Logo Computerhoy.com

No todos los cables USB-C son iguales y a partir de ahora será más fácil diferenciarlos

USB-C

DepositPhotos

Facilitar la elección de un cable USB-C es algo que los fabricantes llevan años buscando y, ahora, parece que lo han conseguido gracias a un nuevo etiquetado.

Las plegarias han obtenido respuestas: ahora diferenciar los cables USB-C será mucho más fácil. Hasta el momento el USB-C se ha establecido como uno de los estándares más proliferantes y con mayor adaptación. Y, es que, casi todos los dispositivos cuentan con este estándar de conectividad para la carga y la transmisión de datos.

A nivel general el USB-C supuso una pequeña revolución: tener un cable para todo se convirtió en una realidad. Pero la realidad no tardó en convertirse en una pesadilla y, es que, no todos los cables USB-C son iguales y su principal problema es que, de puertas para fuera, sí que lo son, pero su interior es completamente diferente.

Parece que para evitar las confusiones y los problemas causados por el hecho de que, a nivel estético, cualquier cable USB-C es exactamente igual que el resto de los cables de este tipo, ahora se van a empezar incluir logos en los propios cables que ayudará a su diferenciación tanto por velocidad de transferencia de datos como por velocidad de carga.

El nuevo etiquetaje de los cables USB-C no llegará solo al propio cable ya que eso sería completamente contraproducente, si no que estará presente en la caja de los cables cuando estén a la venta. Es decir, la caja permitirá identificar el tipo de cable para que así no haya ningún tipo de error al respecto a la hora de comprar.

Se acabaron los errores al comprar un cable USB-C

No todos los cables USB-C son iguales y a partir de ahora será más fácil diferenciarlos

El nuevo etiquetado distinguirá tanto la velocidad de carga como la velocidad de transmisión de datos, además de indicar si el cable en cuestión solo es de carga. Las categorías en las que se han dividido son cinco y no se incluyen los cables Thunderbolt ya que esos tienen una categoría propia, aunque la conexión sea USB-C.

Y, es que, los cables Thunderbolt tienen su propio identificativo que es un rayo tanto en el cabezal del cable como en la caja que lo contiene. Volviendo a los cables USB-C, en la imagen se puede ver que las agrupaciones dependen de la velocidad de transferencia de datos: 80Gbps, 40Gbps, 20Gbps y 5 Gbps.

Además, acompañando a la velocidad de transferencia de datos se encontrará la velocidad de carga a la que pueden optar que siempre son dos: 240 W o 60 W. La quinta categoría son cables que solo sirven para cargar y pueden hacerlo a 240 W o a 60 W. Teniendo todo esto en cuenta, se espera que de ahora en adelante sea más fácil elegir correctamente un cable USB-C.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Etiquetas: Smartphones, Ordenadores, USB C

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.