Skip to main content

Galaxy S10 5G, y los móviles con 5G en general, a día de hoy ya son algo más que una promesa de futuro

Galaxy S10 5G

24/09/2019 - 14:04

El Galaxy S10 tiene una versión 5G en el mercado que ya se puede comprar en España. Además de ser compatible con las nuevas redes de conectividad de datos que poco a poco están empezando a nacer en las grandes ciudades, introduce otras mejoras respecto a los Galaxy S10 que había hasta ahora en las tiendas. Te contamos qué cambia.

Demasiado atrevido por parte de Samsung sería lanzar al mercado un móvil de más de mil euros que lo único en lo que se diferenciara del resto de su catálogo de gama alta fuera la conectividad de datos. Este Galaxy S10 es algo más que 5G, y es por ello por lo que hemos decidido dedicarle un reportaje a fondo.

El Samsung Galaxy S10 5G está a la venta en España por un precio de 1.079 euros, y destaca sobre todo por su compatibilidad con las redes 5G: significa que si vives en una zona con cobertura 5G, y dispones además de una tarifa compatible, podrás disfrutar de todas las bondades de esta conectividad de datos ultra-rápida. Pero además de eso, estamos ante un teléfono que introduce interesantes mejoras respecto a los S10 y S10+.

Es mejor en cuanto a cámara, ya que complementa sus tres lentes con una cámara ToF 3D (así como también lo hace en la cámara frontal); es mejor en cuanto a batería, ya que incrementa la capacidad de la batería hasta los 4.500 mAh; y es más grande en cuanto a pantalla, ya que con sus 6,7 pulgadas supera incluso las 6,4" del S10+. Desde luego, diferencias respecto a los S10 y S10+ hay unas cuantas.

  Samsung Galaxy S10 5G
Dimensiones

162,6 x 77,1 x 7,94 mm

198 gramos de peso

Pantalla

6,7" Dynamic AMOLED

Quad HD+ (3.040 x 1.440 píxeles)

Formato de 19:9

Procesador Exynos 9820
RAM y memoria

8 GB

256 GB de memoria interna (no ampliable)

Cámaras principales

Lente principal: 12 megapíxeles (f/1.5-f/2.4)

Lente telefoto: 12 megapíxeles (f/2.4)

Lente de gran angular: 16 megapíxeles (f/2.2)

Lente ToF 3D

Cámaras frontales

Lente principal: 10 megapíxeles (f/1.9)

Lente ToF 3D

Sistema operativo Android 9.0 Pie con One UI
Batería 4.500 mAh
Precio 1.079 euros

Tal y como puede verse en su tabla de características, el S10 5G es una alternativa excelente a las carencias de los Galaxy S10. El hecho de que traiga 5G nos lo podemos tomar como un extra, algo que realmente no vas a poder exprimir hasta bien entrado el próximo año 2020; al mismo tiempo, es una característica que por lo menos te garantiza que para entonces seguirás teniendo un buque insignia que podrás aprovechar con la última tecnología del momento. Eso, con un S10 o S10+ no va a ser posible.

Pero lejos de tomártelo como una inversión de futuro o un teléfono cuyo potencial está a medio gas, hay que entenderlo como un dispositivo que compite en la gama más alta del mercado. Está aquí para luchar contra lo mejor del momento, que en su gran mayoría también está disponible ya en versión 5G: LG V50 ThinQ, Huawei Mate 20 X 5G, Xiaomi Mi Mix 3 5G... lo mejor de lo mejor, vaya. Y además todos con 5G.

Índice del reportaje

Un formato más propio de un Note que un Galaxy S

Galaxy S10 5G

Llama mucho la atención comprobar que este terminal trae un diseño más propio de un Note 10 que un Galaxy S10: con su formato de 19:9 en una pantalla tan grande (6,7", hablamos de que es 0,3 pulgadas más grande que el panel del S10 Plus), desde el minuto uno salta a la vista que es notablemente más ancho que cualquiera de sus hermanos pequeños de la familia S10. Por lo tanto, puede decirse que se trata del Galaxy S más Noteizado de todo el catálogo de Samsung.

Es un móvil grande, pero trae un frontal tan bien aprovechado (la pantalla ocupa el 89,4% del diseño) que realmente no transmite la sensación de ser un terminal de gigantescas dimensiones. Desde luego que no llegarás a poder cubrir toda la pantalla usando el teléfono con una sola mano, pero tampoco es un dispositivo que vaya a abultarte en exceso dentro del bolsillo del pantalón.

