El Estado de California demanda a Google y su servicio Gmail

Puente de San Francisco

Sabemos que más de uno de nuestros lectores utiliza el servicio de webmail gratuito de Google, Gmail, para enviar correos y comunicarse con los amigos que se encuentran lejos. Les tenemos una mala noticia. ¿Creían que sus datos se encontraban totalmente protegidos, a salvo de otros ojos? El desvelamiento del proyecto de espionaje ciudadano PRISM puso fin a esa sensación de seguridad, y Google lo ha confirmado.

Google fue demandado por el Estado de California (Estados Unidos), que sostiene que la compañía viola las leyes estatales de privacidad. Como respuesta, Google dice que los usuarios de Gmail no pueden esperar que sus correos se mantengan seguros, porque al momento de aceptar las condiciones del servicio, el nuevo usuario da su consentimiento para que Google escanee el contenido de los mensajes enviados y recibidos con el fin de enviar publicidad personalizada, para tener la posibilidad de acceder a un buscador dentro del correo, filtros de spam y otro tipo de filtros como Mensajes Prioritarios

Este tipo de características están permitidas por la Ley de Privacidad en las Comunicaciones Electrónicas (Electronic Communications Privacy Act), con la cual se pueden hacer citaciones jurídicas a causa de un correo electrónico y que permite además la revisión automática del contenido por parte de los servidores de correo porque de esta forma pueden continuar ofreciendo correo gratuito. 

Escanear el contenido para saber qué le gusta a una persona y así ofrecerle anuncios específicos es lo que permite que el servicio sea gratuito, ya que las ganancias primarias de un servicio de este tipo provienen de la publicidad desplegada en el mismo.

¿Te has fijado en el pequeño aviso en la esquina superior izquierda de tu bandeja de entrada? Ese que dice ¿Por qué este anuncio? Si colocamos el cursor encima del mismo durante algunos segundos, sale un mensaje que dice que los anuncios que vemos están ahí por los mensajes de nuestra bandeja de entrada

No es posible, entonces, pedir seguridad en el correo cuando nunca la hemos tenido. Grupos defensores de la privacidad y seguridad en línea como Consumer Watchdog han dado el grito en el cielo, afirmando que Google y Gmail invaden la privacidad de los internautas de forma insospechada y pidiendo que la gente no utilice este servicio de correo

Google se defiende de las críticas asegurando que ningún humano lee los correos de los usuarios del servicio. Pero esta no es la única crítica que el gigante informático ha debido enfrentar recientemente. Un analista de seguridad neozelandés descubrió lo fácil que era encontrar las contraseñas guardadas en Google Chrome. ¿La respuesta de Google? No harán nada al respecto, porque no quieren ofrecer una falsa sensación de seguridad a quienes utilizan el navegador. 

Y en caso que quieras utilizar un servicio de correo cifrado, no puedes depender de los servicios de Lavabit o Silent Circle. Ambos cerraron sus servidores esta semana por negarse a cooperar con los agentes gubernamentales de su país. 

¿Vas a continuar utilizando Gmail después de conocer estas revelaciones? ¿Usas Chrome, y no lo vas a dejar de lado? Opina al respecto. Mientras ponderas esta decisión, ¿por qué no le echas un vistazo a las gafas más esperadas del año, Google Glass? Nuestro reportaje te aclara todas las dudas que tengas sobre ellas, y te pondrá a pensar en cuestiones como la privacidad en nuestros días, algo que parece se está perdiendo. 

Fuente: CNET