Skip to main content

MacBook Pro 14” con M1 Pro, análisis y opinión

MacBook Pro 14” con M1 Pro
R.Andrés

Lo mejor

  • Procesador M1 Pro
  • Conectividad
  • Calidad de pantalla
  • Sonido

Lo peor

  • Dimensiones y peso
  • Sin USB A
  • Precio
  • Sin hardware ampliable

20/11/2021 - 09:01

He pasado de usar un MacBook Pro de 2015, a un MacBook Pro de 2020 con el procesador M1 y ahora, analizar el MacBook Pro de 2021, ha sido como cerrar el circulo y volver a casa. Analizamos el MacBook Pro de 14” con el procesador M1 Pro.

Hace cinco años a alguien en Apple le pareció buena idea prescindir de la mayoría de conectores que usaban los profesionales en un portátil diseñado para profesionales. Los fotógrafos, creadores de contenido y diseñadores digitales se quedaron sin lector para tarjetas SD, sin HDMI y todos se vieron con las mochilas llenas de adaptadores.

La travesía por el desierto y las barras táctiles ha llegado a su fin y Apple redime sus pecados a lo grande con un portátil para profesionales que convence desde que se saca de su caja.

El protagonista de este análisis es el MacBook Pro 14” con el chip M1 Pro de 10 núcleos, la versión vitaminada del M1 Pro que se sitúa un escalón por debajo de los M1 Max más potentes. El MacBook Pro de 14” con el M1 Pro de 10 núcleos tiene un precio de 2.749 euros. ¿Es un precio adecuado para sus prestaciones? Lo descubrimos.

MacBook Pro 14” con M1 Pro
Dimensiones31,26 x 22,12 x 1,55 cm | 1,61 kg
Sistema OperativoMacOS Monterey
ProcesadorApple Silicon M1 Pro de 10 núcleos | GPU de 16 núcleos | Neural Engine de 16 núcleos
Memoria RAM y almacenamiento16 GB de RAM LPDDR5-6400 | SSD de 1 TB
PantallaLiquid Retina XDR de 14,2” | Resolución de 3.024 x 1.964 píxeles | 254 ppp | ProMotion de 120 Hz | True Tone | 1.000 nits
Conectividad inalámbrica / redesWiFi 6e (802.11 ax) | Bluetooth 5.0
Conectores de datos / A/V3 x USB C 3.2 Thunderbolt 4 (40 Gb/s) | Jack combinado de 3,5 mm | Lector tarjetas SDXC | HDMI
Sonido6 altavoces | Dolby Atmos | Matriz de tres micrófonos de estudio
BateríaConector MagSafe 3 a USB C | 70 Wh | Cargador 96 W
PrecioMacBook Pro de 14” con M1 Pro (8 núcleos) 2.249 euros | MacBook Pro de 14” con M1 Pro (10 núcleos) 2.749 euros | MacBook Pro de 14” con M1 Max (32 núcleos) 3.669 euros

Análisis del MacBook Pro 14” con M1 Pro por apartados:

Vuelven los puertos y un diseño que recuerda a 2015

Como decía en los primeros párrafos de este análisis, 2020 ha sido un año en el que, por azares del destino, he estado usando un MacBook Pro de 13,3 pulgadas de 2015 que sustituí por un MacBook Pro de 13,3 con M1 y justo ahora mis dedos se mueven por el teclado del Apple MacBook Pro de 2021 de 14” con el M1 Pro.

Esto hace que tenga todavía muy frescas las sensaciones que tenía con el que, para muchos, fue el último MacBook Pro realmente pensado para profesionales, antes de que los Apple quisiera convertir los MacBook Pro en los nuevos MacBook Air.

,,

Paradójicamente, el diseño del nuevo MacBook Pro de 14 pulgadas está más cercano a aquel MacBook de 2015 que al de 2020.

A simple vista el nuevo MacBook Pro parece más grueso y sus formas son más rectas. Eso no tiene porqué ser negativo. Al final, la escasa diferencia en ese grosor juega a favor de la refrigeración y de otros factores que afectan al rendimiento.

Con unas dimensiones de 31,26 x 22,12 cm y 1,55 cm de grosor, el nuevo portátil profesional es solo un milímetro más grueso y solo un poco más grande que el modelo de 13,3 pulgadas. Sus 1,61 kg de peso también lo hacen algo más pesado.

El aluminio reciclado sigue siendo el material predominante y mantiene la manzana en la tapa, junto a las líneas más rectas y contundentes le aportan un aspecto más industrial. Más robusto.

MacBook Pro 14” con M1 Pro, análisis y opinión

El toque diferencial lo encontramos en la parte inferior donde se incorpora el nombre del modelo. También encontramos unas ranuras cerca de los laterales que mejoran la refrigeración y permiten que el sonido “respire” y se expanda hacia los lados creando una sensación más envolvente.

Uno de los aspectos que más aplaudirán los profesionales sea el retorno de la mayoría de los puertos que desaparecieron en 2016 obligando a los usuarios a llenar sus mochilas de adaptadores.

Vuelve el lector tarjetas SD (el completo, el que de verdad usan los creadores de contenido) y el HDMI 2.0 que, junto a los tres USB de tipo C con Thunderbolt 4 mejora la conectividad permitiendo conectar hasta tres monitores externos con señal 4K a 60Hz, además de la pantalla integrada.

MacBook Pro 14” con M1 Pro, análisis y opinión

Este es un salto importante ya que el MacBook Pro de 2020 estaba limitado y solo podía sacar imagen a un monitor externo a 4K y 60 Hz desde sus Thunderbolt 4. Personalmente, lo único que he echado en falta en alguna ocasión ha sido un USB de tipo A para conectar un pendrive o un micrófono USB para grabar los podcast.

La conectividad inalámbrica se mantiene con el soporte para redes WiFi 6 y Bluetooth 5.0, además de los habituales sistemas de compartición de archivos propios de Apple.

Un monitor profesional en la mochila y el mejor sonido en un portátil

Al levantar la tapa se nos presenta la segunda gran novedad de este modelo: la pantalla Liquid Retina XDR de 14,2 pulgadas. Tradicionalmente los MacBook Pro ya cuentan con pantallas de muy buena calidad, pero este punto es especialmente notable en la nueva generación.

MacBook Pro 14” con M1 Pro, análisis y opinión

Es una pantalla MiniLED como la que incorporan los últimos iPad Pro – que analizamos aquí—o el monitor Pro Display XDR de Apple. El resultado más evidente es una mejora significativa en la viveza de los colores y el contraste que, aunque continúa siendo una tecnología basada en LED, se acerca a los resultados del OLED.

Apple ha conseguido estirar la diagonal de la pantalla sin que ello afecte en exceso a las dimensiones finales del portátil. Aquí es donde entra en juego el notch, uno de los elementos que más polémica ha suscitado con la llegada de este nuevo modelo.

Debo confesar que al principio era algo reacio con el notch, pero usarlo a diario me ha despejado todas las dudas. Dadas las circunstancias, no es mala solución. Contribuye a reducir unos marcos que ya eran impropios para un portátil de 2021 y ayuda a aumentar la resolución hasta los 3.024 x 1.964 píxeles con una densidad de 254 ppp.

MacBook Pro 14” con M1 Pro, análisis y opinión

En el uso práctico, el notch sigue las directrices de los notch que encontramos en los móviles, donde no resta espacio en pantalla, sino que suma una franja de pantalla adicional para acomodar los menús de opciones a cada lado del notch.

Pero ojo, esto solo es aplicable a un sistema operativo que, como MacOS, tiene los menús disociados de las ventanas y siempre se muestran en el borde superior de la pantalla. El notch sería inviable en Windows, por ejemplo, donde los menús se encuentran en la propia ventana.

MacBook Pro 14” con M1 Pro, análisis y opinión

Aunque podría pulirse un poco más su integración en el sistema, me parece mejor solución para aligerar los marcos que poner la cámara en el marco inferior o integrarla en el teclado con lo que se obtiene el peor ángulo visual posible para una videollamada.

En este notch se integra una cámara FaceTime HD que, por fin, apuesta por una resolución de 1080p con un sensor de mayor tamaño que en modelos anteriores. En este notch también se acomoda el sensor de luz ambiental que alimenta las funciones True Tone que ajusta la temperatura del color en función de la luz ambiental.

Más allá de lo llamativo del primer día, debo decir que al segundo día el notch empieza a pasar desapercibido y no afecta en absoluto a su uso. Cuando hay una ventana activa, se activa el menú superior y las opciones se ajustan a ambos lados del notch.

Cuando se activa la vista a pantalla completa, el espacio de los menús se oscurece, el notch desaparece y se crea un marco negro más ancho similar al del MacBook Pro de 2020. Cero drama en ese sentido.