De su diseño, poco se puede decir que no sepáis seguramente ya: trae laterales metálicos que se complementan con una parte trasera de cristal, y la pantalla está curvada a los lados. Esto último es muy importante, ya que si no te gustan las pantallas curvadas debes saber que este año, dentro del catálogo de los S10, tan solamente el Galaxy S10e trae una pantalla completamente plana.

La configuración del diseño de este S10 5G es bastante conservadora en cuanto a que no introduce novedades respecto al resto de miembros de su familia: salida minijack en la parte inferior, un puerto USB de Tipo-C (que no está alineado con el minijack, cosa que el Note 10 sí ha solucionado) y una bandeja SIM que, por desgracia, no permite utilizar una tarjeta de memoria externa.

La única pega que se puede poner al diseño es el peso, que resulta excesivo para lo que se lleva en la gama alta hoy en día: alcanza los 198 gramos, lo que lo convierte en uno de los terminales más pesados de su gama. A su favor cabe decir que es también uno de los más grandes en cuanto al tamaño de la pantalla.

  Galaxy S10 5G Galaxy S10+ Sony Xperia 1 Huawei Mate 20
Peso 198 gramos 175 g 178 g 188 g

En cambio, no queda tan mal parado si limitamos la comparativa exclusivamente a móviles 5G...

  Galaxy S10 5G Mate 20 X LG V50 ThinQ Mi Mix 3 5G
Peso 198 gramos 232 g 183 g 225 g

El 5G pesa, a la vista está.

Por otra parte, el lector de huellas se encuentra integrado dentro de la propia pantalla. Funciona bien, y no sabría decir si es cuestión de venir de probar el Galaxy A80 –el cual tiene un lector de huellas en pantalla sensiblemente menos eficiente–, pero me atrevería a decir incluso que funciona mejor en comparación a la experiencia que tuvimos con el Galaxy S10. Esto hay que ponerlo muy en interrogante, ya que Samsung no especifica que haya mejorado su lector de huellas de un modelo a otro.

En definitiva, en términos de diseño ninguna crítica más allá del peso, que está un poco por encima de la media. Pero teniendo en cuenta que hablamos de un móvil de 6,7 pulgadas, lo pasaremos por alto.

Una de las mejores pantallas para ver Netflix

El Sony Xperia 1 ha dado un importante golpe sobre la mesa del entretenimiento, pero pese a todo los móviles Samsung de alta gama siguen siendo una de las mejores alternativas para ver contenidos multimedia. En este caso nos encontramos con un panel Dynamic AMOLED de 6,7 pulgadas con resolución de 3.040 x 1.440 píxeles y, cómo no, HDR10+. Protegido con Gorilla Glass 6, por cierto.

La cámara frontal (mejor dicho, las cámaras frontales, porque son dos) ocupa(n) una pequeña porción de la pantalla: están ubicadas en el lateral superior derecho, y no tardarás más de unas pocas horas en acostumbrarte a ellas. De hecho, te acabarán incluso gustando si les sacas algo de juego con fondos de pantalla originales.

De las pantallas AMOLED de Samsung hemos hablado ya hasta la saciedad en los últimos años, de manera que nuestra opinión sobre este panel ya os la podréis imaginar: ahora que la compañía no activa por defecto el modo más vívido de color (lo llaman "Intenso"), sino que trae por defecto el modo natural, es una pantalla que te ofrece un color muy vivo sin pasarse de rosca en la saturación.

Por defecto, el S10 5G sigue la senda marcada por sus hermanos 4G y trae activo de serie el modo de imagen "Natural" ––frente al modo "Intenso" que puede activarse manualmente desde los ajustes. Es una decisión –la de activar el modo normal de color en lugar del modo más saturado, que (nunca mejor dicho) satura más de la cuenta los colores– que Samsung tomó hace ya un tiempo y que, como usuarios, celebramos cada vez que lo vemos.

En el día a día, es muy cómodo leer texto con la nitidez que ofrece la resolución del panel sea cual sea la distancia a la que tengas la pantalla de los ojos. A la hora de ver vídeos, sobre todo en Netflix o YouTube, el fogonazo de brillo adicional que te ofrece la pantalla en el modo HDR convierte este teléfono en una muy buena herramienta de consumo multimedia cuando no te apetece encender la televisión.

