Skip to main content

Asus Zephyrus G14 con AMD Ryzen, análisis y opinión

Análisis Asus Zephyrus G14

Lo mejor

  • Rendimiento y consumo de CPU AMD
  • Calidad de sonido
  • Autonomía
  • Pantalla IPS Pantone a 120 Hz

Lo peor

  • Fugas de luz en nuestra unidad
  • Ruido de ventiladores
  • Velocidad del SSD M.2
  • Tecla 'enter' con formato ANSI

30/06/2020 - 08:30

AMD ha llegado para quedarse. O ha vuelto, mejor dicho. Tras unos años en los que, simplemente, no eran una opción para sobremesa, y menos para portátiles, los Ryzen demuestran que la empresa norteamericana sigue sabiendo hacer procesadores. De hecho, una de las últimas APU da vida a un portátil Asus, el Zephyrus G14 del que os damos nuestra opinión en este análisis.

Muchas compañías tienen portátiles y equipos gaming, pero cuando hablamos de productos "endogámicos", nos referimos a los creados por marcas como Asus, Gigabyte, MSI... marcas que llevan "toda la vida" creando placas, tarjetas gráficas personalizadas, cajas, accesorios y, también, portátiles gaming.

Son marcas cuyos productos tienen algo especial, y se nota que llevan mucho tiempo creando dispositivos para jugar. Como decimos, Asus está entre ellas y en su portfolio de portátiles gaming hay diferentes productos, desde los portátiles más agresivos que montan los componentes más potentes hasta otros que son más delgados, pesan menos y son muy potentes, pero también más portátiles.

Tras unas semanas trabajando y, sobre todo, jugando con el nuevo Zephyrus, vamos con su análisis. Se trata de la opinión del Asus Zephyrus G14, un portátil gaming que bien puede estar en cualquier despacho. Pero antes, os dejamos sus características técnicas en las que... sí, podéis ver que la CPU no es de Intel, sino de AMD.

  Zephyrus G14
Pantalla 14\" | Resolució FullHD | Panel IPS antirreflejos | Refresco de 120 Hz con sincronización adaptativa | Certificación Pantone y 100% sRGB
Procesador AMD Ryzen 7 4800HS
GPU Nvidia RTX GeForce 2060 | 6 GB GDDR6 a 1.298 MHz
Memoria RAM 16 GB DDR4 a 3.200 MHz
Almacenamiento 512 GB PCIe 3.0 M.2 NVMe
Dimensiones y peso 32,4 x 22,2 x 1,79 cm | 1,6 kg
Alimentación 76 Wh | Adaptador de 180 W | Compatible con carga de 65 W Tipo-C
Sistema operativo Windows 10 Home
Puertos 1 x USB 3.2 Gen 2 Tipo-C con DP 1.4 y alimentación | 1 x USB Tipo-C | 2 x USB 3.0 Gen 1 Tipo-A | HDMI 2.0b | Jack de 3,5 mm | Bloqueo Kensington
Conectividad inalámbrica Bluetooth 5.0 | Wi-Fi 6 con rendimiento Gig+
Precio Desde 1.499 euros

Análisis del Asus Zephyrus G14 por apartados:

Diseño marca de la casa en el que predomina el aluminio y la goma

Tras un periodo algo turbio en lo que a diseño se refiere, con lucecitas por doquier en cualquier portátil gaming y con líneas estrambóticas, parece que los fabricantes han aprendido que no todos los jugones quieren un diseño tan llamativo y han empezado a separar líneas.

Por un lado, los portátiles más "gaming", esos que los ves y dices: no tiene más RGB porque es imposible. Por otro, están los portátiles igual de potentes, pero con líneas mucho más discretas. Este último es el caso de este portátil Zephyrus de Asus.

Análisis Asus Zephyrus G14

La familia Zephyrus destaca desde su aparición por un perfil muy delgado y unas líneas que, precisamente, rompen con esa idea de que un portátil gaming debe llamar la atención por su estridencia. El perfil es de solo 1,79 milímetros y, con un peso de solo 1,6 kg, es de los portátiles más delgados y ligeros que podemos comprar con esta potencia. Es decir, no es un Ultrabook, pero no anda lejos.

