Skip to main content

Estos son los mejores monitores gaming que puedes comprar en 2020

monitor gaming

Depositphotos

01/12/2018 - 10:05 | Actualizado 02/10/2020 - 12:02

Si ha llegado el momento de comprar un monitor gaming y no sabes qué debes tomar en cuenta, en esta guía de compra te indicamos cuáles son los parámetros más importantes para acertar en tu elección.

Si quieres configurar el mejor equipo gaming, debes saber que hay muchos parámetros que debes conocer con antelación. Conseguir un buen setup para jugar no es una tarea fácil, y, si bien escoger el monitor es solo uno de los pasos que tienes que dar, se trata de uno de los más importantes. Por este motivo, tienes que elegir tu monitor gaming con cuidado y atención.

Escoger tu monitor para jugar va mucho más allá que fijarse en el más potente, como puede ser el caso de la gráfica o el procesador, o en los juegos exclusivos que tenga, como pasa con las consolas. Al contrario, hay muchas variables que tienes que tener en cuenta, lo que dificulta la tarea. 

¿Y qué es lo que hay que tener en cuenta en un monitor? A la hora de comprar una pantalla para jugar tienes que ver el tipo de panel que tiene, las pulgadas, la resolución y otros parámetros fundamentales, como la tasa de refresco o la respuesta del monitor. A lo largo de las próximas líneas te vamos a ofrecer una guía para comprar un monitor gaming, así como una serie de consejos que debes seguir dependiendo del uso que quieras darle al equipo.

Índice de contenido:

Las pulgadas y el formato son importantes

Si quieres hacerte con un monitor gaming y no sabes por dónde empezar, a continuación vamos a ofrecerte una serie de consejos para ayudarte a decidir con criterio. En el mercado hay muchas variantes tecnológicas, por lo que es importante saber qué te ofrece cada una para poder elegir bien.

Nuestro mejor consejo para comprar un monitor gaming es que apuntéis las diferentes características que os dejamos en los títulos de cada apartado y vayáis tachando las que no queráis/necesitéis dependiendo de los juegos a los que vais a jugar. 

Dicho esto, empecemos con el mejor tamaño de pantalla para un monitor gaming. Hay dos corrientes de pensamiento en esto. Si sois jugadores ocasionales o hardcore, pero no vais a jugar en competitivo del más alto nivel, sino que queréis el PC o la consola para disfrutar de aventuras en solitario o con amigos, cuanto más grande... mejor.

Nuevo monitor gaming de LG
Monitor 16:9.

Es decir, un Mass Effect o un GTA se disfrutan a lo grande y no tenemos que preocuparnos mucho por girar la cabeza, ya que casi toda la acción sucede en la parte central de la pantalla. Ahí, no hay recomendación, si vuestro bolsillo lo permite, id a por el tamaño que queráis.

Si vais a jugar en multijugador competitivo, la cosa cambia. El mejor monitor gaming para el competitivo estaría entre las 24 y 27 pulgadas. El motivo es sencillo: si todas las zonas de la pantalla quedan ''a tiro de ojo'', no tendremos problemas en controlar diferentes elementos de la interfaz del juego, así como ver jugadores rivales que aparezcan en la periferia.

Un ejemplo es Call of Duty. Es vital ver rápido a los enemigos, y si el monitor es de 24/27'', no tenemos que mover la cabeza ni realizar un desplazamiento ocular muy rápido.

Resumen. Juego competitivo: 24 o 27 pulgadas. Juego en solitario/cooperativo: tamaño que queramos.

Por otra parte está el formato. Hay monitores 16:9, 16:10 y 21:9, cada vez más populares por sus bajos precios. Todos valen para jugar a todo tipo de juegos, pero mientras los 21:9 los podemos utilizar para disfrutar más de juegos deportivos, de conducción o aventuras cinematográficas, para shooters en primera persona no van muy bien. Y para online... menos.

LG Ultrawide, precio de los monitores de 21:9 con IPS
Ejemplo de monitor 21:9. Hay juegos espectaculares ahí, pero sobre todo sirve para productividad.

Ten en cuenta la resolución

Una resolución X o Y no nos hará jugar mejor o peor, y no es algo que dependa del monitor directamente, sino de nuestro equipo (la tarjeta gráfica, principalmente). Una resolución FullHD es más que suficiente, y está claro que en 2K y 4K vamos a jugar más a gusto gracias a la definición, pero como no depende del monitor, vamos con la gráfica.