El único problema que tiene la pantalla, y que por desgracia resulta ser inherente a cualquier panel AMOLED curvado, es que en los laterales (justo en la curvatura) se aprecia una diferencia de tonalidad sobre todo cuando estás viendo contenidos con fondo blanco. También hemos apreciado algún rastro de un tono rosáceo en la parte superior del panel al situarlo en un ángulo forzado.

En general, a mí personalmente no han conseguido convencerme las pantallas curvadas como la de este Galaxy S10: me he dado cuenta de que no ofrecen ningún añadido a la experiencia, y más bien consiguen lo contrario, generando reflejos innecesarios, tonalidades extrañas y ninguna función práctica. Luce mucho, pero quizás sea hora de eliminarlo en al menos una de las versiones de los siguientes Galaxy S11.

En Samsung, rendimiento e interfaz ya van de la mano

A uno le gustaría decir que One UI (la capa de personalización de Samsung) tiene todavía detalles por pulir, por eso de salvar este apartado del análisis criticando unos u otros detalles de la capa, pero lo cierto es que Samsung cada vez da menos pie a ello: en los Galaxy S10, One UI es una capa madura a la que pocas cosas se le pueden echar en cara. En las semanas que he estado utilizando este móvil, realmente no he echado en falta ninguna funcionalidad... ni tampoco me ha sobrado ninguna, y las que hayan podido hacerlo –que las habrá–, no me han molestado.

El mérito no es tanto de la capa de personalización, sino sobre todo del cerebro que le da vida a ella y a todo el conjunto del teléfono: con un Exynos 9820 –el mejor procesador de Samsung hasta la llegada del Note 10 con su Exynos 9825– y 8 GB de RAM, muy mal lo tendría que hacer la marca para vestir este conjunto con una capa de personalización que diera problemas.

  Galaxy S10 5G
Procesador Exynos 9820
Gráfica Mali-G76 MP12
RAM 8 GB
Memoria interna 256/512 GB
¿Es ampliable? No

De las características de su configuración en este apartado, lo más destacable es la ausencia de una ranura para tarjetas microSD: no es un hecho que deba hacerte descartar su compra por miedo a quedarte sin espacio, ya que con 256 GB tendrás de sobra –y más si usas la nube–, pero sí es un detalle criticable por el hecho de tratarse de un teléfono que cuesta más de mil euros. Samsung, ¿qué te costaba meterle una ranura microSD?

Este móvil Galaxy no da problemas en el uso del día a día, en el sentido de que no hay ni rastro de problemas de fluidez a la hora de pasar de una aplicación a otra a la velocidad del 5G –nótese la ironía–. Tampoco los hay en un uso más exigente, por lo que podrás jugar al título de más alta gama que te encuentres en la tienda de Google Play.

La segunda mejor cámara en Samsung (por detrás del Note 10+)

En el apartado fotográfico, el S10 5G viene a ser el punto intermedio entre el recientemente presentado Note 10+ y el Galaxy S10 Plus: de este último se diferencia en que tiene un sensor ToF 3D, y el S10+ no, mientras que el Note 10+ es mejor en que su sensor telefoto capta más luz (f/2.1, frente a la f/2.4 de este S10 5G) y, además, su sensor ToF 3D es de tipo VGA.

  Note 10+ S10 5G S10+
Lente principal 12 megapíxeles (f/1.5-f/2.4) 12 megapíxeles (f/1.5-f/2.4) 12 megapíxeles (f/1.5-f/2.4)
Lente telefoto (zoom x2) 12 megapíxeles (f/2.1) 12 megapíxeles (f/2.4) 12 megapíxeles (f/2.4)
Lente de gran angular 16 megapíxeles (f/2.2) 16 megapíxeles (f/2.2) 16 megapíxeles (f/2.2)
ToF 3D ToF 3D VGA (f/1.4) ToF 3D No

Si mi experiencia con la cámara del S10+ ya fue positiva, con la de este S10 5G lo ha sido también. Mentiría si dijera que el añadido del sensor ToF 3D me ha supuesto una diferencia de peso en mi experiencia fotográfica, porque lo cierto es que a grandes rasgos ambas cámaras me han transmitido la buena sensación de desempeño que tuve con el S10+, sumada al sensor ToF que de una u otra forma interviene sobre todo cuando se trata de hacer fotografías de retrato.