La pantalla se sitúa a un nivel profesional con una calibración de color excelente que se complementa con la tasa de refresco variable ProMotion de 120 Hz que se adapta al tipo de contenido y,según Apple, consigue un brillo medio de 1.000 nits y picos de hasta 1.600 nits al reproducir contenido en HDR.

MacBook Pro 14” con M1 Pro, análisis y opinión

Esto se traduce en una pantalla con un color calibrado, imprescindible para diseñadores y creadores de contenido en general, que mantiene su precisión incluso en entornos muy luminosos o a pleno sol.

Si la calidad de imagen es uno de los puntos fuertes de este portátil, la del sonido no se queda atrás. Monta 6 altavoces con los que puede separar mejor las distintas frecuencias, pero además los woofers cuentan con un sistema de cancelación de fuerza.

Esto, básicamente, consiste en añadir un segundo cono invertido que vibra de forma opuesta al principal contrarrestando el exceso de vibración en el recorrido de la membrana del altavoz. De ese modo, se eliminan las vibraciones innecesarias que generan las distorsiones en el sonido. La Tercera Ley de Newton en todo su esplendor.

MacBook Pro 14” con M1 Pro, análisis y opinión

El sonido es nítido, potente y espaciado incluso cuando no se está reproduciendo contenido en Dolby Atmos, tecnología que también soporta ese conjunto de altavoces, y cuenta con una notable presencia de bajos con una definición inédita en un portátil.

Las novedades en el apartado del sonido llegan incluso al jack de auriculares que, aparte de cambiar de lado con respecto al modelo de 2020, también mejora la tolerancia para auriculares con mayor impedancia y añade soporte para la tecnología de sonido espacial de Apple.

El M1 Pro puede con todo manteniendo la temperatura y el silencio

Aportar mejoras estéticas, de conectividad, de pantalla o del sonido serían motivos más que suficientes para que algunos fabricantes firmaran una nueva generación de portátiles, pero Apple ha puesto toda la carne en el asador para completar el catálogo de la primera generación de procesadores M1 con la llegada de los procesadores M1 Pro y M1 Max.

El MacBook Pro de 14 pulgadas que estamos analizando permite configurarse con los procesadores M1 Max y con dos variantes de M1 Pro.

MacBook Pro 14” con M1 Pro, análisis y opinión

En función de la cantidad de memoria RAM y de almacenamiento elegido durante su compra, estará disponible el procesador M1 Pro con 8 núcleos o el M1 Pro con 10 núcleos.

Dado que la memoria RAM está integrada en el propio SoC y el almacenamiento lo está en la placa base, hay que poner especial atención a la configuración que se elige porque estos elementos no se podrán actualizar o ampliar.

MacBook Pro 14” con M1 Pro, análisis y opinión

Como ya he repetido, uso habitualmente un MacBook Pro con M1 de 2020, por lo que la comparativa side-by-side en el rendimiento con ambos procesadores me ha resultado sencilla, aunque es innecesaria porque el aumento de potencia de los nuevos chips es más que evidente al usar herramientas como Final Cut Pro.

Al editar vídeo con Final Cut Pro o DaVinci Resolve el M1 Pro no tiene problemas con la vista previa en tiempo real con clips en 4K a 60 fps y muestra el contenido sin tirones ni lag incluso cuando se opta por usar los clips originales y no versiones optimizadas. Algo que no siempre se consigue con los M1 que montan los MacBook Pro de 2020.

MacBook Pro M1 Pro 2021 (10 núcleos)MacBook Pro M1 2020
GeekBench 5 (Single | Multi)1.765 | 12.2461.739 | 7.671
3D Mark Wild Life Extreme10.410 | 62,3 fps4.895 | 29,3 fps
Cinebench R23 (Single | Multi)1.531 | 12.2881.512 | 7.636
Bruce X para Final Cut (Renderizar | Exportar)10,98 segundos | 12,23 segundos15,36 segundos | 17,15 segundos

Los test sintéticos ponen negro sobre blanco que las diferencias entre los procesadores M1 y los M1 Pro no están tanto en la potencia puntual de sus núcleos como en la potencia sostenida, cuando entra en juego la intervención de varios núcleos de procesamiento y, sobre todo, el ancho de banda disponible.

Tanto el M1 como el M1 Pro se comportan de forma fluida, pero al ejecutar tareas más intensivas o que requieran un mayor esfuerzo gráfico, es cuando realmente se aprecia la diferencia del MacBook Pro con el procesador M1 Pro.

Lo mejor de todo es que el M1 Pro no se relaja cuando el equipo está funcionando con batería como sucede con algunos portátiles con procesadores Intel y AMD, sino que continúa siendo igual de resolutivo esté conectado o no.