La tapa es de aluminio con un diseño liso en una parte y perforado en otro. En este elemento encontramos un distintivo cromado con el logo y lema de Asus Republic of Gamers y una zona que se mete para dejar ver el nombre "Zephyrus", también con acabado cromado.

Análisis Asus Zephyrus G14

Los laterales son de un material gomoso y en ellos encontramos puertos tanto en la derecha como en la izquierda, así como dos salidas de aire en los laterales. El conector de alimentación está en la parte izquierda, pero lo podemos cargar con un cargador de hasta 65 W Tipo-C para no ir cargando con el adaptador de 180 W.

Análisis Asus Zephyrus G14

Si damos la vuelta al terminal, encontramos varias parrillas de entrada de aire fresco tanto para la CPU como para la GPU y una pareja de altavoces. En la parte trasera tenemos otras dos salidas de aire caliente que apuntan directamente a la pantalla cuando abrimos el equipo (y como os contaremos más adelante, esto amplifica el ruido de los ventiladores). Esta tapa (desmontable para ampliar el equipo) es de policarbonato.

Análisis Asus Zephyrus G14
Las rejillas de entrada de aire fresco son generosas.

Al abrirlo (se puede abrir con un dedo sin tener que sujetar la base) tenemos el teclado y el touchpad ocupando prácticamente toda la base, así como otros dos altavoces en los laterales y una pantalla que ocupa prácticamente todo el frontal.

Algo curioso marca de la casa en la familia Zephyrus es que la base no está pegada a la mesa cuando lo abrimos. La pantalla sirve de apoyo para que haya unos milímetros entre la superficie y la tapa del portátil, permitiendo que se almacene menos calor en esa zona y favoreciendo la refrigeración de los componentes.

Los marcos son de 9 milímetros en los laterales y 11 mm en la parte superior y, de nuevo, nos encontramos un portátil sin cámara para videoconferencias. Es algo que, realmente, no he usado demasiado, pero ahora que hay reuniones y eventos telemáticos... lo echo en falta. Si vais a trabajar en casa y tenéis reuniones, debéis tenerlo en cuenta.

Análisis Asus Zephyrus G14

Ese tacto rugoso de los laterales se traslada a la parte del teclado. Es cómodo apoyar las muñecas en ese material, ya que no sudamos, no se resbala ni se quedan "pegadas", como ocurre con el policarbonato. Además, no quema como el aluminio, algo que me ha gustado.

Análisis Asus Zephyrus G14
Abierto o cerrado, es un portátil extremadamente elegante.

Al final, es un portátil potente que tiene tintes de portátil gaming (el diseño del botón de encendido o de la barra espaciadora, por ejemplo), pero que no desentona en una mesa más seria, como un escritorio de oficina. Bien Asus en este sentido.

Análisis Asus Zephyrus G14

Por dentro es muy similar (cambiando Intel por AMD) al Zephyrus M -aquí su análisis- y, de hecho, se parecen en muchas cosas, pero cuando ves el M dices "oh, es un portátil gaming". Tiene ese logo de Asus enorme que se ilumina, el aluminio cepillado negro que se asocia a ese tipo de productos gaming de alta gama y el color negro, que también es "gaming".

Pantalla IPS de 120 Hz y certificación Pantone

El diseño es importante en un portátil gaming (disipación, posible portabilidad, materiales...) pero cuando hablamos de la pantalla, lo hacemos como componente clave para disfrutar de la mejor experiencia posible. Es importante tener un buen procesador y GPU, pero también una pantalla a la altura que nos permita disfrutar como es debido de los videojuegos.

Análisis Asus Zephyrus G14

De un tiempo a esta parte, además de la potencia gráfica móvil, las pantallas han avanzado mucho y tenemos una configuración muy, muy interesante en el Zephyrus G14. Nuestro equipo cuenta con una pantalla FullHD, lo que se traduce en 1.920 x 1.080 píxeles. No hay configuraciones 4K en este modelo.

El panel es IPS con certificación Pantone, lo que significa que el calibrado de color de fábrica ya asegura una representación de color atractiva tanto para edición de fotos/vídeo como para los videojuegos. Cubre el 100% del espectro sRGB y el acabado es antirreflejos.

