Skip to main content

Boeing patenta los campos de fuerza mediante escudos de plasma

escudo de fuerza boeing
user

23/03/2015 - 11:04

Puede que no lo sepáis, pero además de fabricar aviones, Boeing también tiene una larga trayectoria en el desarrollo de productos de uso militar. Precisamente eso nos ocupa hoy, ya que Boeing ha patentado los campos de fuerza. No hablamos tanto de los deflectores estilo Star Trek, sino más bien de los escudos de Star Wars. Incluso la terminología es futurista: microondas, escudos de plasma... 

Tal y como ellos lo han descrito, en realidad el escudo no sirve para impactos físicos: nada de escudo antibalas. Lo que sí que hace es ofrecer cierta protección ante las ondas expansivas de explosiones cercanas. Lo denominan "Método y sistema para la atenuación de ondas expansivas mediante arco electromangnéticos.

Si os gusta Star Wars, no os perdáis el tráiler de la última película de la saga

La patente incluye un sensor capaz de detectar la oleada que sigue a una explosión, y un generador de escudo que recibe la advertencia y actúa en conseucencia. Lo hace ionizando una zona limitada, produciendo un campo de plasma entre el objetivo a defender y la explosión, utilizándo lásers, electricidad y microondas. 

La zona que se ioniza de repente cambia en temperatura y densidad, produciendo una reistencia que se interpondrá entre las ondas expansivas. 

"La patente reduce la densidad energética de la onda expansiva creando un escudo en su camino que refleja, refracta y absorbe al menos una parte de esta onda", leemos en los documentos oficiales. 

Esto tiene una contraposición: el escudo no sólo reflejará la onda expansiva, sino que también impedirá que la luz lo atraviese. Por eso, todo el que se encuentre dentro de campo de acción se quedará virtualmente ciego, sumido en la más completa oscuridad. 

Suena futurista, y de momento no es más que una patente, pero siempre resulta inquietante saber que la carrera armamentística no sólo no se detiene, sino que se prepara para conflictos que aún no podemos ni imaginar. 

Ver ahora: