Logo Computerhoy.com

Los móviles cada vez tienen menos cámaras: 3 razones por las que no es una mala noticia y 2 por las que sí

Roberto Corrales

Cámaras múltiples en los móviles
  • El número de sensores de cámara de los móviles no ha crecido sino que se ha recortado en los 3 últimos años.
  • Aunque nunca es fácil renunciar a algo que ya tenías en los modelos antiguos, hay varias razones por las que esto no es un problema para la experiencia de usuario.

Hablar de las cámaras de los móviles se volvió mucho más complicado hace casi una década, cuando las marcas empezaron a utilizar las cámaras múltiples, es decir, con varios sensores. 

Por un momento, parecía que el número de lentes crecía tanto que no iba a parar nunca. Se lanzaron móviles comerciales con 6 cámaras en total, e incluso un modelo especializado con... ¡12 sensores!

Pero en los últimos años la mesura se está comenzando a imponer en el diseño de las cámaras de los smartphones, ya que se está produciendo el proceso inverso: los móviles actuales tienen menos lentes de imagen que sus predecesores.

¿Para qué necesitas tener tantas cámaras en tu móvil?

Según los datos de la firma de análisis de mercado Counterpoint Research, el momento álgido en cuanto a la cantidad de cámaras en los smartphones se alcanzó entre los años 2020 y 2021 pero la tendencia de los dos últimos años es a la baja.

En la actualidad, cerca de la mitad de los móviles que se lanzan al mercado tienen cámaras traseras con dos o menos sensores. De ellos, la inmensa mayoría son configuraciones duales, como las presentes en los iPhone 15 estándar pero también en terminales de gamas medias y de entrada.

Pero esto no ha sido siempre así. Los smartphones con cámaras duales o con solo un sensor trasero estaban cayendo en desgracia solo tres años antes. En 2021 tocaron su punto más bajo, y estaban presentes en alrededor de 1 de cada 3 móviles anunciados, limitados solo a las gamas bajas, con la excepción de los iPhone y poco más.

Evolución del número de cámaras en los móviles

Counterpoint Research

El diseño de cámaras traseras más común hoy en día es el triple. Está presente en alrededor del 50% de los lanzamientos hasta noviembre de 2023, según los datos ilustrados por Counterpoint. 

Los modelos Pro de Apple, como el iPhone 15 Pro, llevan ya 5 generaciones teniendo cámaras triples, que también están presentes en los Samsung Galaxy S24, y protagonizan tanto las gamas medias como las altas.

Aunque en 2020 las cámaras triples ya eran muy comunes, solo estaban presentes en poco más de un tercio de los lanzamientos.

Quizá el segmento en el que más se nota el cambio de tendencia son las cámaras traseras cuádruples. Cerca de un cuarto de los móviles lanzados en 2020 optaban por estas configuraciones de cámara, ya que no solo era la opción elegida en terminales de gama alta como el OnePlus 10T o el Huawei P40 Pro+, sino también en gamas medias como el Redmi Note 9 de Xiaomi.

Pero en la actualidad las cámaras cuádruples se ha convertido en una opción minoritaria y menos del 10% de los móviles que se lanzaron en 2023 optaban por esta configuración. Aunque la mantienen algunos buques insignia de gama muy alta como el Samsung Galaxy S24 Ultra, no es aventurado decir que se está convirtiendo en rara avis.

Las 2 razones por las que es una mala noticia para ti

Antes de nada, deja que empiece por la chicha del asunto, es decir, lo malo: es cierto que hay algunos motivos por los que no es una buena noticia que los móviles tengan menos cámaras que hace 3 años.

Primero, porque no es fácil renunciar a algo que tenías si ya te habías acostumbrado a esto.

La gran virtud de las cámaras múltiples es el uso de sensores con diferentes tipos de óptica: una cámara angular principal, un ultra gran angular (para las tomas más amplias), un teleobjetivo (para el zoom), un macro (para los detalles) y una lente de profundidad (para el desenfoque)...

Con menos lentes, irremediablemente se sacrifica calidad en determinados tipos de condiciones y, por mucho que se suplan de otras formas, si te habías acostumbrado a un buen macro o a un zoom óptico muy bueno, tus opciones en 2024 se reducen si lo quieres mantener. Y quizá tendrás que pasarte a una gama mucho más cara y no te quede otra que decirle adiós.

Y segundo, porque este recorte en lentes de cámara no ha hecho más baratos los smartphones de 2023, sino todo lo contrario, ya que el precio medio que pagan los consumidores españoles está en máximos históricos, según los datos de los analistas.

No es oro toda lente que reluce: las 3 implicaciones positivas de tener menos cámaras

Pero no es tan malo que los móviles de la actualidad ya no padezcan esa fiebre de las cámaras múltiples que se vivía hace unos años por otras razones.

Y es que más cámaras no producen necesariamente mejores fotos, ya que la calidad final de las tomas depende de muchos factores como la calidad del sensor, la capacidad de procesamiento del chip o el software de imagen y de cámara utilizado.

Eso se demuestra en el hecho de que los móviles de 2023 hacen fotos tan buenas o mejores en la mayoría de casos pese a tener menos lentes de cámara. ¿Por qué sucede esto y por qué te digo que es bueno?

Al haber menos demanda, en la actualidad los fabricantes de cámaras (Sony es el más importante pero hay muchos más) venden menos lentes de cámara diferentes pero en general la mayoría es de mucha mejor calidad que hace 3 o 4 años.

Hace un tiempo era relativamente frecuente encontrarte con móviles que ofrecían resultados muy malos, por ejemplo, en el ultra gran angular, con formas muy distorsionadas y colores alterados. Hoy eso no es tan común, aunque el problema no ha desaparecido del todo en algunos casos como las cámaras macro.

Otra buena noticia es que en los últimos años se ha producido una democratización de la fotografía computacional. Y es que cada vez hay más software detrás de las cámaras de los móviles de todo tipo.

Los complejos algoritmos de imagen que hace unos años solo destacaban en unos pocos móviles de precios elevados como los Pixel de Google, las series P de Huawei o los iPhones, ahora están presentes en prácticamente todas las variantes de precio, incluidas gamas medias e incluso de entrada.

Esto hace posible, por ejemplo, que el procesamiento permita modo macro en móviles que en realidad no tienen sensor macro ahora sea posible a través del gran angular. Otra opción es el zoom, que puede funcionar mediante un crop de tomas más grandes, o en general los mecanismos para eliminar el ruido o permitir la exposición más larga en el modo noche.

La fotografía computacional actual se basa en funciones de inteligencia artificial que hacen posible la fotografía computacional están presentes en cada vez más modelos de chips, y fabricantes como Qualcomm, MediaTek y compañía ya incluyen unidades neuronales también en procesadores baratos.

Y la tercera y última consecuencia positiva de la reducción de cámara es que ahora se utilizan menos sensores redundantes y hardware inútil que podías llegarte a encontrar antes con relativa frecuencia.

Y esto es bueno por dos motivos: el primero, y más evidente, es que se reduce el precio de fabricación de los móviles; el segundo tiene que ver con la sostenibilidad, ya que no es necesario elaborar componentes que tenían escaso efecto en las fotos finales o incluso que podían empeorarlas por su baja calidad solo por decisión de marketing.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.