Análisis Asus Zephyrus G14

El perfil de color elegido me gusta, pero si queremos adaptar el panel a otras experiencias (como colores vivos para juegos de aventura, colores más apagados, pero menor latencia para shooters o juegos de conducción o colores más equilibrados para estrategia, es algo que podemos toquetear desde el software Armoury Create. Hasta aquí, todo bien.

Los ángulos de visión son generosos, el brillo máximo permite jugar en salas muy iluminadas sin problema. Eso sí, nuestra unidad tiene un fuga de luz en la parte inferior derecha. ¿Las 14" son pequeñas para jugar? Bueno, estoy acostumbrado a jugar en Switch o móviles, por lo que no es un problema para mí, pero está claro que géneros como el de la aventura o la estrategia se disfrutan con alguna pulgada más. Esto es cuestión de gustos.

Análisis Asus Zephyrus G14

Ahora bien, lo importante, además de la calidad de imagen, es la respuesta del panel y su actualización para, en juegos compatibles o que lo vayan a aprovechar, tener tasas de fps más elevadas que nos permitan disfrutar de una experiencia objetivamente mejor. El panel IPS del Zephyrus G14 cuenta con un refresco de 120 Hz que viene activado de fábrica (en otros portátiles hay que activarlo manualmente) y las sensaciones sn fantásticas.

Análisis Asus Zephyrus G14
Los marcos son muy reducidos y la concentración de píxeles es la correcta.

Jugar a esta tasa de fps es una maravilla en juegos como Valorant, Battlefield V (bajando bastante el detalle, todo hay que decirlo), Overwatch o CS:GO. A la hora de navegar o consumir contenido también se nota un a mayor fluidez, pero evidentemente donde vamos a sacar partido al refresco es en juegos.

CPU AMD Ryzen que hace buenas migas con la RTX 2060 de Nvidia

Confieso que tenía muchas ganas de analizar un portátil con procesador AMD Ryzen. Desde la aparición de la primera generación de la nueva arquitectura de AMD he estado probando e informando sobre estos procesadores, pero nunca había tocado uno en su vertiente portátil.

Los de sobremesa van genial, pero tenía ganas de ver las soluciones portátiles. Y es que, al final, AMD tiene muchísima experiencia en APU. Son las creadoras de la APU de Xbox One, Xbox One X, PS4, PS4 Pro... y las siguientes consolas de Sony y Microsoft, la PS5 y Xbox Series X, por lo que saben crear unidades "portátiles".

La CPU del Asus Zephyrus G14 es el Ryzen 7 4800HS. Estamos hablando de un procesador nuevo, de enero de este año, con una gran ventaja sobre los Intel: más núcleos al contar con una litografía más avanzada, 7 nm construido por TSMC. Sí, la litografía de Intel es diferente al usar módulos 3D y demás, pero bueno, AMD ha dado el salto a los 7 nm y eso tiene sus ventajas en núcleos, rendimiento y consumo.

Cuenta con 8 núcleos y 16 hilos a una frecuencia base de 2,7 GHz y un boost de 4,0 GHz con caché de 4MB L2 y 8 MB L3. Además, tiene una GPU integrada, la Radeon Graphics 7 con una frecuencia de 1.600 MHz que no vamos a usar para jugar, pero que hace que la GPU Nvidia no empiece a funcionar para ver un vídeo 4K, por ejemplo, ahorrando algo de energía.

Análisis Asus Zephyrus G14

De la parte gráfica se encarga la GPU de Nvidia RTX 2060. Tiene 6 GB de memoria GDDR6... y lo cierto es que se queda algo corta para este procesador, pero entiendo que esté en el equipo para conseguir el portátil gaming más ligero y delgado posible en 14". No hay cuellos de botella gracias a los 16 GB de memoria RAM a 3.200 MHz y a un SSD del que hablaremos a continuación y con el que Asus ha hecho una buena elección, pero en nuestras pruebas, da la sensación de que el procesador da para mucho más y se ve limitado por la GPU en juegos.

