Skip to main content

Qué es el OBD y cómo sacarle sacarle partido a la electrónica de tu coche

01/01/2022 - 10:00

Seguro que más de una vez cuando has ido al taller o ITV a revisar tu coche, has visto al mecánico enchufar tu vehículo a una máquina. Esta herramienta se conoce como OBD y te contamos todo lo que tienes que saber acerca de ella.

On Board Diagnostics (OBD, por sus siglas en inglés) o Diagnóstico a Bordo, es el nombre que recibe el sistema que ayuda a monitorear y controlar tanto el motor, como los diferentes sistemas del automóvil.

Por lo tanto, gracias a este sistema, es más sencillo realizar un diagnóstico cuando hay cualquier tipo de avería en el vehículo.

El sistema OBD ha sido de gran utilidad desde los años 80 cuando surgió con el fin de controlar los niveles de emisiones de los automóviles a gasolina. El primer año de funcionamiento de esta lectura de OBD fue determinante para que no pasasen la ITV unos 180.000 vehículos en España.

En la actualidad, encontramos diferentes tipos de estándares que varían según el país: OBD II en Estados Unidos, EOBD en Europa y JOBD en Japón.

obd

Y es que el sistema OBD evolucionó y en 1996 salió su versión modernizada, el OBD II. A diferencia del primero, que no se podía usar en todos los tipos de vehículos de todo el mundo, el OBD II está más universalizado, aparte de que tiene mejoras en la detección de fallos eléctricos, químicos y mecánicos, que pueden afectar al nivel de emisiones.

Desde el año 1996, el OBD II es obligatorio en todos los automóviles nuevos en Estados Unidos. En cuanto a Europa, desde el año 2000 se impuso que los fabricantes incluyesen un puerto EOBD en los vehículos a gasolina, desde el 2003 en los diésel y en el 2005 se incluyeron los camiones.

¿Qué función realiza el OBD II en nuestro vehículo?

Cuando algo no funciona como debería en un automóvil, el sistema OBD hace que se encienda una luz en el panel de control del vehículo. Esto quiere decir que hay algún tipo de fallo o problema y que requiere ser revisado. 

Actualmente, esta detección podemos hacerlo de dos formas: podemos llevarlo al taller o podemos identificar nosotros mismos dónde se encuentra el problema.

obd II

Si decidimos llevarlo a un lugar especializado, el funcionamiento es sencillo. Una vez conecten nuestro vehículo al sistema, si algo falla, este informa a la persona que se encarga de realizar la revisión, encendiendo una luz de advertencia. 

Aparte de esta luz, el dispositivo ofrece un registro del fallo y sus posibles causas. Para cada fallo hay un registro asignado. 

Este registro genera unos números y letras que sigue el estándar SAE J2Q12, un código de 5 dígitos.

El primer dígito representa lo siguiente:

  • P: electrónica de motor y transmisión
  • B: carrocería
  • C: chasis
  • U: no definido

El segundo dígito indica la organización responsable de definir el dígito: si aparece un 0 hace referencia al SAE (Sociedad de Ingenieros de Automoción), código común a todas las marcas. Si por el contrario es 1 corresponde al fabricante del vehículo.

 El tercer dígito representa una función específica del vehículo:

  • 0: sistema electrónico completo
  • 1 y 2: control del aire y combustible
  • 3: sistema de encendido
  • 4: control de emisión auxiliar
  • 5: control de velocidad y ralentí
  • 6: ECU y entradas y salidas
  • 7 y 8: transmisión

El cuarto y quinto dígito están específicamente relacionados con el fallo del vehículo.

Así, por ejemplo, podemos encontrarnos con un aviso formado por el siguiente código: P0830, cuyo significado, según un listado enorme de registros, que fácilmente puedes consultar, sería el siguiente: CIRCUITO 'A' DEL INTERRUPTOR DEL PEDAL DEL EMBRAGUE. Con esto ya sabríamos con plena exactitud dónde se encuentra el fallo.

Si por el contrario preferimos hacerlo por nosotros mismos, hay que contar con algo de destreza ya que, pese a que es sencillo, resulta algo compleja su lectura y conexión si somos novatos. 

Es posible comprar por menos de 20 euros un conector OBD II con Bluetooth con el que podremos comunicarnos con las unidades de mando de nuestro coche empleando el móvil o un ordenador portátil. 

Estas apps que compramos (que cuentan en ocasiones con versiones gratuitas pero menos completas), así como los OBD II, sólo tienen acceso a algunos valores reales y a los códigos de avería que, por ley, son libres.

obs fusion

Algunas de las apps más conocidas son Torque, OBD fusion, DrivePro o DashCommand. Todas se encuentran disponibles para Android e iOS, a excepción de DrivePro, que solo la podemos encontrar para dispositivos de Apple.

Podremos recolectar diferentes datos que nos permitirán verificar si todo está bien o no. La luz permanecerá encendida si algo no funciona correctamente hasta que se lleve al taller. Sin embargo hay que tener siempre en cuenta que el análisis no va a tener la misma calidad que la que te proporciona un taller.

¿Dónde está el conector OBD II y cómo te conectas a él?

Por regulación, el puerto OBD II tiene que estar a 91cm del conductor dentro de la cabina y se debe de poder manipular sin alguna herramienta especial, es decir, nunca lo encontrarás con alguna tapa asegurada con tornillos.

Con esto, normalmente, aunque depende del modelo y la marca del vehículo, lo encontrarás en la zona de los pies del piloto, en el panel central o debajo del asiento.

obd 2

Hay actualmente aplicaciones móviles que te ayudan a localizar, según el modelo de tu coche, dónde se encuentra este sistema.

El OBD II suele contar, por regla general, con 16 conectores y normalmente viene en color negro o blanco. Si quieres comprobar si tu coche cuenta con este sistema, busca un conector similar al que te mostramos en la siguiente imagen en las zonas donde te hemos indicado.

¿Es realmente útil este sistema?

Hay que aclarar que este sistema no busca eliminar los vehículos con mayor antigüedad del mercado, ya que precisamente nace con la idea de confirmar la eficiencia de los más nuevos, cuyos motores en teoría son más modernos.

Podemos considerar también que el OBD II es imprescindible para la supervivencia de las pequeñas y medianas empresas que operan en el sector de la posventa de automoción en España, ya que en alguna ocasión ha estado sobre la mesa la retirada de esta herramienta. 

Si esto llegase a ocurrir, el arreglo quedaría en manos exclusivamente de los fabricantes, retrasándose los tiempo de entrega, encareciéndose los precios y limitándose la libre competencia y derechos del consumidor de elegir dónde llevar su vehículo a arreglar.

Sea como fuere, el EOBD (versión europea del OBD II), es una ayuda fundamental para el profesional del taller de reparación. 

Gracias al conector, se agiliza el diagnóstico y se optimiza el tiempo que el empleado invierte, aparte de que es un resultado mucho más preciso y sin margen de error.

Etiquetas:

#Tecnología, #Motor, #Vídeo

Y además