Drones podrán volar en áreas pobladas con un plan de seguridad

Drones podrán volar en áreas pobladas con un plan de seguridad

Ayer, durante la ceremonia inaugural de Expodrónica, la primera Feria Internacional de Drones Civiles que tiene lugar en España y que se celebra en Zaragoza el 24 y 25 de septiembre, la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) aprovechó para anunciar algunos de los puntos que recogerá la nueva normativa que regula el uso de aviones no tripulados en nuestro país.

Uno de los aspectos a destacar del nuevo Real Decreto es que, para que el dron pueda volar en zonas pobladas, se exigirá a la empresa o al piloto la presentación de un plan de seguridad que garantice que no hay peligro para los habitantes. Así lo explicaba en el evento Isabel Maestre, directora de AESA: "Se va a permitir el sobrevuelo de zonas pobladas siempre y cuando el operador del dron presente un estudio de seguridad, que analice los riesgos que tiene esta operación para las personas"

En este plan de seguridad será necesario demostrar que el aparato dispone de algún componente para reducir el riesgo de sufrir un accidente, como la presentación de un certificado con los requisitos de probabilidad de fallo que se utilizan habitualmente en aviación. 

Por otro lado, la nueva normativa recoge que, para actividades profesionales, los aparatos de hasta 25 kilogramos podrán volar fuera del campo visual del piloto, utilizando para ello la tecnología adecuada que permita garantizar la seguridad de la operación. 

Volar un dron en estos lugares podría salirte muy caro

En la actualidad, se pueden usar drones para llevar a cabo actividades profesionales autorizadas, como las labores de emergencia y salvamento, tareas de observación y vigilancia aérea o en trabajos de investigación. El uso de aviones no tripulados para estas actividades está regulado en España desde hace un año.

Debido al aumento exponencial que está experimentando la afición por estos aparatos, que es consecuencia en gran medida de la caída de precio de los drones, cada vez hay más aficionados que utilizan sus vehículos para actividades lúdicas o deportivas. Aunque las directrices a seguir son diferentes al uso profesional, estos operadores también tienen que cumplir con unas pautas que garanticen la seguridad. 

Piloto de drones, una profesión con futuro

Para pilotar un dron de manera particular, hay que tener en cuenta que el aparato tiene que estar dentro del campo visual del operador y no sobrepasar los 120 metros de altitud. Por otro lado, no hace falta tener un título, pero sí hay que saber volar con seguridad. Además, sólo se puede volar en zonas adecuadas, como las áreas despobladas, y en caso de que se causen daños será responsabilidad del piloto. 

Por otra parte, hay que saber que los operadores lúdicos no pueden utilizar los drones en zonas pobladas, ni por las noches, ni en zonas donde circulen vuelos a baja altura. Incumplir la normativa puede suponer multas de hasta 225.000 euros.

[Fuente: ABC]