Logo Computerhoy.com

Una luna de Saturno tiene un océano helado de 20 kilómetros de espesor y podría albergar vida extraterrestre

Claudia Pacheco

Luna de Saturno
  • La sonda Cassini de la NASA se ha autodestruido al entrar en la atmósfera de Saturno.
  • La órbita de la luna Mimas podría aportar datos de la formación y el estado del núcleo de este satélite.

En la carrera por conquistar el espacio, cada descubrimiento puede ayudar a comprender las condiciones que pueden darse para que se desarrolle la vida extraterrestre. Una de las lunas de Saturno ha llamado la atención de los astrónomos, que creen que puede esconder un océano helado bajo la superficie.

La luna Mimas de Saturno es una de las 146 que se conocen de este planeta hasta el momento. Las imágenes muestran una superficie llena de cráteres y los expertos no han podido evitar las comparaciones con la estación espacial de la Estrella de la Muerte de Star Wars gracias al enorme cráter junto al ecuador. 

Mimas era un satélite que pasaba desapercibido: los astrónomos creían que su núcleo era completamente sólido y el aspecto de la superficie no indicaba que hubiese las mínimas condiciones para desarrollar la vida de microorganismos o seres vivos más complejos. Un nuevo estudio analizado en Daily Mail ha descubierto que debajo del enorme cráter se puede esconder un océano helado.

La misión Cassini de la NASA ha llegado a Mimas

El estudio ha sido posible gracias a la misión Cassini de la NASA. El proyecto ha enviado un satélite de medición que ha estudiado el espacio durante dos décadas. La nave se adentró en 2017 en la atmósfera de Saturno, más inhóspita que la de la Tierra y con tormentas que generan vientos de hasta 550 km/h, donde se ha destruido intencionadamente.

Cassini ha aportado nuevos datos de la posición y la órbita de Mimas. La órbita de esta luna parece estar influenciada por un enorme océano helado bajo la superficie más que por un núcleo sólido como creían los científicos en las anteriores investigaciones.

Océano

La NASA ha recogido los datos de la nave Cassini, pero el estudio se ha realizado en el Observatorio de París. La investigación ha evidenciado que la capa de hielo podría tener entre 20 y 30 kilómetros de espesor y no sería tan antigua como parece. El océano tiene unos 25 millones de años y está en continua evolución.

Este descubrimiento puede sentar un precedente en la forma de comprender el papel de las lunas heladas de tamaño mediano en el Sistema Solar. Los océanos de hielo bajo la superficie ofrecen información inalterada de la evolución de las condiciones de una luna a lo largo de millones de años y la posible presencia de microorganismos en alguna de esas etapas.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Etiquetas: NASA, estudios