Logo Computerhoy.com

Sony LinkBuds, análisis y opinión

Análisis
Sony LinkBuds, análisis y opinión

Los Sony LinkBuds proponen un nuevo concepto de auricular abierto para mantenerte en conectado a lo que sucede a tu alrededor, algo totalmente opuesto al aislamiento que proponen los auriculares con cancelación de ruido activa. Analizamos los Sony LinkBuds y te damos nuestra opinión.

El mundo de los auriculares ha ido migrando hacia un formato inalámbrico en el que lo más importante es el aislamiento del exterior que proporcionan. Esto supone un problema cuando, por ejemplo, te encuentras trabajando en una oficina y, de forma esporádica, tienes que comunicarte con tus compañeros.

Con unos auriculares convencionales esto suponía tener que quitarse los auriculares cada vez que alguien te hablaba. Los Sony LinkBuds son unos auriculares Bluetooth que presentan un diseño de auricular abierto que te mantiene conectado con el exterior.

Llegan al mercado por 179 euros, por lo que conviene asegurarse de que ofrecen lo que se espera de ellos. Analizamos los Sony LinkBuds y te damos nuestra opinión.

Sony LinkBuds
TipoAuriculares in-ear abiertos
Dimensiones y peso de auriculares y estuche25 x 15 x 15 mm 4,1 gr | 41,4 x 48,5 x 30,9 mm y 34 gr
MicrófonoDoble micrófono integrado
DriversDinámicos de 12 mm de diámetro
Resistencia al aguaIPX4
ConexionesBluetooth 5.2 | Soporte Fast Pair y Swift Pair | Alex y Asistente de Google
Autonomía Hasta 5,5 horas por carga | Total de hasta 17,5 horas
Accesorios incluidosEstuche de transporte | Cable USB-C | Juego de anillos de soporte de silicona
Precio179 euros
 

Análisis de los Sony LinkBuds por apartados:

Compactos, innovadores y con conciencia ecológica

Como viene siendo habitual, empezamos con uno de los apartados más llamativos en estos nuevos auriculares: su diseño.

Indudablemente llama la atención el diseño abierto con forma de anillo de su controlador, unido a una segunda esfera donde se ubica el resto de la electrónica que forma este dispositivo.

Más allá de su extraña forma, he decir que tanto su estuche como los propios auriculares destacan por ser sorprendentemente ligeros y compactos.

Los auriculares tienen unas dimensiones de 25 x 15 x 15 mm y un peso de solo 4,1 gramos cada uno, un 51% más ligeros que el modelo más top de Sony WF-1000XM4 que ya hemos analizado, mientras que el estuche es hasta un 26% más compacto que el de este modelo con unas dimensiones de 41,4 x 48,5 x 30,9 mm y solo 34 gramos de peso.

Lo cierto es que es uno de los estuches más compactos y ligeros que hemos visto últimamente y eso hace que sea muy fáciles de llevar. Sin embargo, este tamaño tan compacto puede jugar en su contra al ofrecer una mayor autonomía, algo de lo que hablaremos en su correspondiente apartado.

Los Sony LinkBuds han sido fabricados con plásticos post-consumo con un acabado mate de tacto aterciopelado muy agradable que transmite buena calidad. Están disponibles en acabado gris y blanco.

Los auriculares se acomodan en sus respectivos huecos del estuche de carga con forma de cofre. Además de la sujeción magnética habitual, necesitan una ligera presión hasta hacer clic que los asegura en su posición. Este clic apenas se aprecia al sacarlos ya que casi no ofrece resistencia.

Sony LinkBuds, análisis y opinión

Algo similar sucede con el cierre del estuche, que no tiene la firmeza magnética del estuche que vimos en los Sony WF-C500 que analizamos hace algunas semanas, pero cumplen con un cierre de botón ubicado en el frontal, justo debajo del LED de estado de conexión.

En la trasera del estuche destaca el conector USB C para cargarlo y el botón de sincronización para conectarlos con otros dispositivos.

Si observamos los auriculares más de cerca descubrimos uno de los micrófonos que permiten captar la voz tanto para las funciones de llamada como para las de detección de ruido y voces ambientales.

Sony LinkBuds, análisis y opinión

El orificio del controlador se decora con un acabado cromado. Si le damos la vuelta quedan a la vista los sensores de proximidad, los pines de carga y los distintos orificios concéntricos que dejan salir el sonido del controlador.

Un anillo de silicona recorre todo el diámetro de la semiesfera que queda fuera de la oreja. El ala que sobresale de este anillo de silicona es la responsable de mantener el auricular en su posición y evitar que se mueva. Es muy importante elegir la medida correcta para asegurar el anclaje, por eso Sony ha incluido cinco tamaños distintos.

Resulta complicado cuantificar la ergonomía en unos auriculares que no disponen de almohadillas de silicona que amortigüen el contacto directo con la piel del canal auditivo, ya que cada oreja es diferente.

Sony LinkBuds, análisis y opinión

He de decir que, dado el extraño formato de estos auriculares, requiere de un cierto periodo de aprendizaje para ponérselos correctamente y saber acomodárselos a la oreja. De hecho, incluso me hicieron una rozadura el primer día por no ponérmelos bien.

Sin embargo, tras un par de días de días de uso, casi te olvidas de que los llevas puestos si no fuera porque entre conversación y conversación la música suena de fondo, y no se mueven, algo especialmente interesante a la hora de practicar deporte que se complementa con una resistencia IPX4 frente al sudor y las salpicaduras.

Abrir y conectar personalizando las funciones desde la app

Sony ha mejorado mucho la conectividad de sus auriculares integrando soporte Fast Pair para sincronizarlos con dispositivos Android, pero también con el sistema de vinculación rápida Swift Pair de Windows.

Los LinkBuds tampoco han presentado problemas a la hora de conectarse con móviles iPhone, iPads e incluso con ordenadores Mac sin necesitar ningún software de conexión. 

A pesar de esta facilidad de conexión, usar la app Headphones Connect de Sony disponible para móviles Android e iOS, aporta algunas ventajas adicionales permitiendo personalizar la experiencia de uso. 

Para nuestras pruebas hemos utilizado la app versión Beta de la app de Sony con la que se activan las nuevas funciones de reconocimiento del entorno que integran los LinkBuds. Tras su lanzamiento, Sony ha actualizado su app y ya permite controlar todas estas funciones a todos los usuarios.

Al conectar los auriculares se muestra su estado de batería y el nivel de carga del estuche en la parte superior de la app, mientras que las funciones se clasifican en distintos apartados del bloque central por el que se puede navegar deslizando el dedo a derecha o izquierda.

Sony LinkBuds, análisis y opinión

En el apartado Sonido encontramos una de estas funciones que nos ha encantado de los Sony LinkBuds Se trata de la función Hablar por Chat (Speak-to-chat) que, aunque es una función que ya incluían los modelos más top WH-1000XM4 de diadema y los WF-1000XM4 in-ear, cobra especial interés en estos Sony LinkBuds.

Esta función monitoriza el sonido ambiente y, cuando detecta tu voz o que alguien te está hablando, pausa la música automáticamente para que puedas hablar sin interferencias, para reanudarla cuando dejas de hablar.

Esta función encaja como un guante con la filosofía de estos LinkBuds que te permiten escuchar tu música o podcast favoritos, sin desconectarte de tu entorno, evitando tener que quitarte los auriculares cada vez que alguien te hable.

Sony LinkBuds, análisis y opinión

Soy de los que no puede evitar tararear (aunque sea bajito) la canción que estoy escuchando, por lo que el ajuste de Sensibilidad Alta de esta función ha hecho la música se pare cada vez que sonaba un temazo. Para evitarlo, basta con cambiarlo a Sensibilidad Baja, aunque tardará algo más en reconocer cuando hablas o te hablan.

En este mismo apartado encontramos un ecualizador con distintos perfiles de sonido predefinido, permitiendo personalizar el perfil de sonido a tu gusto.

En el apartado Sistema de la app se encuentra el Control de volumen adaptativo, otra función destacada en estos auriculares que permiten ajustar el volumen al ruido ambiente.

Sony LinkBuds, análisis y opinión

Activando esta función los auriculares son capaces de, en base a un determinado volumen, subir o bajar algunos pasos el volumen. La transición de volumen se lleva a cabo de forma muy sutil, y si no te fijas no te das cuenta de que, a pesar del ruido exterior, sigues escuchando la música claramente.

En casa lo he notado cuando mi robot aspirador irrumpía en mi espacio de trabajo para limpiar. Por la calle se nota al pasar de la tranquilidad de un parque o una zona peatonal, a una zona con tráfico intenso. Es apenas una subida de un par de puntos, pero suficiente para compensar el ruido exterior.

Sony LinkBuds, análisis y opinión

Desde este mismo apartado de la app también se puede configurar el control gestual de los auriculares. Este control se basa en asignar distintos perfiles a la acción de dar dos o tres golpecitos respectivamente sobre cada uno de los auriculares.

Sony sabe que resulta bastante dar estos golpecitos sobre el auricular, por lo que ha implementado una función llamada Punteo en gran área, ideado un sistema que reconoce estos mismos golpecitos cuando los das justo delante de la oreja, en la zona de la patilla. El auricular responde con un sonido cuando reconoce el gesto.

Pese a que se pueden personalizar acciones como el control del volumen y reproducción, invocar al Asistente de Google o Alexa o iniciar la app de Spotify con un par de toques, nos hubiera gustado algo más de flexibilidad a la hora de personalizar esos controles.

Sony LinkBuds, análisis y opinión

Por ejemplo, vemos razonable que no se reconozca un solo toque con la función Punteo en gran área para evitar que el hecho de tocarte la cara pueda ser interpretado como una interacción. Pero, ¿por qué no permitir un solo toque directamente sobre los auriculares?

Tampoco se reconoce la pulsación larga, como sucede en otros auriculares y que permitiría, por ejemplo, dar dos toques y mantener la pulsación para subir el volumen hasta el nivel deseado, en lugar de tener que repetir el doble punteo varias veces seguidas, lo cual es un engorro si tenías el volumen del móvil al mínimo.

En términos generales, tanto la app como el sistema de reconocimiento gestual ofrece muy buena experiencia de uso, permitiendo personalizar el funcionamiento de los auriculares, aunque queda margen y se puede mejorar todavía más.

Un sonido tan sorprendente como su diseño, pero la autonomía queda algo limitada

Llegados a este punto toca hablar de la calidad de sonido de estos auriculares. Lo primero que habría que considerar es que el sonido no se aprecia de la misma forma que en unos auriculares in-ear convencionales.

Al igual que sucede con los auriculares circumaurales abiertos, el sonido de estos LinkBuds es más natural, más aireado, que el que se reproduce habitualmente en este tipo de auriculares que es más oclusivo y concentrado.

Sony LinkBuds, análisis y opinión

Por lo tanto, está más cercano a la experiencia de escuchar la música en unos altavoces…pero dentro de tu cabeza. Una sensación curiosa.

Los bajos, por ejemplo, tienen presencia y se definen perfectamente en temas como Buen viaje de Annie B Sweet donde el bajo lleva todo el peso rítmico del tema. Sin embargo, en conjunto, no son unos bajos tan pesados como se escuchan en los Sony WF-C500 o en los Sony WF-1000XM3 por tener ese perfil de sonido abierto.

El procesador V1 que gestiona el funcionamiento del DAC incorporado, hace que el resto de frecuencias quedan bien representadas en voces e instrumentos, con un excelente equilibrio de fuerzas en las que ninguna de ellas predomina sobre el resto generando un perfil de audio bastante plano.

Sony LinkBuds, análisis y opinión

Esto es toda una ventaja ya que ofrece un sonido que puede personalizarse fácilmente desde el ecualizador de la app.

Los auriculares abiertos dejan pasar el sonido exterior, por lo que aquellos usuarios acostumbrados al aislamiento que proporciona la cancelación de ruido se sentirán algo defraudados, aunque el resultado es mucho mejor que cualquier Modo transparente.

Los Sony LinkBuds son compatibles con 360 Reality Audio, que emula un sonido más amplio y direccionado, pero está limitado a apps como Deezer, Amazon Music Unlimited o Tidal. Además, cuenta con compatibilidad para la tecnología DSEE (Digital Sound Enhancement Engine) que mejora la calidad del contenido comprimido.

Nos ha sorprendido su comportamiento durante las llamadas, no tanto por la calidad de sus micrófonos, con tendencia a enviar un sonido de voz con un tono metálico, sino por el excelente trabajo con la cancelación de ruido ambiente capaz de anular por completo el ruido de una calle muy transitada y sin los habituales cortes bruscos al final de cada palabra.

Obviamente la calidad del audio de las llamadas no solo depende solo del auricular, sino que también influye la cobertura e incluso la saturación de la red del operador.

En cuanto a la autonomía de uso, Sony promete 5 horas y media de reproducción de audio con una sola carga, y 12 horas adicionales en forma de dos cargas desde el estuche antes de tener que pasar de nuevo por la toma de corriente.

Sony LinkBuds, análisis y opinión

En nuestras pruebas nos hemos quedado ligeramente por debajo de esa cifra, pero hemos superado sin problemas las 4 horas y media de reproducción de música a un volumen de entre el 60% y 70%. No es una mala autonomía, pero algo justa si la comparamos con la obtenida por otros dispositivos que, además, cuentan con cancelación de ruido.

El estuche conectado por USB C proporciona una carga rápida con la que se recupera el 36% de la capacidad su capacidad en 10 minutos. Haciendo una carga “estándar”, los auriculares alcanzarán el 50% de su carga en 15 minutos y el 100% en unos 40 minutos.

Sony LinkBuds, análisis y opinión

El estuche de carga proporciona dos cargas completas y deja un 13% de su carga en la reserva antes de agotarse por completo y necesitar conectarse a una toma de corriente.

Con el estuche hemos tenido algunos problemas con las lecturas de la carga del estuche por parte de una app que durante nuestras pruebas se encontraba en fase Beta, pero se ha completado la carga en unos 110 minutos.

Una apuesta arriesgada que Sony para un nicho de mercado muy concreto

Llegamos a las últimas líneas de este análisis y es el momento de sacar algunas conclusiones sobre estos Sony LinkBuds tras nuestra experiencia de uso.

Por enésima vez, Sony ha demostrado que, en audio, se puede permitir no dejarse llevar por modas y encontrar sus propios caminos para llegar a los usuarios. Lo hicieron con los auriculares con cancelación de ruido activa y ahora lo hacen con los auriculares abiertos.

Sony LinkBuds, análisis y opinión

Lo que proponen los Sony LinkBuds es un concepto totalmente diferente a lo que ofrecen los auriculares con cancelación de ruido con un sonido más abierto y natural. Esto implica unos bajos menos contundentes y un sonido general menos encapsulado, por lo que puede que algunos usuarios no se encuentren del todo cómodos con el sonido que entregan.

Si nunca te han convencido los auriculares con cancelación de ruido, o te molesta tener que quitarte los auriculares cada vez que un compañero viene a comentarte algo, sin duda deberías probar estos Sony LinkBuds.

Sony LinkBuds

Auriculares Bluetooth totalmente inalámbricos que apuestan por mantenerte conectado a tu entorno con un sistema de auricular abierto gracias a su controlador de 12 mm con forma de anillo.

En cambio, si lo que buscas es aislamiento y un sonido más concentrado, definitivamente estos auriculares no son lo que buscas.

Como acostumbra a suceder en los auriculares de la marca nipona, el precio puede ser decisivo en la decisión de compra. Llega a las tiendas con un precio de 179 euros que los sitúan dentro de la gama alta de Sony, aunque en una línea de producto muy diferente a los WF-1000XM4.

Nuestra valoración

Lo mejor

  • Tamaño compacto
  • Calidad de sonido
  • Volumen adaptativo
  • Configuración desde la app

Lo peor

  • Complicados de poner al principio
  • Autonomía justa
  • Sin carga inalámbrica
  • Precio
83

Descubre más sobre autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Hoy destacamos

Y además