Fotos tomadas con el S10 5G
Fotos tomadas con el S10 5G
Fotos tomadas con el S10 5G

En la parte frontal, la cámara también cambia respecto al S10+ en que sustituye el segundo sensor de ocho megapíxeles por un sensor ToF –algo que ni siquiera trae el Note 10+, el cual hemos podido probar recientemente–. Siendo honestos, no es un detalle que cambie radicalmente la calidad en las fotografías, al menos a primera vista.

  S10 5G S10+
Lente principal 10 megapíxeles (f/1.9) 10 megapíxeles (f/1.9)
Lente secundaria No, sensor ToF 8 megapíxeles (f/2.2)

En 2019, las ventajas de los móviles 5G (todavía) no están en el 5G

En general, los móviles 5G ahora mismo mejoran de una u otra forma a sus homónimos: el Mi Mix 3 5G es mejor respecto al Mi Mix 3 en que monta un Snapdragon 855 en lugar de un 845; . Es curioso comprobar que, en todos los casos, las versiones 5G pesan mucho más que sus hermanos de gama.

  Peso del modelo 5G Peso del modelo convencional
Galaxy S10 5G vs Galaxy S10+ 232 gramos 189 gramos
Mate 20 X vs Mate 20 Pro 198 gramos 175 gramos
Mi Mix 3 5G vs Mi Mix 3 225 gramos 218 gramos

Claro que, también por otra parte, todos ellos tienen más batería. Otra ventaja, si no se tiene en cuenta el incremento de peso que ello conlleva.

  Batería del modelo 5G Batería del modelo convencional
Galaxy S10 5G vs Galaxy S10+ 4.500 mAh 4.100 mAh
Mate 20 X vs Mate 20 Pro 5.000 mAh 4.000 mAh
Mi Mix 3 5G vs Mi Mix 3 3.800 mAh 3.200 mAh

El de la batería es quizás otro de los aspectos más reseñables de este S10 5G respecto al S10 o S10+. En la autonomía está otra de las grandes diferencias, ya que aguanta con mucha más facilidad hasta el final del día sin quedarse sin batería antes de llegar a la noche.

El Galaxy S10 5G es algo más que una promesa de futuro: es un S10 mejorado (pero también mucho más caro)

Cuando llevas unos días utilizando el Samsung Galaxy S10 5G, te das cuenta de que no estás probando simplemente una versión 5G del S10: es una versión mejorada de la familia S10, con características que vienen a suplir las carencias que tenían hasta ahora los buques insignia de la marca. Mejor batería, (todavía) mejor cámara y una pantalla más grande para que todo aquel que quiera deleitarse al ver Netflix, HBO o simplemente YouTube, pueda hacerlo.

Dado que el 5G por sí solo no es ahora mismo reclamo suficiente para cobrarte 150 o 200 euros más por el mismo móvil, lo que están haciendo los fabricantes es introducir otras mejoras adicionales para justificar esa diferencia de precio. En algunos casos, eso da vida a terminales todavía más completos que tarde o temprano acabarán bajando hasta un precio más razonable.

Que el 5G vaya a tardar más o menos en convertirse en una realidad en nuestro día a día es una cuestión paralela a este (o cualquier otro) teléfono compatible con esta conectividad. Mientras nosotros te traemos pruebas de 5G ya a pie de calle, como usuario no te queda otra que esperar todavía por lo menos hasta el 2020 para que en tu barrio haya cobertura total de 5G; pero eso no quiere decir que, hasta que eso ocurra, no puedas sacar todo el partido a este S10 5G sin dejar de lado que estarás usando un móvil preparado para el futuro que se nos viene encima.

De este teléfono, lo que más nos ha gustado es el desempeño de su batería –habrá que ver si se mantiene así a pleno uso de 5G durante una jornada–, el rendimiento de sus cámaras y, como ya nos pasó con el S10+, la calidad de imagen de la pantalla. Todo ello, por supuesto, ensalzado con el mejor Exynos: el 9820.

Lo que no se puede dejar de lado es su precio: más de mil euros, que se dice pronto. Teniendo en cuenta que en el momento de la llegada a España de este modelo los Galaxy S10 y S10 Plus ya se pueden encontrar a 650 y 750 euros –respectivamente–, de ti depende valorar si las mejoras que trae el modelo 5G compensan esa diferencia de precio. Porque si esperas poder comprarlo tan barato como sus hermanos pequeños... ya puedes esperar sentado.

Ver ahora: