Lenovo Yoga Book, análisis y opinión

Lo mejor

  • Diseño extremadamente delgado
  • Halo Keyboard
  • Pantalla
  • Buena autonomía

Lo peor

  • Rendimiento justo para un 2 en 1
  • Conectividad física
  • Sin carga rápida
Imagen frontal de Lenovo Yoga Book

Yoga Book Lenovo

Nota de análisis

83
  • Especificaciones

    Sistema operativo Android 6.0.1
    Tamaño 10.1 pulgadas
    Resolución 1920 x 1200
    Cámaras 8/2 mpx
    Capacidad 8600 mAh
    Memoria Interna 64 GB
Lenovo reinventa el tablet

Poco a poco hemos visto como el mercado de las tablets ha ido decreciendo en ventas, y ya hoy en día vemos como la gran apenas hay novedades en este segmento, que poco a poco se está especializando hacia los dispositivos 2 en 1, más prácticos, que le añaden una función de productividad que no tenían antes.

Aun así, siguen sin ser productos redondos, ya que el procesador sigue estando algo limitados en potencia, y el teclado, una parte fundamental para trabajar, se conecta a través de un docking, siendo un accesorio que no permite la sustentación del equipo si cogemos el conjunto.

En este sentido los portátiles 2 en 1, con un hardware más potente y una funcionalidad superior gracias a un teclado que ofrece mejor tacto y una mayor pantalla parecen estar en un nicho de momento intocable para las tablets, a pesar que estas poco a poco están creciendo en tamaño, y en estos momentos modelos como el iPad Pro alcanzan las 13”, con un procesador que ofrece un buen nivel de prestaciones.

Sin embargo, lo que tenemos aquí va un paso más allá de cualquier tablet o portátil 2 en 1 que hayamos visto hasta el momento. De hecho, tal y como veremos en el análisis del Yoga Book, el último dispositivo de Lenovo presentado en el IFA de Berlín, nos demuestra que aún existe espacio para hacer cosas nuevas e innovar en un mercado como el de las tablets que ya parecía irremediablemente muerto.

Acer presenta su gama spin y un chromebook convertible

Aunque es cierto que en cierta manera el concepto tradicional de tablet sí que parece extinguido y en ningún momento volverán a tener la cuota de mercado que tuvo (que ya pertenece a los smartphones). El Lenovo Yoga Book no entra en este mercado, sino que genera directamente uno nuevo, que se sitúa entre los productos de movilidad, pero que inventan lo que parece ser el primer tablet 3 en 1 del mercado.

¿Cómo que 3 en 1? Efectivamente, es un concepto totalmente nuevo, pero no cabe duda que en determinados sectores como en diseño y educación, este dispositivo puede marcar un antes y un después en cuanto a funcionalidad. ¿Por qué? Seguid leyendo esta review del Yoga Book y lo entenderéis.

Diseño

Ya lo pudimos comprobar en nuestra toma de contacto con el Yoga Book, pero aquí que lo hemos tenido más tiempo, y hemos podido trastear tranquilamente con él, y poder apreciar en todo su esplendor el magnífico diseño del Yoga Book.

Incluso cerrado ya podemos ver como prácticamente cuenta con el mismo grosor de la Microsoft Surface Pro 4 por citar un ejemplo. De esta forma podemos ver el chasis completamente metálico y con un acabado impecable, terminado en negro mate. Para romper esta sobriedad y monotonía, tenemos el logo de Lenovo junto a la bisagra de color metálico.

Bisagra del Yoga Book

Esta bisagra está heredada directamente de sus hermanos mayores como el Yoga 910, y que le da un aspecto Premium que le da un plus con respecto a otros modelos de tablet 2 en 1 con el teclado tipo funda.

Análisis del Samsung Galaxy Tab A

Cuenta con unas dimensiones de 256,6 por 170,8 milímetros junto a un grosor total de 9,6. Esto se reduce a la mitad en cuanto lo abrimos, con la zona del teclado situándose en 5,55 mm, y la pantalla con sólo 4,05 mm. Con estas dimensiones, se alcanza un peso de sólo 690 gramos, muy similar al de tablets de 10” sin teclado.

Galería de fotosImágenes del Lenovo Yoga Bookver las 21 fotos

Una vez abierto vemos la zona de la pantalla y del teclado, aunque aparentemente no exista ninguno. No os preocupéis, ya que este teclado virtual, que en Lenovo denominan Halo Keyboard, es uno de los grandes avances de este tablet, y el motivo principal de la concepción 3 en 1. Pero de esto hablaremos más adelante en esta prueba del Yoga Book.