En otra guía de compra sobre cómo elegir una tarjeta gráfica os dejamos qué GPU debíamos tener para poder jugar a diferentes resoluciones, tasa de frames por segundo y calidad de parámetros gráficos. La conclusión es que, si queremos un monitor gaming, si no tenemos una GTX 1070 o GTX 1080, es inútil comprar un monitor 4K. Y si tenemos una GTX 1060 o GTX 1070, podemos plantear un monitor 1.440p. 

Para todo lo demás, un monitor FullHD. De hecho, la mayoría de monitores gaming tienen una resolución FullHD. Eso sí, tened en cuenta la densidad de píxeles. Un monitor de 32 pulgadas FullHD se verá bastante peor que uno de 24'' FullHD debido a que los píxeles son los mismos, pero en un caso deben cubrir más tamaño que en otro.

Ejemplo resolución nativa del MacBook Pro
Ejemplo resolución menor del MacBook Pro

Hasta las 25'', más o menos, la resolución FullHD da una experiencia óptima. De 27 a '' pulgadas los monitores QHD son muy aparentes... y a partir de ahí tendríamos que optar por un 4K.

Tipos de tecnología: VA, TN e IPS. Ventajas y problemas de cada una

Hasta aquí, la tarea de escoger un monitor gaming no está siendo complicada, ¿cierto? Pues prepárate porque a continuación la cosa se va a poner un poco más complicada: vas a tener que elegir el tipo de panel en función de tus necesidades. Pero no te preocupes porque te vamos a ayudar. 

A continuación te indicamos los principales tipos de paneles puedes elegir, sus características, ventajas y problemas de cada una de ellos. Vamos allá.

  • Panel TN. Son los más antiguos y tienen un gran tiempo de respuesta gris a gris. Son muy recomendables para juegos competitivos y, además, son los más baratos. 
  • Panel IPS. Tienen la mejor representación de colores, por lo que ofrecen una imagen de lo más vistosa. Son ideales para jugar de forma relajada (no competitivo) y para disfrutar de multimedia.
TN vs IPS
Displayninja
  • Panlel VA. Los paneles VA fueron antes que los IPS, pero debido a la aparición de estos últimos, la industria dejó de profundizar en los VA, aunque ahora hay compañías, como Samsung, que los están volviendo a utilizar. Cuentan con un refresco espectacular, un brillo muy elevado y ofrecen 144 Hz o 240 Hz sin problema.

Ahora bien, vamos con los problemas de estas tres tecnologías.

  • Problemas de los paneles TN. Es la tecnología más antigua y, por tanto, con más defectos. La representación de colores no es igual que en los otros monitores y, además, cuentan con el gran problema de que los colores cambian dependiendo del ángulo de visión.
  • Problemas de los paneles IPS. Tienen sus propios defectos, como el ghosting de la imagen, las fugas de luz o la alta latencia, lo que impide que no sean adecuados, en la mayoría de casos, para el competitivo más exigente. Además, son los más caros.
  • Problemas de los paneles VA. Muy parecido al TN, aunque representan los colores de una forma mucho más fiel. Los tiempos de respuesta tampoco son los mejores
Ángulo de visión de los paneles.
WePC

Al final, decantarte por una tecnología u otra depende de las necesidades. Si vas a jugar en competitivo, más vale que elijas un monitor con un alto refresco de imagen y tiempo de respuesta, como los TN o VA. Si no vas a darle al competitivo, puedes elegir el que quieras, teniendo en cuenta que la imagen del IPS será mucho más espectacular.

Brillo y profundidad de color: no es fundamental, pero vale la pena fijarse

En los últimos tiempos, el HDR se ha puesto de moda con los televisores 4K, por lo que seguro que te suena el concepto. De una forma sencilla y resumida, el HDR no es más que un ''subidón'' de brillo en la pantalla que permite que la gama cromática sea más rica. Blancos más blancos, negros más negros y un mejor tratamiento de los colores que hay entre medias.

Hay monitores HDR, pero la mayoría de monitores HDR que se venden por debajo de los 500 euros simplemente meten ese subidón cuando activamos la opción. No es ni el mejor HDR... ni es HDR ''de verdad''.

Más que en si tiene HDR o no, debemos fijarnos en el brillo. Un panel con brillo de 200 cd/m² (candelas por metro cuadrado) no es lo más recomendable. Cuando nos vamos a 250 cd/m², la cosa cambia, aunque lo que interesa es comprar un monitor con un brillo de 300 cd/m² para arriba.

Profundidad de bits

La profundidad de color también es un parámetro que deberíamos tener en cuenta. Es caro, eso sí. Lo habitual es una profundidad de color de 8 bits, lo que significa que hay c256 tonos de color para los 8 colores primarios, lo que nos da 16,7 millones de colores. 