Eso sí, podemos utilizar ray tracing en títulos compatibles, así como la tecnología DLSS de Nvidia para aliviar la carga de la GPU al quitar los jaggies en juegos. Antes de hablar de juegos, vamos con los test sintéticos y comparamos con una configuración muy similar, pero con el Intel Core i7-9750H:

  Asus Zephyrus G14 
RTX 2060
(AMD)
Asus ROG Zephyrus
RTX 2060
(Intel)
HP Omen X 2S
RTX 2070
(Intel)
Lenovo Y740
RTX 2080
(Intel)
3D Mark Time Spy 5.790 5.487 6.770 7.270
3D Mark Time Spy CPU 8.256 4.214 6.801 6.072
3D Mark Time Spy GPU 5.501 5.796 6.765 7.407
Geekbench 4 
(mono/multi)
Mononúcleo: 5.283
Multinúcleo: 29.461
Mononúcleo: 3.987
Multinúcleo: 17.290
Mononúcleo: 5.278
Multinúcleo: 23.325
Mononúcleo: 5.382
Multinúcleo: 24.044
Geekbench 5
(mono/multi)
Mononúcleo: 1.193
Multinúcleo: 7.147
Mononúcleo: 914
Multinúcleo: 4.200
Mononúcleo: 1.163
Multinúcleo: 5.862
-
Cinebench R15 OpenGL 101,62 fps 78,27 fps 128,8 fps 124 fps
Cinebench R15 CPU 1.673 1.017 1.206 1.125
Cinebench R20 3.794 2.298 2.857 -
PC Mark 10 5.482 3.652 5.921 6.088
CrystalDiskMark Secuencial Escritura: 1.876 MB/s
Lectura: 1.079 MB/s
Escritura: 1.763 MB/s
Lectura: 1.239 MB/s
Escritura: 3.173 MB/s
Lectura: 2.654 MB/s
Escritura: 3.285 MB/s
Lectura: 1.326 MB/s

El i7-9750, así como el 8850H, han sido procesadores que han montado los portátiles gaming de consumo estos últimos años. Es una CPU con un muy buen rendimiento, pero lo cierto es que tenía ganas de pillar un AMD porque, al final, ya sé cómo funciona el procesador de Intel y quería ver hasta dónde podía llegar el Ryzen.

Los resultados de las pruebas han sido excelentes y se nota lo que comentábamos al principio, que AMD ha hecho bien el trabajo con esta generación, lo que nos permite contar con una alternativa a los procesadores de Intel. Para jugar no se necesitan 8 núcleos (tampoco los 6 de Intel), pero hay otras tareas que sí sacan partido de tanto núcleo.

Análisis Asus Zephyrus G14

En Geekbench vemos que el rendimiento por núcleo en Geekbench 4 es muy superior en AMD. Es algo de referencia que vamos a dejar ahí, pero realmente hay que mirar Geekbench 5, más moderno y mejor preparado para procesadores de más núcleos. Ahí, el rendimiento también es fantástico. 3D Mark, directamente, otorga una puntuación de CPU el doble de alta que la del mismo PC, pero con Intel en lugar de AMD. En las pruebas multinúcleo es donde el chip de AMD también sale ganando con una diferencia importante.

Trabajando en el Asus Zephyrus, no he tenido problema alguno ni editando fotos ni vídeo, con un rendimiento excelente gracias al combo GPU+CPU... pero el SSD vuelve a ser un problema. Es cierto que mi mayor pega es que son 512 GB de almacenamiento, muy escaso teniendo en cuenta que los juegos punteros no bajan de los 60 GB (con Modern Warfare y Red Dead Redemption 2 ya te comes 300 GB...), pero el rendimiento tampoco es el mejor.

Análisis Asus Zephyrus G14
No tenemos cámara, pero sí una pareja de micrófonos para llamadas.

En tareas que no sean muy exigentes con la lectura/escritura, no hay problemas y, desde luego, en juegos tampoco encontramos problema alguno. Sin embargo, si queremos ser multitarea, algo que permite el procesador y la GPU, el SSD lo pone difícil. Llega al 100% enseguida en cuanto estamos editando vídeo, ya que es una tarea exigente que consume el ancho de banda del SSD, por lo que no podemos hacer otra cosa mientras se exporta ese vídeo.

Si copiamos muchas fotos grandes y las importamos a programas como Capture One, tampoco podemos hacer nada en el proceso que tarde la importación. Eso en portátiles con tasas de lectura/escritura mayores no ocurre.

Afortunadamente, si queréis ampliar el almacenamiento o la RAM, podéis abrir fácilmente la carcasa para introducir nuevos componentes. Eso sí, el módulo de RAM instalado está soldado, tenedlo en cuenta. Si queremos instalar otro para Dual Channel, va a estar complicado. Se va a ampliar la memoria, sí, pero no de la forma más eficiente. Al menos, para juegos no es necesario más de 16 GB...

Análisis Asus Zephyrus G14
8 GB en pastilla. Los otros 8 GB van soldados a la placa.

Ahora bien, ¿qué tal en los juegos? Lo vemos con algunos sospechosos habituales de nuestras pruebas y dos títulos que sacan partido tanto del DLSS como del ray tracing.

Rendimiento en juegos

Está muy bien que podamos trabajar perfectamente y que sea un portátil pequeñito, pero... ¿qué tal se desenvuelve en juegos? Ya hemos visto en los test sintéticos las diferencias entre el procesador AMD y el Intel y, de nuevo, teniendo en cuenta que hace poco analizamos un Zephyrus con procesador Intel, creo que no vamos a poder hacer una prueba en mejores condiciones.

Dos análisis de portátiles Asus, los dos de la serie Zephyrus con la misma RAM, un SSD con una velocidad prácticamente idéntica, misma GPU y mismo software del fabricante. Las diferencias entre los dos portátiles es que la pantalla del Zephyrus M va a 240 Hz de refresco por los 120 Hz del G14 y, claro, el procesador.

Antes de seguir debo decir que 120 Hz es algo muchísimo más lógico para un portátil con RTX 2060. Y es que, por mucho que nos empeñemos, para llegar a los 240 fps en esta GPU vamos a tener que jugar a juegos muy específicos en los que vamos a tener que tocar algo de código. Valorant, por ejemplo, en la configuración mínima va alrededor de los 150 fps. Y es que, no todo es GPU, sino la programación del juego.

Dicho esto, vamos con las tabla de rendimiento de juegos y luego comentamos:

FPS de media Asus Zephyrus G14
RTX 2060
(Valores en medio-alto)
Asus ROG Zephyrus
RTX 2060
(Valores en medio-alto)
HP Omen X 2S
RTX 2070
(Valores en alto-ultra)
Destiny 2 - 62 98
DOOM 134 99 144
StarCraft II 78 87 110
Overwatch 143 83 118
The Witcher 3 78 61 72
Metro Exodus RTX 50 51 -
Battlefield V RTX 60 46 56
Gears 5 71 - -

Antes de nada, hay que señalar un par de cosas. Con todos los portátiles, excepto con los más caros y potentes en los que forzamos la configuración de los juegos, seleccionamos los valores automáticos. En los dos Zephyrus hemos tenido los mismos valores en juegos, oscilando entre medio y alto y activando DLSS y ray tracing en los títulos compatibles, a´si como hairworks en The Witcher 3 y Metro Exodus.

Es decir, DOOM en el Zephyrus G14 va a 134 fps y en el Omen X a 144, pero en el Omen X hay activados parámetros con los que el G14 sufriría bastante debido a su GPU de menor capacidad. Dicho esto, hay que aplaudir el rendimiento de un equipo tan compacto.

En prácticamente todos los juegos hemos tenido un rendimiento superior (muy superior en casos como DOOM y Overwatch) al equivalente de Intel. La explicación es que los juegos están hechos para aprovechar 8 núcleos debido a su programación para consolas (con 8 núcleos), por lo que se reparte mejor el trabajo entre ellos.

Se puede ver en los vídeos cómo la carga suele ser uniforme entre núcleos. En Metro Exodus y StarCraft, el rendimiento es más similar, pero en el juego de Blizzard oscila muchísimo. De media nos da esos 78 fps, con partes en las que va a 120 fps y otras a 50. Es algo que también vimos en el Intel y es debido a que depende mucho de la cantidad de unidades en pantalla, pero en el caso de AMD ha sido más notorio a lo largo de nuestras partidas.

El rendimiento, mejor o peor que en el mismo equipo con procesador Intel, es excelente y, como veis en los vídeos, aunque los juegos estén en medio-alto, visualmente siguen siendo una delicia. Me ha sorprendido Battlefield V rocoso en 60 fps, siendo una experiencia muy, muy buena con rtx activado aunque eso sí, la RTX 2060 no permite elegir el nivel de calidad del ray tracing, algo que solo podemos hacer de la RTX 2070 en adelante. Pero bueno, por lo menos, tenemos la capacidad de usarlo, y de verdad es algo que sorprende cuando vemos el tamaño del equipo.

Disipación: efectiva, pero algo ruidosa

La disipación en un equipo es vital para garantizar su durabilidad, pero también para que no haya estrangulamiento en los componentes. En un equipo tan delgado, es algo que suele dar problemas, pero Asus lo ha solucionado de manera bastante correcta.

Como es habitual, os vamos a dejar la tabla de temperatura máxima que hemos alcanzado en juegos y lo vamos a comprar con el Zephyrus M con procesador de Intel y misma GPU (de hecho, mejor comparativa que esa... complicado), pero antes, vamos a dar unos apuntes sobre el procesador y el comportamiento de los ventiladores.

En el software de Asus podemos controlar la velocidad de los ventiladores gracias a un medidor en tiempo real. Hay tres perfiles (silencioso, equilibrado y turbo), pero también podemos configurar de manera manual la velocidad.

Análisis Asus Zephyrus G14
Debido a la colocación de la salida de aire, se amplifica el 'soplido' de los ventiladores al chocar el aire contra la pantalla.

Tras probar los diferentes modos, os recomendamos que, para trabajar, elijáis el modo equilibrado y para jugar el turbo. ¿Por qué no elegir el modo silencioso para trabajar? Fácil: en el modo equilibrado, el ventilador de la CPU va a 2.600 rpm y el de la GPU a 2.800 rpm. Con eso, la temperatura de la CPU se mantiene entre 50 y 60º de forma constante.

Es la misma temperatura que alcanzamos en el modo silencioso, pero curiosamente, no es tan silencioso como debería. Si estamos en 50º justos, los ventiladores prácticamente no se escuchan, pero si pasamos de los 51º empiezan a ir a más de 3.000 rpm. Tengo la sensación de que este modo está hecho para que la CPU esté fresca y no tener que activar ventiladores, pero en ese afán de mantenerla fresca, cuando la temperatura ambiente es elevada (un piso en Ciudad Real en verano), los ventiladores están trabajando constantemente.

Análisis Asus Zephyrus G14
Podemos abrir el portátil con un solo dedo. Las bisagras son muy sólidas.

En el modo turbo, estos ventiladores van a unas 4.000 rpm, el máximo que hemos registrado en nuestras mediciones. Cuando estamos jugando a títulos exigentes, los ventiladores se escuchan. Al estar apuntando a la pantalla, eso amplifica que bufido de los disipadores, lo que impide que disfrutemos de unos altavoces que nos han gustado mucho. Es mejor jugar con cascos a estos títulos exigentes.

Análisis Asus Zephyrus G14
Por los dos laterales también sale aire caliente.

Dicho esto, estas son nuestras mediciones de temperatura:

  Zephyrus G14 con AMD y RTX 2060 Zephyrus M con Intel y RTX 2060
Temperatura máxima CPU GPU CPU GPU
DOOM 88º 81º 81º 75º
StarCraft II 87º 80º 78º 64º
Overwatch 89º 82º 82º 66º
The Witcher 3 87º 80º 76º 75º
Metro Exodus RTX 87º 81º 89º 75º
Battlefield V RTX 87º 82º 88º 74º

Es un portátil más calentito que el Zephyrus con Intel. El chasis no es igual, ni tampoco el tamaño interno para que circule el aire, pero los resultados ahí están. El Ryzen se calienta menos en algunos juegos en los que otorga mejor rendimiento que el equivalente Intel, como Battlefield V y Metro Exodus. Sin embargo, en el resto tenemos un chip que sí, rinde más, pero que también es más calentito.

El Zephyrus M disipaba el calor especialmente bien, pero la diferencia es notable, sobre todo en el apartado de la GPU, donde vemos que, con la misma GPU, el equipo se calienta más. Esto se puede explicar tanto por el tamaño como por la frecuencia. Si bloqueáramos la frecuencia  120 fps, en juegos como Overwatch la temperatura no se dispararía tanto, pero bueno, en nuestras pruebas siempre dejamos la frecuencia ilimitada.

Eso sí, aunque la base del portátil no llega a quemar como sí pasa en los portátiles hechos completamente de aluminio, se nota el calentamiento al jugar con la batería conectada a la red. La goma no disipa el calor, por lo que se va almacenando en el chasis y bueno, como decimos no nos vamos quemar las palmas, pero en verano sí vamos a notar calorcito.

Teclado y touchpad de calidad, precisos y con buen tacto

Algo importante en un portátil como este es el combo teclado+touchpad. El touchpad no lo vamos a usar para jugar, está claro, pero sí para trabajar y, al final, vamos a pasar mucho tiempo con estos dos métodos de comunicación con el equipo, por lo que cuanto más cómodos sean... mejor.

Análisis Asus Zephyrus G14

En el terreno de los teclados, los fabricantes llevan mucho tiempo haciendo las cosas bien. En el Zephyrus G14 de Asus tenemos teclas tipo isla chiclet que tienen un buen recorrido y son agradables al tacto, así como al oído. Es bastante placentero escribir con este teclado, la verdad. Ahora bien, se nota que el molde del teclado es ANSI, pero que han adaptado al ISO castellano.

La tecla enter es de las de una sola fila y los símbolos mayor y menor están a la izquierda de la zeta, sí, pero como parte de la tecla shift. Eso no me molesta, pero que el enter sea de una sola fila es algo que induce a error durante las primeras horas escribiendo, sobre todo si saltas mucho entre teclados.

Análisis Asus Zephyrus G14

Por lo demás, poco que decir salvo que tiene teclas de función de volumen y acceso rápido al software de Asus, que el desbloqueo de huella está ubicado en el botón de encender y que tiene retroiluminación en blanco. Eso sí, esta retroiluminación es algo inconsistente. En una misma fila hay caracteres más iluminados que otros, en la fila numérica, por ejemplo, todos son homogéneos excepto "?", con una iluminación muy tenue y, en general, no es algo que moleste, pero que se nota y no debería ser así.

Análisis Asus Zephyrus G14
Tenemos una tecla enfocada al software de Asus.

Si pasamos al touchpad, también podemos decir que Asus ha acertado, y no es lo habitual. Es preciso y el tacto es muy bueno. Además, tiene buen autobloqueo para no realizar pulsaciones involuntarias al escribir. Encuentro que es algo pequeño, pero es el precio a pagar por un equipo tan compacto como este con pantalla de 14".

Análisis Asus Zephyrus G14

Los controles por gestos funcionan a la perfección, los dedos se desplazan bien por el touchpad... es complicado que no encuentre pegas a un touchpad viniendo de los Mac, que son los que mejor experiencia ofrecen, pero desde luego este está al nivel de lo que hace Apple.

Batería que sorprende en un portátil gaming

Hemos analizado muchos portátiles gaming estos últimos años y cuando uno alcanza las cuatro horas de autonomía... es un milagro. Está claro que las baterías no han mejorado a la misma velocidad que la potencia o el desarrollo de pantallas, pero aquí también tenemos buenas noticias para redondear este análisis del Asus Zephyrus G14.

Análisis Asus Zephyrus G14

Y es que, entre que el Ryzen es de 7 nanómetros y tiene un TDP máximo de 35 W, que la GPU se activa solo cuando es necesario y cuenta con diseño Max-Q y la gestión de ventiladores tan correcta que hace el software de Asus en modo equilibrado, alcanzamos unas ocho horas de autonomía trabajando con Wi.Fi y brillo al 50%. Si subimos el brillo al 75%, llegamos de milagro a las siete horas, pero aun así, sigue significando poder trabajar una jornada con un portátil gaming, lo impensable.

Podemos jugar con este portátil durante unas dos horas (dependiendo del juego) antes de necesitar conectarlo a la corriente. Evidentemente, el rendimiento sin conexión a la red no es el mejor, ya que todos los juegos se bloquean a 30 fps, pero bueno, podemos jugar.

Análisis Asus Zephyrus G14
Batería con capacidad de 76 Wh, significativamente más grande que la encontrada en otros portátiles de más tamaño.

Sobre la carga, podemos cargar el equipo con el adaptador propietario de 180 W (grande, aunque no tan ladrillo como el de 230 W que llevan los equipos con RTX 2070 y RTX 2080) o con un cargador USB Tipo-C de 65 W.

Windows 10 Home con software de Asus y unos altavoces con muchísima pegada

En el software no hay demasiado misterio. Tenemos entre manos un equipo con Windows 10 Home Edition que trae algo de bloatware (anda que no le gustan los antivirus en versión de prueba a las compañías) y el software Armoury Crate de Asus.

