Consejos para comprar un escáner

escáner

En una época de transición a lo digital como la que estamos viviendo, en la que la mayoría de documentos que utilizamos en nuestro día a día son digitales, pero todavía persisten algunos documentos y facturas en papel, el escáner cobra una importancia básica ya que es el dispositivo que permite la transformación de un documento físico en un documento digital.

El escáner también resulta imprescindible en otros ámbitos más allá de la ofimática o de la gestión documental. La digitalización permite aplicar tratamientos posteriores a los nuevos archivos que se crean.

Por ejemplo, puedes escanear negativos de tus fotos para crear nuevas copias de fotos antiguas, aplicándoles retoques digitales con editores de fotografía.

Es por esto, que antes de decidir qué escáner comprar, deberás meditar sobre el uso que vas a hacer de él, puesto que no se requiere la misma calidad ni prestaciones en un escáner para fotografías, que en uno para digitalizar documentos.

A continuación, vamos a revisar algunas características fundamentales que se deben tener en cuenta para elegir qué escáner comprar.

Tipos de escáner

Básicamente existen tres tipos de escáner: escáneres planos, manuales y con alimentador de documentos.

La principal diferencia entre ellos es la forma de escanear el documento.

Los escáneres planos son los más habituales y su funcionamiento es como el de una fotocopiadora (que básicamente también es un escáner).

Para usarlo, bastará con poner en documento a escanear sobre una superficie de cristal bajo la cual se desplaza la lámpara que recoge la información del documento. Este sistema engloba tanto a los escáneres fotográficos, como para oficinas o domésticos.

los escáneres planos son los más habituales

Este tipo de escáneres planos es el más habitual en equipos multifunción o de sobremesa.

Una variante más profesional de los escáneres planos es el escáner auto alimentado o escáner con alimentador de documentos. Este tipo de dispositivos utilizan un sistema de escaneo similar al de los escáneres planos, a excepción de que el proceso de entrada, escaneo y salida del documento se realiza de forma totalmente automatizada.

Esta automatización del proceso permite escanear un gran número de documentos sin esfuerzo ya que el usuario solo tiene que colocar los documentos a digital en la bandeja de entrada y volver para vaciar la bandeja de salida una vez se han escaneado todos los documentos.

los escáneres autoalimentados son muy útiles en las empresas

Este tipo de escáneres es menos habitual en el ámbito doméstico y suelen utilizarlo empresas dedicadas a la digitalización de documentos y, en contrapartida, habitualmente solo permiten el escaneo de documentos en blanco y negro y con peor calidad de imagen que los escáneres planos.

El último tipo de escáner pertenece a los escáneres manuales y portátiles.

Como su propio nombre indica, estos dispositivos carecen de cualquier soporte o anclaje con respecto al documento que va a ser escaneado, por lo que tendrá que ser el usuario quien mueva el escáner por la superficie del documento. Esto los convierte en una herramienta muy versátil y portable. Un ejemplo de este tipo de escáneres son los que permiten escanear tarjetas de visita, textos línea a línea o el escáner-ratón que te mostramos en el siguiente vídeo.

Sensor

Una vez tienes claro el uso que vas a hacer del escáner, es necesario profundizar un poco en esa amalgama de números, siglas y datos que llenan las hojas de especificaciones de los productos.

El escáner no deja de ser un instrumento óptico que, al igual que la fotografía, utiliza la luz para captar un objeto real. Esa luz es captada y llevada hasta un sensor fotosensible que convierte los distintos niveles de brillo en señales electrónicas que finalmente forman una imagen digital idéntica a la real.

La calidad del sensor será determinante para obtener una imagen digital lo más cercana posible a la imagen real.

En la actualidad, predomina la presencia de dos tipos de sensores para escáneres: sensores CCD (Charge-Coupled Device) y sensores CIS (Contact Image Sensor).

Los sensores CCD se basa en una lámpara de xenón que emite un haz de luz directa hacia el papel, la luz rebota y mediante un espejo se redirecciona mediante una serie de lentes hacia el sensor CCD que recoge la imagen y la procesa.

El sensor es el encargado de recoger la imagen que se quiere escanear.

En el caso de los sensores CIS, en lugar de redireccionar el rebote del haz de luz hasta un solo sensor, se disponen una fila de sensores acompañados de unos diodos de luz, que recorren la superficie de escaneado captando directamente la luz rebotada, sin necesidad de ninguna lente o espejo.

Entre los escáneres domésticos, el sensor más habitual es el CIS, por ofrecer un buen equilibrio entre el coste de fabricación y la calidad de imágenes que obtiene. Además, los dispositivos que utilizan este tipo de sensor pueden ser más pequeños ya que no necesitan integrar ningún tipo de lente.

En cambio, el sensor CCD es el rey absoluto en escáneres fotográficos y profesionales o en los que se requiere una muy buena calidad, ya que permite capturar una cantidad de información óptica superior a la de los sensores CIS.

Mejores equipos multifunción por menos de 100€

Resolución

La resolución óptica es uno de los aspectos decisivos en la compra de un escáner ya que, a mayor resolución, mejor calidad en la imagen obtenida y más fiel a la realidad será.

La resolución máxima de un escáner se muestra en forma de dos valores: la resolución óptica y la resolución mecánica.

La resolución óptica o resolución horizontal es la que indica la cantidad de información horizontal que recoge el sensor en cada línea de escaneado, mientras que la resolución mecánica o vertical es la que indica la cantidad de pasos que tiene que avanzar el módulo de reproducción para completar la imagen en vertical.

