LG G Watch: análisis del primer smartwatch Android Wear

LG G Watch

Lo mejor

  • Recibes todas las notificaciones del smartphone.
  • El reconocimiento de voz funciona bastante bien.
  • Puedes cambiar la correa.
  • Sumergible.

Lo peor

  • Autonomía de la batería.
  • Diseño algo tosco.
  • Precio elevado.
  • No tiene botón de encendido/apagado.

Nota de análisis

79

Características y Ficha Técnica

Marca:
LG
Modelo:
G Watch
Tipo:
Smartwatch
Dimensiones:
37.9 x 46.5 x 9.95 mm
Peso:
64 g
Fecha de lanzamiento:
Jueves, 3 Julio 2014
Precio de lanzamiento:
€ 199.00
¿Merece la pena?

A la espera del lanzamiento oficial de la nueva hornada de smartwatch de pantalla curva o redondeada como el Samsung Gear R  o el  LG G Watch R que verán la próxima semana durante la IFA de Berlín  –de la que te daremos puntual información en vivo en Computerhoy.com– he tenido la oportunidad de pasar unas semanas con el LG G Watch, el primer reloj inteligente de la marca coreana con sistema operativo Android Wear.

Mi intención ha sido, además de analizar los pros y contras de este peculiar gadget, arrojar un poco de luz sobre su verdadera utilidad de los relojes inteligentes, un tipo de gadget que todavía crea muchas reticencias y dudas sobre su verdadera utilidad.

Diseño

En un primer vistazo no parece que LG se haya esmerado mucho en el diseño de su primer smartwatch. En conjunto el LG G Watch resulta simple y muy poco atractivo. Incluso podríamos decir que es un poco basto, algo que choca bastante con la idea de reloj inteligente.

Se compone de una caja rectangular con esqueleto metálico, tapa posterior en plástico y una pantalla frontal LCD IPS táctil de 1,65 pulgadas rodeada de un generoso marco negro. La unidad principal tiene unas dimensiones de 37.9 x 46.5 x 10.3 mm, con un peso total, correa incluida, de 64 gramos, y no cuenta con ningún tipo de botón físico, sólo un minúsculo botón de reset en la parte trasera.

En la parte posterior se encuentra el puerto de carga, que funciona por contacto mediante una pequeña base imantada que se conecta al adaptador de corriente – de 5V y 0,85V, incluido con el reloj– o al PC, mediante USB. Es decir, el conector es propietario por lo que tener mucho cuidado de no perderlo, de lo contrario no podremos recargar la batería.

La correa está fabricada en caucho blando y cuenta con el tradicional cierre de trabilla y anclaje mediante pasadores retráctiles de los relojes tradicionales, lo que unido a su ancho estándar de 22 milímetros permite que puedas cambiar la correa a tu gusto sin tener que recurrir a los accesorios originales, siempre más caros.

Pese a unas primeras sensaciones poco halagüeñas, una vez en el muñeca el LG G Watch consigue cambiar ligeramente las percepciones iniciales. Es cómodo, se ajusta bien, y no resulta excesivamente llamativo. Incluso en una muñeca pequeña, como la de un servidor, no queda del todo mal. No es el reloj más bonito del mundo, pero tampoco está tan mal como se podría esperar en un primer momento.

Cuenta con certificación IP67. Es decir, es muy resistente al polvo y permite inmersiones completas hasta un metro y medio de profundidad durante 30 minutos, por lo que puedes llevar el LG G Watch puesto durante todo el día sin preocuparte de que sufra algún tipo de ahogamiento accidental.

Pantalla

El eje principal del LG G Watch es su pantalla LCD IPS táctil de 1,65 pulgadas con una resolución de 280 x 280 píxeles. Pese a no contar con una resolución muy elevada y teniendo en cuenta que la mayoría de lo que veremos en pantalla será sólo texto –ya que no reproduce vídeos y las imágenes se limitan a los fondos de pantalla y algunos iconos sencillos–, se ve bastante bien, nítida y con un ángulo de visión muy amplio.

