Skip to main content

¿Para qué necesitas tener tantas cámaras en tu móvil?

moviles con camara 2019

27/02/2019 - 18:45

Si hace algunos años la batalla en la fotografía en el móvil se centraba en la cantidad de megapíxeles que tenían los sensores de las cámaras. En 2019 serán tendencia los móviles con cuatro y hasta cinco cámaras. ¿Para qué necesitas tantas cámaras en tu móvil?

Ante este asalto de sensores y ópticas a las traseras de los móviles, son muchos los usuarios que ya se preguntan, con cierta desconfianza, si esto no será una nueva maniobra de los departamentos de marketing para seguir vendiendo móviles. ¿Para qué quieres tener tantas cámaras en tu móvil?

Esa pregunta se está convirtiendo en una de las preguntas más recurrentes tras los últimos lanzamientos en los que, en algunos casos, no bastan los dedos de una mano para alcanzar a contar sus cámaras. Uno de los motivos por los que tu próximo móvil debería tener cuatro cámaras o más es la versatilidad a la hora de hacer fotos en diferentes escenarios.

De la misma forma que no eliges el mismo calzado para ir a hacer senderismo a la montaña, para ir al gimnasio o para una cena de gala, no se necesita el mismo tipo de lente para hacer una foto a un paisaje, que para un retrato o para apreciar la belleza de una abeja recolectando néctar en una flor.

Como veremos a continuación, un mayor número de cámaras no tiene por qué influir en el resultado final de las fotos. De ello solo depende la calidad de las lentes y sensores que forma cada una de las cámaras.

Doble cámara y la profundidad de campo para obtener fotos más realistas

En 2017 y 2018 la doble cámara trasera se estableció como formato estándar para la fotografía móvil y ya es raro encontrar un móvil que pretenda obtener un buen rendimiento fotográfico sin integrar una doble cámara en su trasera. Pero, ¿por qué son necesarias dos cámaras en el móvil?

Uno de los grandes problemas en la fotografía móvil es la falta de espacio. El usuario quiere cámaras superpotentes, pero que el smartphone no tenga un grosor de más de 8 mm para que no parezca que lleva un ladrillo en el bolsillo. Esta falta de espacio es uno de los mayores enemigos de la óptica empleada en fotografía, que necesita una determinada distancia entre lentes y un determinado tamaño de sensor para recoger la información de las imágenes.

El principal motivo por el que tu móvil tiene una doble cámara trasera es la imposibilidad de conseguir los resultados deseados con una sola lente como hacen las cámaras de fotos convencionales. Las dos cámaras trabajan de forma conjunta para obtener una sola imagen con mayor sensación de profundidad gracias a la información que aporta cada una de ellas.

La profundidad de una imagen (que en fotografía se denomina profundidad de campo) hace que las imágenes resulten más realistas y naturales ya que se acercan a cómo el ojo humano aprecia su entorno.

Si pones tu mano a 50 cm de tu cara y te fijas en ella verás que todo lo que hay detrás se desenfoca. En cambio, si fijas tu mirada en un punto más alejado, es tu mano la que pierde nitidez. Ese desenfoque es lo que utiliza el cerebro para determinar si un objeto se encuentra en el mismo plano que otro, y se consigue montando dos cámaras en un móvil.

La guerra de las cámaras móviles ya no se libra con megapíxeles (y eso es bueno para ti)

Durante estos últimos años, los fabricantes han utilizado diferentes estrategias de configuración para esta doble cámara trasera de los móviles. Unos, tal y como sucedía con el Huawei P20 Pro utilizan un sensor RGB de alta calidad para la cámara principal y complementaban la información de la iluminación y la profundidad de la escena con un sensor en blanco y negro. El resultado son escenas con un mejor contraste y brillo, además de añadir información de profundidad de la escena y mejorar su rango dinámico.

Otros fabricantes han optado por integrar lentes con distancias focales distintas para obtener información con la que crear imágenes con mayor profundidad de campo, y al mismo tiempo ofrecer un zoom óptico de dos aumentos.