Eso sí, si podemos comprar un monitor con una profundidad de color de 10 bits, mejor, ya que cada color tendrá 1.024 tonos y, por tanto, la gama cromática será mejor, con más de un millón de colores. Hay unos paneles de 10 bits más baratos, que son los que utilizan paneles de 8 bits con dithering, una tecnología que simula los espacios de color entre cada uno de los primarios.

Tiempo de respuesta, esto sí es importante

A la hora de comprar un buen monitor gaming, el tipo de panel y el brillo no son características determinantes, pero el tiempo de respuesta sí que lo es, así como la frecuencia de refresco. El tiempo de respuesta es lo que tarda el pixel en cambiar de color. Esto está directamente relacionado con el ghosting, que son las estelas que dejan las imágenes (y que tecnologías como DyAc buscan eliminar).

Ghosting

Si sois jugadores ultracompetitivos en shooters online, recomendamos monitores gaming TN con tiempos de respuesta de 1 ms. Para lo demás, da igual 1, 2 o 5 milisegundos

Ojo con el refresco de la pantalla

Más importante que el tiempo de respuesta es la tasa de refresco. Es lo que debemos tener en cuenta. Si nos gustan los juegos que no sean shooters para un jugador competitivos, como Overwatch, Counter Strike, Battlefield o Call of Duty, un monitor de 60 Hz será suficiente. Si nos gustan los juegos competitivos, podemos ir a por uno de 144 Hz o 240 Hz, si tenemos dinero.

Ahora bien, ¿qué significa esto? Los Hz marcan las veces que se refresca una imagen por segundo. 60 Hz significa que cada segundo se actualiza 60 veces. Uno de 120 Hz se actualiza el doble. Esto influye a la hora de jugar.

Test de refresco de pantalla

Si tenemos una gráfica muy potente y podemos jugar a 120 frames por segundo, si tenemos un panel de 60 Hz, solo veremos la imagen a 60 Hz, no a los 120 Hz, o 120 frames por segundo reales, que podríamos.

De todas formas, este año vamos a ver monitores de 360 Hz que aprovecharán la potencia de las RTX 3080 y el HDMI 2.1. En este análisis podrás conocer todos los detalles.

Lo dicho. Si vais a jugar en competitivo, y tenéis una GTX 1060 hacia arriba, quizá valga la pena ir a por un monitor con frecuencia 120 Hz o más. Si no, un monitor de 60 Hz es más que suficiente.

Freesync y G-Sync: qué es y para qué vale

Vamos ahora con unas tecnologías que son propietarias, de Nvidia y AMD. Uno de los defectos visuales de los videojuegos es el tearing, cuando se producen líneas horizontales que ''cortan'' la imagen. Hay juegos en los que son más evidentes que en otros, y pueden llegar a molestar.

Eso ocurre cuando la imagen no se sincroniza de forma correcta entre nuestro monitor y nuestra GPU, porque ambas emiten señales distintas, a grandes rasgos. Para evitar esto, Nvidia y AMD lanzaron sus tecnologías.

Enslaved tearing

G-Sync de Nvidia. es, básicamente, un chip que hay dentro de algunos monitores que permite sincronizar la imagen que sale de la gráfica con la que recibe el monitor para eliminar el tearing.

Es como activar la sincronización vertical, pero sin comer recursos de la gráfica. Lógicamente, solo funciona con gráficas de Nvidia. Freesync es, básicamente, lo mismo, pero es una solución por software compatible con las tarjetas de AMD.

Tecnología propietaria como el DyAc o el Black eQualizer

Ahora, vamos con dos soluciones de software que están disponibles en monitores de diferentes fabricantes. Por ejemplo, los monitores de LG o Benq tienen esta tecnología, y otros monitores gaming... una tecnología similar, pero que viene a hacer lo mismo.

DyAc es un tipo de tecnología que reduce el ghosting de la imagen, esa ''estela'' de las imágenes en movimiento. El Black eQualizer es de Benq lo que hace es iluminar zonas muy oscuras de las imágenes sin aclarar las que ya per se son claras. De este modo, por ejemplo, vemos a un enemigo en un juego competitivo que está en una zona de sombras. ¿Son trampas? Eso no lo vamos a juzgar nosotros.

black equalizer

Hasta aquí la guía para comprar un monitor gaming. Como veis, son muchos consejos y variables a la hora de comprar un monitor gaming, pero vale la pena invertir un rato en descubrir cuál es el mejor monitor gaming para ti. 

Es decir, el consejo más importante que podemos dar para comprar un monitor para jugar es invertir tiempo en ver qué monitor necesitamos y, sobre todo, cuál es el mejor para no ''tirar'' el dinero.