La pequeña pantalla tiene una "correcta" visión en exteriores. Yo siempre lo he utilizado a un nivel 3 de brillo (de 6 posibles) para ahorrar batería, ya que la diferencia con el nivel máximo es muy leve. Está claro que es mejorable, sobre todo los reflejos, pero si buscan el ángulo correcto se puede ver, más o menos, incluso a pleno sol. Como curiosidad, no dispone de control de brillo automático. La respuesta táctil, pese a contar con una superficie muy pequeña, es correcta, lo que no quita que en ocasiones tengamos que insistir un poco para que nos haga caso.

Prestaciones y conectividad

El LG G Watch está equipado con un procesador Snapdragon 400 a 1,2 GHz con 512 MB de RAM, además 4 GB de almacenamiento interno. Todo comandado por Android Wear, la versión del sistema operativo de Google adaptada para dispositivos wearables.

En las opciones de conectividad, además del puerto de carga, incorpora Bluetooth 4.0 Low Energy para la vinculación con en el smartphone, y con un pequeño micrófono en la parte inferior, esencial para poder registrar los comandos de voz.

El LG G Wach es compatible con dispositivos que, además de Bluetooth 4.0, cuenten con sistema operativo Android 4.3 o superior y la aplicación gratuita “Android Wear” instalada. Con la aplicación se controla el vínculo entre el reloj y el smartphone y permite ajustar ciertos parámetros de comportamiento del LG G Watch, además de controlar las aplicaciones compatibles.

Funcionamiento

Existen hasta tres formas de “despertar” al LG G Watch: mediante un toque en la pantalla, con un giro de muñeca (que tiene que ser muy pronunciado y poco ortodoxo para que funcione correctamente) o simplemente, activando la opción de tener la pantalla siempre encendida, con el considerable aumento en el consumo de batería que esto supone.

La pantalla de inicio muestra la hora y, dependiendo de la esfera seleccionada, también la fecha. Puedes elegir hasta 24 tipo de reloj diferentes de esferas, incluido un modo que cambiar de forma dinámica el fondo de pantalla.

Para ver el nivel de batería, sólo hay que deslizar el dedo de arriba abajo en la pantalla de inicio, si forzamos un poco más hasta abajo activaremos o desactivaremos la vibración para las notificaciones (aspecto importante ya que el LG G Watch no emite ningún sonido).

Una de las ventajas de Android Wear es que para recibir las notificaciones no es necesario tener instaladas las aplicaciones en el reloj, como ocurre con otras opciones como los Gear de Samsung. El LG G Watch muestra en pantalla, agrupadas por tarjetas, todas las notificaciones que tengamos habilitadas para la barra de notificaciones de nuestro smartphone Android.

Para verlas simplemente hay que deslizar el dedo hacia abajo e ir pasando las diferentes tarjetas. Para descartarlas sólo hay que lanzarla hacia la derecha –hay que tener en cuenta que también desaparecerán del teléfono–. Si hacemos el gesto contrario, entraremos en las diferentes opciones, que dependerán del tipo de notificación aunque siempre tendremos la opción de “mandarla” a la pantalla del teléfono.

En el caso de mensajes SMS de Hangouts y correos electrónicos de Gmail, se pueden leer completos en la pantalla del reloj e incluso responderlos dictando por voz la respuesta, ya que no se es posible introducir texto de forma manual.

En otras las aplicaciones como el archicocido WhatsApp podemos ver, si el nombre del contacto no es muy largo, las primeras palabras del mensaje, pero nunca contestarlos, ni siquiera por voz. Si recibimos varios mensajes, estos se agrupan todos juntos en una misma tarjeta.

En el caso de las llamadas ocurre algo parecido, aparece en pantalla el nombre y la imagen de contacto, junto a las opciones de rechazar o aceptar la llamada. Si decidimos aceptarla tendremos que recurrir al teléfono para poder contestarla.