Lo que sí podemos apreciar es la posición de la cámara principal en la zona del teclado. Si piensas que no tiene sentido esa posición, es porque no has puesto este dispositivo en modo tablet, con el teclado justo en la parte trasera, ya que entonces la cámara está perfectamente situada en la esquina superior derecha.

Imagen de la cámara frontald el Yoga Book

La cámara frontal de 2 megapíxeles sí que está ubicada en la zona habitual donde estaría en cualquier portátil, en el centro de la zona superior de la pantalla. Algo que llama la atención es el generoso tamaño de los bordes de la pantalla. Aunque el tamaño del teclado justifica las dimensiones externas, quizás se podía hacer utilizado una pantalla más grande para aprovechar mejor la superficie disponible. En cualquier caso es un margen bastante común en tablets.

Consigue una tarjeta micro SD de 128 GB al mejor precio

Con un chasis de estas características, no existe posibilidad de disponer de conectores USB tradicionales. De hecho, la únicas conexiones disponibles son un puerto micro USB y el jack de audio para auriculares. También contamos con una ranura donde poder insertar una tarjeta micro SD de hasta 128 GB.

También podemos apreciar como en ambos laterales contamos con salidas de audio para los dos altavoces estéreo, que además ofrecen compatibilidad con el sonido envolvente Dolby Audio.

Pantalla

Siempre que tenemos un tablet entre manos, uno de los apartados que más se valora es la pantalla. Y en este caso, con un tamaño de 10,1 pulgadas y tecnología IPS, con la que podemos apreciar una buena interpretación del color y unos ángulos de visión sobresalientes, con muy poca distorsión de color.

pantalla del Yoga Book

Si comparamos la pantalla del Yoga Book con la de otros modelos como el Samsung Galaxy Tabpro S, que también hemos tenido la oportunidad de analizar, y que gracias a su panel super AMOLED consigue un contraste superior, aunque aquí estamos hablando de una de las mejores pantallas que existen en estos momentos.

Tipos de pantalla, ¿cuál es el mejor?

Pero aquí también hablamos de una buena pantalla, que cuenta con una resolución de 1920 por 1200 pixeles, ofreciendo una densidad de pixeles elevada, pero aquí tampoco alcanzamos las cifras que llegan otros modelos. Aunque en este sentido debemos tener en cuenta el segmento al que se dirige, además de que esta resolución no tan elevada repercutirá en un mejor rendimiento, tal y como veremos a continuación en este análisis del Yoga Book.

Rendimiento y cámara

Ninguno podíamos esperar un procesador i7 en un tablet de menos de 600 €, y para dar potencia a este Yoga Book contamos con un procesador Intel Atom X5-Z8550, capaz de alcanzar una frecuencia máxima de 2,4 GHz, aunque su frecuencia nominal se sitúa en 1,44 GHz. Este además viene acompañado de 4 GB de memoria RAM LPDDR3.

¿Pero cómo va el Yoga Book? Si lo comparamos con otros modelos de tablets, su rendimiento es bastante bueno, y el procesador Intel de 4 núcleos se desenvuelve con cierta soltura en aplicaciones básicas y algunos juegos de pc como League of Legends, pudiendo jugar con fluidez en detalles medios.

3D mark en el Yoga Book

Con los juegos desarrollados para plataformas móviles como Modern Combat 5, los resultados son muy buenos, con una fluidez absoluta. Lógicamente estamos hablando de un procesador no extremadamente potente, por lo que aplicaciones exigentes como Photoshop o Autocad no funcionarán todo lo fluido que necesitaríamos.

Los mejores tablets de 10 pulgadas o más de 2016

Nos queda la impresión de que con un procesador superior como podría ser un Intel Core M, tal y como integra el Samsung Galaxy Tabpro S, hubiéramos conseguido un producto mucho más redondo, aunque esto quizás llegue más adelante.

Captura realizada con la cámara principal del Yoga BookCaptura realizada con la cámara principal del Yoga Book

De la cámara del Yoga Book no vamos a molestarnos en hablar demasiado, ya que no es una característica que resulte determinante como es en el caso de los smartphones, y esta parece ser también la opinión de Lenovo, que a pesar de equipar una cámara de 8 megapixeles con Autofocus, los resultados en términos de nitidez son demasiado justos, al igual que la cámara frontal de 2 MP, que nos permitirá una calidad aceptable para videoconferencias al soportar ambas cámaras resolución Full HD para la grabación de vídeo.

Halo Keyboard

Llegamos al elemento clave del Yoga Book. Contar con un teclado táctil tampoco es una novedad como tal, ya que es algo que ya vimos en algunos teclados funda de tablets, y que incluso algunos portátiles como el Acer Iconia intentaron aplicar, aunque este último consistía directamente en una pantalla táctil.

Lo que tenemos aquí es diferente, algo que ya podemos apreciar en el tacto, más aspero y parecido a una pizarra, que cuenta retroiluminación para poder diferenciar las teclas dentro de esta superficie completamente lisa.

Teclado del Yoga Book

La pulsación de cada tecla viene acompañada de una pequeña vibración para conseguir un feeling más cercano al de un teclado físico. También contamos con un touchpad en la parte inferior, aunque el tamaño de este es bastante pequeño, y no será difícil salirnos de su ámbito y pulsar alguna tecla por error. La experiencia con el tecleo poco tiene que ver con la de un teclado físico, y esta prueba del Yoga Book nos ha revelado que ciertas personas con una velocidad de escritura elevada pueden provocar que algunas teclas no vibren cuando deben hacerlo.

Imagen del teclado del Yoga Book

Lo verdaderamente novedoso no es el teclado en sí, sino la doble funcionalidad del halo keyboard, donde pulsando un botón podemos desactivar el teclado para convertir toda la superficie en una tableta digitalizadora. Si hablamos conceptualmente, los 2 en 1 son considerados de esta forma porque pueden funcionar como tablet y como portátil. Por este motivo, es justo considerar al Yoga Book como el primer 3 en 1, ya que a las dos funcionalidades anteriores se le añade la de tableta gráfica.

La tableta digitalizadora más vendida en Amazon

¿Pero cómo funciona? Aquí Lenovo decidió que si se iba a realizar una tableta digitalizadora, habría que recurrir a los grandes fabricantes en este campo para conseguir buenos resultados. Y aquí la colaboración con Wacom ha sido vital para conseguir un resultado sorprendente.

Imagen del Yoga Book

Lo primero que llama la atención es que el puntero incluido no es activo, por lo que no necesita de batería para su funcionamiento. Y a pesar de esto las funcionalidades del lápiz táctil son realmente interesantes, con un sistema de puntas intercambiables que le permiten pasar de puntero estándar a bolígrafo con facilidad.

Lapiz tactil del Yoga Book

Gracias a la integración de Windows Ink, todas las herramientas preparadas para utilizar el lápiz táctil se encuentran agrupadas, de forma que podemos seleccionarlas rápidamente y utilizar todas las posibilidades que ofrece este dispositivo.

windows ink en el yoga book

Pero aquí no acaban las novedades del Yoga Book, ya que también nos va a permitir poner un papel sobre el teclado para poder dibujar y escribir, al mismo tiempo que nos transcribe todo lo que estamos haciendo en el papel con absoluta fidelidad a la pantalla. De hecho, junto con el Yoga Book viene incluido una libreta perfectamente adaptada al tamaño del teclado, y que cuenta con un imán para que su anclaje sea perfecto.

Windows 10 Creators update, con el 3D por bandera

Entrando ya en el funcionamiento en sí, y tal y como hemos visto en este análisis, el funcionamiento es impecable, y la precisión del puntero absoluta. Gracias a los 2048 niveles de presión, podemos apreciar una gran sensibilidad, y la captación de la fuerza que hacemos con el puntero es realmente fiel, al mismo nivel que tabletas digitalizadoras profesionales.

Conectividad y audio

Este es el apartado más limitado que hemos visto en esta review del Yoga Book, aunque esto es algo que no debe ser un gran problema, dadas todas las posibilidades de las que disponemos hoy en día para utilizar almacenamiento en la nube.

No hay prácticamente diferencias respecto a otros modelos como el iPad Pro o el Samsung Galaxy Tabpro S, ya que en ambos casos contamos con un único conector para la conexión de datos, y con la Yoga Book también disponemos de una única conexión de datos con un conector micro USB. Se ha perdido la oportunidad de utilizar la nueva conexión USB tipo C.

Conexiones del Yoga Book

Lo que sí le diferencia es la adición de un conector micro HDMI para poder conectar el Yoga Book a un monitor externo o a un televisor, siendo este un punto a su favor en cuanto a flexibilidad de uso. De esta manera, con un cable para conectar a un monitor junto a un HUB de USB para poder conectar un teclado y un ratón, conseguiríamos tener la funcionalidad y productividad de un ordenador.