Uno de los ejemplos más populares lo encontramos en la doble cámara trasera que montan los iPhone XS Max de Apple, que cuentan con una cámara principal con una distancia focal de 26 mm y una secundaria de 52 mm, justo el doble. Gracias a esto, se obtiene información de los dos planos y se mejora la profundidad de campo.

El efecto Bokeh ha cambiado para siempre los retratos

Uno de los efectos de potenciar la profundidad de campo en las fotografías es la diferenciación de los distintos planos mediante el desenfoque progresivo de los elementos que se encuentran detrás (o delante) del sujeto protagonista de la foto que mantiene el foco. Lo cual hace que el protagonista de la foto destaque mucho más. Es lo que se ha popularizado como efecto Bokeh.

Una de las modalidades más conocidas del efecto Bokeh es la que se aplica en los retratos. En este contexto, este efecto utiliza la información de profundidad que le proporcionan las dos cámaras para desenfocar el fondo de la foto haciendo que el protagonista del retrato destaque sobre un fondo desenfocado que le aporta una apariencia mucho más natural, ganando calidad en el resultado final dado que se acerca más a la foto que obtendrías con una cámara réflex de calidad.

Samsung Galaxy A9

La llegada del efecto Bokeh a la fotografía móvil lo ha cambiado todo ya que, desde ese momento, dos cámaras han pasado a ser el mínimo exigible a cualquier móvil que quiera ofrecer unos retratos de calidad.

La doble cámara da el salto al frontal

Si contar con una doble cámara consigue que tu móvil haga mejores retratos, ¿por qué no llevarla al frontal para conseguir mejores selfies?

Pues eso es precisamente lo que algunos fabricantes han hecho durante 2018 y continuarán esta tendencia durante todo 2019. Uno de los ejemplos lo encontramos en el nuevo Samsung Galaxy S10 Plus, que incorpora una doble cámara frontal con la que es posible tomar retratos con el mismo efecto de desenfoque y la misma calidad que se logra con la cámara trasera.

Esto incrementa el número de cámaras que montan los móviles de 2019, pero lo hace desde un punto de vista que no afecta a la versatilidad, sino que lo afecta directamente a su calidad ya que permite mejorar la sensación de profundidad de las fotos tomadas con estas cámaras dobles.

Más cámaras, más versatilidad

Como ya hemos indicado, la falta de espacio es uno de los problemas más serios a los que se enfrenta la fotografía móvil. Esto impide que las cámaras de los móviles puedan montar ópticas que cubran un rango focal variable, como sí sucede en las cámaras de fotos convencionales, en las que puedes pasar de una distancia focal de gran angular (de 16 mm, por ejemplo) a una lente telefoto (de 80 mm) con solo mover un dial.

Ante esta imposibilidad física de integrar lentes con distancia focal variable en los smartphones, los fabricantes de móviles han optado por montar dos cámaras adicionales con estas distancias focales fijas.

Fotos nocturnas Samsung Galaxy A9

De ese modo, cuando quieras hacer una foto con mayor ángulo de apertura para que quepa un monumento histórico, un edificio o todo tu grupo de amigos, el móvil te ofrecerá la opción de usar la cámara equipada con lente gran angular para hacer esa foto.

Si prefieres captar la belleza de una delicada flor sin comprometer en enfoque, puedes usar la cámara con lente telefoto de tu móvil para obtener una foto en la que se aprecie hasta el mínimo detalle gracias al zoom que proporciona una lente con mayor distancia focal.

Para todo el resto de fotografías, incluidos los retratos, el móvil utilizará la doble cámara o la cámara principal que cuenta con una distancia focal intermedia.

El mercado de las cámaras fotográficas cae un 84% desde 2010

Esto aporta al usuario una mayor versatilidad a la hora de hacer fotos, pudiendo elegir la lente más adecuada para cada situación, manteniendo la máxima calidad óptica ya que cada foto se toma directamente en la focal adecuada y no mediante ampliaciones o recortes. Ese es uno de los motivos por los que querrás tener tantas cámaras en tu móvil.

Haciendo un recuento rápido, nos encontramos que, un móvil con el que obtener una buena calidad de foto en retratos y selfies debería montar una doble cámara en el frontal y la trasera. Esto ya suman cuatro cámaras.

Samsung Galaxy A9

Si a esto le sumamos la posibilidad de hacer fotos con un gran angular y le añadimos un zoom más amplio, no tardamos en acabar con un móvil con cinco cámaras o seis cámaras entre las manos. Insistimos en que el número de cámaras incluidas en un móvil no siempre es sinónimo de calidad, ya que eso depende de las lentes y del sensor que usen.

Sumar cámaras para la engañosa carrera por el mayor zoom

Otro de los motivos por los que los fabricantes tienen interés en integrar tantas cámaras en sus móviles es el de proporcionar una mayor capacidad de zoom en sus fotografías.

Para ello utilizan una tecnología conocida como Zoom híbrido en el que se combinan las fotos obtenidas por las distintas focales y, mediante inteligencia artificial y diversas técnicas de recorte, se generan de forma digital las focales intermedias entre ellas.

De ese modo, se logra un zoom progresivo que simula al zoom óptico, pero que en realidad no lo es dado que no cuenta con un sistema de lentes móviles en su interior por falta de espacio.

Actualmente los fabricantes se encuentran inmersos en una batalla por conseguir el título de “móvil con mayor zoom”. Esto les lleva a presentar móviles equipados con varias cámaras de distintas focales en las que el sensor de la cámara principal, que normalmente es el que tiene una distancia focal intermedia, es de más de 40 megapíxeles. Esto les permite recortar y tratar la imagen mediante distintas técnicas para obtener un zoom híbrido sin pérdidas significativas en la calidad de imagen final.

Nokia 9 Pureview, la fotografía según Nokia

Nokia siempre ha tenido un punto de vista muy personal en cuanto a la relación entre tecnología y fotografía, por lo que algunos de sus móviles han marcado un punto diferenciador con respecto al resto de sus contemporáneos.

El último en llegar ha sido el Nokia 9 PureView que, hasta la fecha, ostenta el récord de ser el móvil con más cámaras del mundo. Nada menos que 5 cámaras en su parte trasera y una en el frontal. Sin duda, el Nokia 9 PureView será uno de esos móviles que hará que muchos usuarios se pregunten por qué quieren tener tantas cámaras en un móvil.

Nokia 9 PureView

No obstante, la propuesta de Nokia en 2019 no va orientada ni al zoom, ni a lograr efectos en la profundidad de campo como ya hemos visto en otros móviles. Nokia ataca directamente a la calidad final de la foto con una ingeniosa forma de procesar las fotos.

Tres de las cinco cámaras traseras del Nokia 9 PureView utilizan sensores en blanco y negro para tomar las fotos, mientras que las dos cámaras restantes montan un sensor a todo color. Probablemente este ejemplo te sonará al que hemos mencionado al principio de este artículo sobre el uso que hacían los móviles de Huawei de la doble cámara.

Sin embargo, Nokia da una vuelta de tuerca más haciendo un único disparo con sus cinco cámaras traseras simultáneamente generan cinco fotos iguales, pero con ajustes de exposición ligeramente diferentes. Algo similar a lo que sucede al hacer una fotografía HDR.

HDR en la pantalla frente al HDR en la cámara: qué es cada uno y qué diferencias hay

Después, los cinco archivos generados se combinan y fusionan generando una sola imagen con cinco veces más información de lo normal, generando una foto final con más matices entre los tonos más claros y los más oscuros, así como la posibilidad de elegir el punto de enfoque y su intensidad incluso después de haber hecho la foto.

Por lo tanto, las cinco cámaras que incorpora el Nokia 9 Pureview se justifican por crear un penta-HDR que permite obtener un nivel de detalle y riqueza de matices inéditos hasta la fecha.

Bien sea para conseguir una mejor calidad de la imagen, para lograr un zoom óptico más potente o para ofrecer al usuario una mayor versatilidad de uso ante cualquier escena, la presencia de numerosas cámaras integradas en los móviles está justificada, y es una tendencia que irá al alza a medida que los fabricantes encuentren nuevas formas de combinar la información de diversos archivos de imagen en una sola foto para mejorar su calidad final.

upday