LG G Watch también permite controlar la reproducción de los reproductores de musica del smartphone –muy cómodo cuando haces deporte– y es compatible incluso con aplicaciones como Spotify. Además, lleva instalada una aplicación para contar pasos, junto a una brújula y un reloj mundial.

De forma paralela existen actualmente algo más de 30 aplicaciones compatibles con Android Wear que pueden instalarse en nuestro smartphone. Entre ellas destacan Runtastic, IFTTT, Hangouts o Duolingo.

El LG G Watch está vinculado a los servicios de Google Now por lo que también mostrará tarjetas con información de nuestra rutina diaria. Por ejemplo, te avisa del estado del tráfico y tiempo estimada de trayecto minutos antes de volver a casa desde el trabajo.

OK, Google

El reconocimiento de voz es una de las armas de este LG G Watch, y unos de los pilares de Android Wear. Diciendo las palabras mágicas “OK Google”, o presionando cualquier zona de la pantalla de inicio, activaremos el modo escucha del LG G Watch.

Si no conocemos los comandos compatibles, podemos ver algunos ejemplos si deslizamos el dedo hacia arriba: Apuntar, Añadir, Mostrar, Enviar mensaje/correo etc. Si decimos un comando fuera de la lista se realizará una búsqueda del concepto en Google que luego podremos abrir en la pantalla del smartphone vinculado.

El reconocimiento de voz es bastante bueno, aunque entornos con ruido ambiente pierde bastante precisión. En ocasiones el procesamiento de los la información es algo lento, dilatándose hasta 15 segundos en algunos casos. Cuando dictemos un texto, éstos deben ser cortos y locutados de forma constante para que no se corten.

Autonomía

La batería de 400 mAh se carga completamente en aproximadamente una hora y es uno de los puntos débiles de este LG G Watch. Reconozco que recibo correo electrónicos de forma muy frecuente, junto con los los cíclicos mensajes de WhatsApps que recibimos todos, por lo que las notificaciones son constantes. Algo que puede resultar muy molesto, ya que la muñeca te vibra todo el rato. Por suerte, mediante la aplicación de configuración instalada en el teléfono es posible indicar qué aplicaciones quieres que se notifiquen en el smartwatch, aunque sin poder hacer excepciones concretas dentro de cada aplicación, algo que hubiera sido interesante.

He dejado sólo el aviso por vibración e intentado no atender todos los avisos desde el reloj encendiendo la pantalla sólo cuando era necesario, además de dejar el nivel de brillo a la mitad y no abusar del manejo por voz . Pese a ello ha resultado imposible llegar al día completo. Cuenta con una modo avión, indispensable para la noche, sobre todo si suelen apagar el smartphone, ya que cuando se pierde el enlace Bluetooth el consumo de batería se dispara aún más.

También puede apagarse por completo, algo poco recomendable ya que para volverlo a encender estás obligado a conectarlo a la base de carga para despertarlo. Sin duda, efectos colaterales de la ausencia de botones físicos y un aspecto muy molesto. En el caso de no querer utilizar el reloj la mejor opción es dejarlo en modo avión.

Conclusión

Recibir las notificaciones en la muñeca resulta cómodo, sobre todo cuando estás ocupado en otras tareas como conducir o cocinar, ya que te permite evaluar de un vistazo si el aviso es lo suficientemente urgente como para interrumpir lo que estás haciendo.

No tener que instalar aplicaciones extras ni realizar configuraciones complejas es un gran punto a su favor. Sin embargo cuenta con muchas limitaciones a la hora de responder las notificaciones o incluso al visualizarlas, demostrando que todavía queda mucho por mejorar en Android Wear.

En definitiva, LG G Watch ha resultado ser un gadget más útil de lo que un principio podría parecer, pero está muy lejos de ser indispensable.