Conecta el Yoga Book a tu televisor con este cable

En cuanto a conectividad inalámbrica, la conexión WiFi AC de doble banda 2,4 y 5 GHz que permite una velocidad de transferencia más estable y elevada. Junto a esta también disponemos de bluetooth 4.0. En la página web también anuncian conectividad 4G a través de una tarjeta nano SIM, pero en nuestra unidad de pruebas no disponía de esta opción.

Incluso disponemos de GPS, un elemento periférico y no tan necesario en una tablet profesional, aunque cada detalle cuenta, y sus rivales también lo integran, así que su presencia está justificada, además su funcionamiento es bastante bueno.

Imagen de la salida de altavoz del Yoga Book

En cuanto al sonido, la certificación Dolby Audio Premium no ha sido en esta ocasión una característica de marketing. Nos vamos a repetir una vez más, y lo seguiremos haciendo, pero realmente sorprende como un dispositivo tan delgado como el Yoga Book es capaz de ofrecer un sonido tan bueno. No sólo es bastante potente, sino que además su calidad está al nivel de los mejores tablets del mercado. La conexión de auriculares puede ofrecer una mejor experiencia sonora siempre y cuando tengamos unos auriculares decentes.

Batería

Este es otro de los apartados que sorprendía según las cifras oficiales. La batería del Yoga Book alcanza los 8500 mAh, algo que, teniendo en cuenta este chasis tan delgado, tiene mucho mérito, y aquí hemos de alabar de nuevo el trabajo realizado por Lenovo.

Amplia la autonomía de tu tablet con esta batería

En cuanto a la autonomía, lógicamente las cifras oficiales son practicamente imposibles de conseguir, salvo que limitemos el uso al máximo posible. Pero aunque nos hemos quedado lejos de esas 13 horas de autonomía, en un uso más real, navegando por múltiples pestañas, conseguimos unos buenos resultados, con una autonomía que ronda las 7 horas de uso continuo, con el brillo de la pantalla establecido en el 50%.

batería del Yoga Book

No llegan al nivel de las mejores tablets del mercado en este sentido, pero si lo equiparamos a equipos 2 en 1, sí se sitúa en un buen nivel. Lo que sí nos hubiera gustado es contar con algún sistema de carga rápida, ya que necesita de más de 4 horas para cargarse completamente, algo que parece demasiado para lo que estamos acostumbrados hoy en día.

Conclusión y precio

Ya cuando tuvimos la oportunidad de verlo nos sorprendió, pero este análisis del Lenovo Yoga Book ha confirmado todas las buenas impresiones que nos causó en su presentación. Y es que no es fácil encontrar productos que aporten un valor diferencial tan claro como este.

Un diseño tan compacto y delgado como este no es algo que hayamos visto a menudo en un 2 en 1 como este, consiguiendo un volumen y peso totales equivalentes a lo que podemos ver en cualquier tablet de 10 pulgadas.

La pantalla nos ha causado una buena impresión, con un brillo y una calidad de imagen más que notables. La batería nos ofrece un tamaño generoso y una autonomía al nivel de los mejores ultrabooks.

Imagen del Yoga Book

La funcionalidad del Halo Keyboard es sorprendente, y aunque se sacrifica algo en lo referente a velocidad de escritura, poder escribir y dibujar, incluso con papel encima, sobre esta superficie es algo nunca visto, y su funcionamiento es además excepcional, con una precisión en el movimiento y la intensidad al nivel de tabletas digitalizadoras profesionales.

Análisis del portatil gaming Lenovo Y700 15"

El apartado de rendimiento es el único punto que nos deja un poco fríos, donde las cifras que alcanza el procesador Atom son suficientes para aplicaciones no muy pesadas y juegos desarrollados para plataformas móviles. Sin embargo no es suficiente para programas de edición profesionales, por lo que desde aquí nos gustaría ver una edición del Yoga Book más potente, con un procesador core M que sería un complemento perfecto para un modelo de estas características.

Aunque para ello, el precio del Yoga Book tendría que subir de manera considerable desde los 499 € que cuesta la versión con Android, estando disponible el modelo con el sistema operativo Windows 10, la que hemos tenido en esta review del Yoga Book, por 599 €. Ambos son precios realmente competitivos, y que le abre las puertas a un amplio sector del mercado dispuesto a explotar su creatividad, o mejorar su productividad.

Nuestra valoración

  • Diseño1010/10
  • Pantalla99/10
  • Hardware77/10
  • Software99/10
  • Cámara66/10
  • Batería88/10
  • Conectividad88/10
  • Calidad/precio99/10