Logo Computerhoy.com

ChatGPT se convierte en una gran preocupación para Google: cada vez más gente lo usa para buscar

Enrique Luque de Gregorio

ChatGPT y Google

Aunque tienen similitudes obvias, ChatGPT y el buscador de Google son herramientas muy diferentes. En los últimos tiempos, mucha gente utiliza Google como una especie de chatbot.

No hay dudas de que la inteligencia artificial, de la cual ChatGPT es uno de sus máximos exponentes, han logrado una gran popularidad entre los usuarios. 

Gracias a ella, es posible encontrar información detallada y hasta cierto punto “humanizada” sobre casi cualquier tema, más allá de las muchas otras funciones que es capaz de llevar a cabo. 

Por eso hay gente que se pregunta, ¿logrará ChatGPT sustituir a Google en el futuro? ¿Tiene sentido que existan buscadores específicos en Internet existiendo la IA? 

Aunque resulta difícil saber qué sucederá en el futuro, al ritmo que evoluciona la tecnología, hoy por hoy es posible hacerse una idea de lo que pasará a corto o medio plazo, ateniendo a los hechos. 

¿Puede ChatGPT sustituir a Google?

Gracias a la llegada de herramientas como ChatGPT, la IA no solo se ha calado entre la gente, sino que cada día más personas la usan para diferentes tareas, entre ellas buscar información sobre esto o aquello. Además, la inteligencia artificial es capaz de tener acceso a Internet o mantenerse relativamente actualizada. Entonces, ¿podrá llegar a ocupar el lugar de Google como “buscador”?

En estos momentos, la respuesta no puede ser otra que no. Y la razón para llegar a esta conclusión es bastante sencilla. Para empezar, son tecnologías distintas que, por decirlo de alguna forma, no tienen el mismo fin. La IA está específicamente diseñada para interactuar con el usuario, dando respuesta a sus preguntas y atendiendo a un contexto determinado. 

Por esta razón, si bien el buscador de Google y ChatGPT guardan ciertas analogías, funcionan de forma diferente. Al contrario que ChatGPT, el buscador de Google está creado para funcionar con palabras clave. La búsqueda de Google se lleva a cabo rastreando la web y una enorme base de datos indexada, que cambia constantemente. 

Aunque muchos usuarios utilicen a Google como una especie de chatbot, preguntando cosas y no buscando sitios como tal, su razón de ser no esa. A diferencia ChatGPT (u otras inteligencias artificiales similares, incluyendo a Gemini), que sí centra sus intenciones en intentar resultar lo más cercano posible al usuario, simulando una compresión real. 

Google, seguro ante la IA

Teniendo todo esto presente, es fácil suponer que no, Google no verá amenazada su hegemonía como buscador de Internet por la inteligencia artificial. Al menos, no a corto plazo. En estos momentos, cuenta con aspectos técnicos y de infraestructura, como el rastreo y la indexación web, o la privacidad y la seguridad de los usuarios, que van más allá de las capacidades que tiene una IA.

Esto no quiere decir, no obstante, que herramientas como ChatGPT no puedan resultar útiles (ya lo son, y casi con total certeza lo serán más en el futuro) a la hora de complementar la información ofrecida por los buscadores. Es decir, que pueden mejorar una experiencia de búsqueda, pero ser la principal vía para ello. Por no hablar del enorme calado que Google tiene entre los usuarios.

Por supuesto, esto es lo que sucede ahora. Viendo el ritmo vertiginoso al que cambia el mundo tecnológico, es imposible saber qué sucederá de aquí unos años, o décadas, y no es descabellado imaginar que todo cambie

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Etiquetas: Inteligencia artificial