Algo que nos ha llamado la atención es el excelente trabajo del sistema de refrigeración que, para ser franco, no he notado en absoluto y eso es muy bueno para un portátil de estas características.

Conste que no es que el sistema de refrigeración no haya funcionado durante las poco más de dos semanas que llevo usando este equipo, si no que ha sido necesario poner a renderizar clips de vídeo con resolución 5K cargados de efectos en Final Cut Pro para que el MacBook Pro de 2021 considerara que era el momento de activar sus ventiladores.

MacBook Pro 14” con M1 Pro, análisis y opinión

Aún así, hemos tenido que –literalmente— pegar la oreja al portátil para escuchar la leve respiración de los ventiladores, mientras que apenas se apreciaba un leve aumento del a temperatura en la parte superior del teclado.

Una de las claves de la arquitectura en la que se basan los procesadores M1 es que la memoria RAM y el almacenamiento o está integrado en el propio SoC o se encuentra a muy corta distancia soldado en la propia placa, por lo que las solicitudes de datos se completan con valores de latencia muy bajos.

Si a esto unimos un mayor ancho de banda para transmitir esos datos y un almacenamiento SSD eficiente, el resultado es la sensación de obtener un funcionamiento fluido e inmediato al realizar cualquier tarea.

MacBook Pro M1 Pro 2021 (10 núcleos)MacBook Pro M1 2020
Velocidad de escritura5.898, 4 MB/s2.215,2 MB/s
Velocidad de lectura5.336,7 MB/s2.888,6 MB/s

Apple nos ha cedido una unidad equipada con un SSD de 1 TB, uno de los requisitos para poder optar al procesador M1 Pro de 10 núcleos, y 16 GB de RAM que presenta unas tasas de transferencia de datos realmente impresionantes.

El software también tiene un gran impacto en el rendimiento de los portátiles de Apple, y en este caso el MacBook Pro de 14 pulgadas nos llega con la última versión de MacOS 12.0.1 Monterey.

MacBook Pro 14” con M1 Pro, análisis y opinión

Con la llegada de los nuevos procesadores también hemos recibido las optimizaciones que permiten a aplicaciones de terceros aprovechar mejor el potencial de Neural Engine y los 16 núcleos de GPU que integra el M1 Pro.

Hemos notado la mejora en el funcionamiento en aplicaciones como la suite de creatividad de Adobe y, sobre todo, en las de edición de vídeo DaVinci Resolve y Final Cut Pro.

Un teclado y trackpad menos futurista pero muchísimo más eficientes para trabajar

El MacBook Pro de 14 pulgadas que estamos analizando no solo ha supuesto un antes y un después en términos de potencia, sino que también representa la aceptación de la evidencia de que no todas las soluciones son eficientes para todos los perfiles.

La TouchBar fue una de esas soluciones que se presentó en su día como la panacea en usabilidad pero que nunca ha llegado a cuajar en el ámbito profesional donde resulta mucho más eficiente las combinaciones de teclas. Personalmente, prefiero mil veces el atajo Mayúsculas + F5 de Photoshop que mil iconitos en la TouchBar.

MacBook Pro 14” con M1 Pro, análisis y opinión

El MacBook Pro de 2021 recupera la primera línea del teclado con teclas de función que se unen a la tecla Escape que ya regresó en la anterior versión y se incorpora una tecla Touch ID con el mismo aspecto que las integradas en los nuevos teclados de Apple.

El teclado mantiene el mecanismo de tijera con perfil bajo de la generación anterior que sustituía a los problemáticos teclados de mariposa que no ha dado más que problemas tanto a Apple como a los usuarios.

MacBook Pro 14” con M1 Pro, análisis y opinión

Con un recorrido corto, una pulsación algo más esponjosa y un tamaño de tecla generoso, el teclado del MacBook Pro consigue mejorar la precisión al escribir reduciendo el número de errores y aportando un extra de comodidad cuando tienes que pasar muchas horas al día tecleando.

Como detalle novedoso el nuevo teclado luce un fondo negro en lugar de mantener el color del chasis. Más allá de lo estético, al oscurecer el fondo crea la sensación de que la retroiluminación variable del teclado es más visible en cualquier circunstancia, mejorando la ubicación de los signos iluminados que ganan en contraste.

MacBook Pro 14” con M1 Pro, análisis y opinión

El trackpad mantiene las características que han hecho que muchos usuarios consideren a los paneles táctiles de Apple como los mejores del mercado.

En este caso el MacBook Pro de 14 integra un trackpad algo más reducido que el del modelo de 16 pulgadas, pero igualmente preciso con las funciones Touch Force que reconoce los niveles de presión y responde a los gestos de forma inmediata.

Bienvenido de nuevo MagSafe, aunque no te necesite tanto como antes

Llegamos a uno de los apartados más importantes para un portátil de las características de este MacBook Pro de 14 pulgadas. Es aquí donde se decide la eficiencia del resto de componentes que ya hemos visto. Debo reconocer que la autonomía de este MacBook Pro con M1 Pro ha superado con creces mis expectativas.

MacBook Pro 14” con M1 Pro, análisis y opinión

El MacBook Pro de 2020 superaba con creces la jornada de trabajo sin pasar por el cargador hasta el día siguiente, pero no esperaba que el MacBook Pro de 14”, con una pantalla de mayor tamaño y con un procesador más potente, casi duplicara la autonomía del modelo anterior.

Con un uso intermedio en el que he estado editando fotos, navegando con una veintena de pestañas abiertas en Chrome, escuchando música en streaming, viendo vídeos y, sobre todo, redactando mucho texto con la pantalla al 50% de brillo, la batería del MacBook Pro ha aguantado dos días de trabajo sin pasar por el cargador.

Obviamente, cuando se han intensificado las tareas de edición de vídeo y revelado digital de fotos, esa autonomía se ha reducido, pero siempre quedando dentro de la jornada completa de uso.

MacBook Pro 14” con M1 Pro, análisis y opinión

Al recuperar la carga de batería nos reencontramos con el conector magnético MagSafe 3 que no solo evitará que el portátil desafíe las leyes de la gravedad si tropezamos con el cable, también aporta una carga rápida capaz de recuperar el 50% de la carga en 26 minutos, el 70% en unos 36 minutos y el 100% en 75 minutos.

Al otro lado del conector MagSafe encontramos un cargador de 96W con conexión USB C. No obstante, también pueden usarse los conectores Thunderbolt 4 para cargar el equipo ofreciendo mayor versatilidad y opciones cuando en movilidad no tenemos el cargador de Apple a mano.

Para vosotros, profesionales

Llegamos a la recta final de este análisis del que MacBook Pro de 2021 de 14 pulgadas que muchos han llamado ya “el portátil de la reconciliación”. Lo cierto es que el título no podía estar mejor elegido ya que es precisamente lo que representa este portátil: la reconciliación de Apple con los profesionales que dan apellido a este este equipo.

No voy a negar que, como profesional que hace fotos, no pude contener una exclamación de alegría–y casi una lagrimita— en la presentación de esta nueva generación de MacBook al ver, al fin, un portátil con aspiraciones profesionales montando un lector para tarjetas SD.

MacBook Pro 14” con M1 Pro, análisis y opinión

La pantalla no defrauda manteniendo las expectativas de calidad y precisión profesional, y lo acompaña de un sonido acorde que, en muchas ocasiones, permite prescindir por completo de los auriculares.

La llegada de la nueva hornada de procesadores M1 Pro y M1 Max han demostrado estar a la altura del rendimiento que se espera de un equipo profesional, y se marca una doble pirueta bordando un consumo ridículo y un control de la temperatura increíble para un procesador con semejante nivel de potencia.

MacBook Pro 14” con M1 Pro, análisis y opinión

El punto negativo es el habitual en los equipos de Apple: el MacBook Pro es un equipo caro, que requerirá una importante inversión a los profesionales. El modelo que hemos analizado tiene un precio oficial de 2.749 euros.

Sin embargo, si tenemos en cuenta la relación precio y rendimiento, y lo comparamos con los propios MacBook Pro con procesadores Intel, el MacBook Pro de 2021 es considerablemente más barato que los modelos con procesadores Intel Core i9 equivalentes en potencia de años atrás.

Apple ha escalado muy bien lista de precios en relación a las necesidades y nivel de potencia que ofrecen sus procesadores M1 y es más que probable que no todos los usuarios necesiten la potencia de un MacBook Pro con M1 Pro de 10 núcleos y mucho menos la de los M1 Max.

La cordura y el sentido común ha vuelto a los equipos profesionales de Apple haciendo la vida más fácil a los profesionales con los conectores, la pantalla y los procesadores que necesitan para desarrollar su trabajo. Sin lugar a dudas, este MacBook Pro es para vosotros, profesionales.

Nota técnica

94

Y además