Se trata de un centro de control del equipo desde el que podemos monitorizar los diferentes elementos del equipo, pero también seleccionar qué pasa en el equipo, como la entrega de energía, atajos de teclado para crear macros, etc.

Análisis Asus Zephyrus G14

También podemos administrar los ventiladores, pero es algo que se puede hacer más fácilmente con la tecla dedicada a tal fin. En software, como decimos, sin sorpresas. Donde sí nos hemos llevado una grata sorpresa ha sido en el apartado sonoro.

Para empezar, tenemos un portátil con cuatro altavoces. Realmente, son dos altavoces de 2,5 W en la parte inferior del equipo que están acompañados por otros dos en la parte superior, dos tweeters de 0,7 W. Parece muy poca potencia y, de hecho, el sonido resultante no es demasiado alto, pero la calidad está en otra liga.

Análisis Asus Zephyrus G14
Uno de los tweeters.

Uso un MacBook Pro de 15 W de 2017 como equipo personal, y algo que me encanta de ese equipo es la calidad de los altavoces. Buen volumen y sonido que no distorsiona, con especial mención a los sonidos medios. En este Asus Zephyrus me he topado con un volumen que, como digo, no es muy alto, pero es compatible con Dolby Atmos, es redondo, tiene muchísima pegada en los graves y no distorsiona en los agudos incluso al 100%.

Análisis Asus Zephyrus G14
Y uno de los altavoces inferiores.

Es uno de los mejores portátiles Windows, sin ninguna duda, en lo que a calidad de altavoces se refiere, y en juegos no muy exigentes podemos tirar de ellos sin cascos. En títulos algo más exigentes, los ventiladores se ponen a tope y tapan el sonido de los altavoces, pero en juegos, como digo, más modestos o a la hora de trabajar, podemos disfrutar de un sonido de muchísima calidad.

Conclusiones: un portátil gaming que sirve para todo

El Asus Zephyrus G14 se ha convertido en mi portátil potente favorito del año. No es el más capaz que ha pasado por mis manos, y que he tenido bestias con RTX 2070 y RTX 2080, pero sí es el más equilibrado y, sobre todo, me ofrece la oportunidad de alejarme del enchufe durante varias horas para trabajar con una potencia bestial.

Análisis Asus Zephyrus G14

La pantalla IPS ofrece una buenísima calidad de imagen y una tasa de 120 Hz coherente aa lo que podemos obtener de una GPU como la RTX 2060. Es un portátil muy compacto, con buenos materiales y que podemos cargar tanto con su cargador como con un USB Tipo-C con adaptador de 65 W, igual que el de mi equipo actual y, demás, ofrece unas 8 horas de autonomía en modo "trabajo".

Jugando, la batería dura bastante menos, lógicamente, pero cuando estamos conectados a la corriente tenemos un PC muy capaz. Podemos jugar a prácticamente todos los juegos en calidad media-alta a 1.080p a 60 fps clavados, o también podemos hacer que algunos títulos multijugador o shooters diseñados para PC se anclen en los 120 fps.

Análisis Asus Zephyrus G14

También podemos ejecutar juegos compatibles con ray tracing y, precisamente, me ha sorprendido lo bien que va Battlefield V, a 60 fps estables. Los altavoces también acompañan, con un sonido de calidad y muy cálido, aunque es cierto que no es un portátil perfecto.

El SSD no es el más rápido que hemos probado, nuestra unidad tenía un fuga de luz en la pantalla y es cierto que es ruidoso cuando tienen que trabajar bajo presión, pero el rendimiento del chip AMD es fabuloso y, en términos generales, es uno de esos portátiles que puedes recomendar sabiendo que no cuesta una fortuna. Por 1.299 euros es uno de los más jugosos en estos momentos.

Zephyrus G14

Zephyrus G14

El Asus Zephyrus G14 es uno de los portátiles gaming más sofisticados de la actualidad. Tiene un tamaño muy compacto gracias a su pantalla de 14" y un diseño que aprovecha la pantalla para tomar aire cuando el portátil está funcionando. Además, tiene potencia de sobra gracias a su procesador AMD y a la RTX 2060 compatible con ray tracing.