Office Lens, el escáner de Microsoft para iOS y Android

De estos datos se extraen las medidas de resolución que encontrarás en las especificaciones. Por ejemplo, cuando encuentres que un fabricante te indica que si dispositivo tiene una resolución de 600 x 1.200 ppp, significa que cada línea horizontal tiene una resolución de 600 ppp, y que necesitará 1.200 movimientos por pulgada para completar el escaneo en vertical

Este dato se muestra mediante la cantidad de puntos por pulgada (ppp o dpi de sus siglas en inglés) que es capaz de capturar el dispositivo.

El número de puntos por pulgada es una cuantificación del número total de puntos que el sensor es capaz de detectar. Por lo que cuanto mayor número de puntos por pulgada tenga la imagen escaneada, mayor definición y calidad resultará.

Los puntos por pulgadas indican la resolución que tendrá la imagen

Existen dos tecnologías para determinar la resolución: la óptica y la interpolada.

La resolución óptica, o real, es la que muestra la cantidad de puntos de una imagen captada mediante el sensor.

En cambio, para lograr la resolución interpolada de un escáner se utiliza un software que crea, de forma artificial, puntos que realmente no se han captado.

Cada vez que aumenta la imagen mediante interpolación, el número de puntos generados (inventados por el software) es mayor, la imagen pierde información real sobre su composición y, en consecuencia, baja la calidad. ¿Habéis probado a hacer una fotocopia de una fotocopia que a su vez ha sido fotocopiada? Pues el resultado es el mismo. Pérdida de calidad absoluta.

Por desgracia, muchos fabricantes utilizan la resolución como reclamo para sus productos, por lo que a la hora de elegir qué escáner comprar, hay que asegurarse de que la resolución que indican es óptica (o real) y no interpolada.

App Google Drive se actualiza con nuevo diseño y escáner

Profundidad de colores

La profundidad de color es el valor que indica la capacidad del escáner para procesar el rango del color y el contraste de una imagen.

A mayor número de bits, más nivel de degradado de un mismo color puede detectar el escáner y, por lo tanto, mayor precisión en los detalles, lo que permite capturar en la digitalización todo el rango cromático del original.

La profundidad de color más habitual en los escáneres es la de 24 bits, aunque existen dispositivos que trabajan con una profundidad de color de 32 bits y 48 bits.

Este factor tiene gran importancia para las funciones destinadas al entorno profesional del diseño gráfico, donde los degradados y la exactitud en los colores resulta básica.

La profundidad de color indica la capacidad de mostrar tonos del mismo color

Velocidad

La velocidad de escaneo puede parecer algo baladí para el usuario doméstico que va a escanear una foto o un documento. Pero es muy importante para el entorno profesional en el que se deben escanear cientos de fotos o miles de documentos.

Esta velocidad se basa en el formato del documento y la resolución que se utilice. Es importante considerar que, en ocasiones, es mejor que el escáner tarde unos segundos más, si las calidades resultantes son considerablemente superiores.

Algunos escáneres permiten digitalizar en una sola pasada las dos caras de un documento. Algo que también debe tenerse en cuenta si lo que se busca es productividad a la hora de escanear documentos.

Fujitsu presenta ScanSnap iX100, su escáner para móviles

Ruido

Al igual que la velocidad, el nivel de ruido que emite el escáner mientras trabaja puede no ser importante cuando se escanean documentos en casa o de forma esporádica.

Pero los escáneres acostumbran a ser ruidosos y cuando deben estar trabajando durante todo el día en una oficina con personas alrededor, contar con un nivel sonoro bajo es muy importante para el bienestar de quien lo rodea.

Tamaños de documento admitidos

Al igual que sucede con las impresoras, el tamaño del escáner define el tamaño de los documentos que puede procesar.

El tamaño más habitual es el formato A4, el folio de toda la vida, pero si vas a necesitar escanear diferentes tamaños de documentos es importante asegurarte de que podrás hacerlo, ya que existen escáneres de diferentes tamaños para cubrir las todas las necesidades de digitalización.

El tamaño del documento a escanear es importante

Adaptador para transparencias

El formato de documentos nos lleva directamente a otro de los aspectos a tener en cuenta a la hora de comprar un escáner: los accesorios para escanear negativos o adaptadores de transparencias.

Estos accesorios permiten convertir los negativos de película fotográfica o diapositivas en imágenes a color, permitiéndote escanear los negativos de fotos antiguas para obtener nuevas copias en formato digital.

Este accesorio será especialmente importante si tu intención es utilizar el escáner con fines fotográficos, aunque existen escáneres especialmente diseñados para este fin.

El adaptador de diapositivas permite escanear negativos

Conexión

Aunque el tipo de conexión elegida por la gran mayoría de escáneres del mercado es el USB, existen algunos modelos portátiles que permiten comunicarse con el ordenador de forma inalámbrica mediante Wi-Fi.

Otros, más orientados para el entorno empresarial, también permiten conectarse a él a través de una red local, de forma que puedes enviar los documentos escaneados a cualquier ordenador de la red.

Software nativo y programas de reconocimiento de texto

Por último, pero no menos importante, está el software que incluye el escáner.

Aunque si bien es cierto que existen muchos programas que permiten controlar la digitalización de documentos gracias al estándar de comunicación de escaneado TWAIN, algunos fabricantes ofrecen soluciones específicas que facilitan su uso.

Un ejemplo pueden ser las funciones de escaneado con un clic en el que, tras insertar un documento en el escáner, basta con pulsar un determinado botón en el escáner para crear una versión digitalizada del documento en PDF en una determinada ubicación de tu ordenador.

Además, muchos escáneres incluyen programas de reconocimiento de texto (OCR), que permite identificar cada letra y palabra del documento escaneado, para crear un documento que podrás editar y modificar como si lo hubieras creado con un editor de textos en tu ordenador.