demás, el programa se instala de la forma habitual.

Descarga Windows Live Movie Maker

2: Haz las fotos del stop-motion

Mientras se descarga e instala Movie Maker, puedes aprovechar para ir capturando las imágenes que compondrán el vídeo en stop-motion. La idea es que cada imagen haga las veces de fotograma, así que, cuanto más detallado quieras un movimiento, más fotos tendrás que hacer de cada escena. Un vídeo de unos 3 segundos debería contar con unas 30-40 imágenes para conseguir unos movimientos más o menos fluidos.

Intenta conservar el encuadre y las condiciones de luz, pero tampoco hace falta que te esfuerces demasiado. Uno de los encantos de esta técnica es precisamente eso, las pequeñas variaciones de plano e iluminación.

Haz todas las fotos que vayas a necesitar para el stop-motion

3: Arrastra las imágenes a Movie Maker

Cuando se haya terminado de instalar el programa, ábrelo y arrastra hasta la interfaz las imágenes que has capturado en el paso anterior. Deberían quedar ordenadas automáticamente, pero revísalo por si tuvieras que reordenar la primera o la última captura. Presiona el botón de reproducción para ver cómo va quedando tu vídeo stop-motion.

Reproduce el vídeo stop-motion

4: Modifica la duración de cada fotograma

La duración predeterminada de cada foto, 7 segundos, es excesiva para un vídeo stop-motion, así que habrá que reducirla. Selecciona todos los fotogramas con la tecla Shift y dirígete a la pestaña Herramientas de vídeo > Editar. En el campo Duración, ingresa a mano un valor del orden 0,1 ó 0,3 segundos, según requiera el estilo de tu vídeo. Vuelve a pulsar en el botón de reproducción para comprobar que esta duración es adecuada. Además, es posible que tengas que desactivar las transiciones en el menú Animaciones; basta con seleccionar el elemento Sin transiciones.

Reduce la duración predeterminada de cada fotograma

5: Exporta el proyecto

Desde la pestaña Inicio, presiona en Guardar película o compártela directamente en uno de los sitios compatibles con Movie Maker. Es posible que tengas que ingresar tus credenciales de usuario o conceder permisos a la aplicación. Ponle un nombre, rellena el resto de detalles y espera a que Movie Maker termine la exportación. Cuando acabe, podrás ver el vídeo en el servicio escogido o en el propio PC.

Escoge la resolución del vídeo y el servicio donde lo alojarás

6: Más ideas de stop-motion

En los stop-motion, además de los vídeos compuestos a partir de imágenes estáticas (fotografías), también se pueden emplear pequeños fragmentos de vídeo al más puro estilo Vine. Tal es el caso de una de las últimas tendencias de Youtube, el brooming. En estos vídeos, los usuarios simulan poder volar en una escoba a partir de un sinfín de saltos sobre la escoba, tras eliminar las partes en los que los pies están tocando el suelo. El resultado es, cuanto menos, curioso.