Volar un dron en estos lugares podría salirte muy caro

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
Volar un dron en estos lugares podría salirte muy caro

Un comunicado del Ministerio de Fomento junto con la AESA advierte de multas de hasta 225.000 euros por volar drones en playas, bodas o conciertos entre otros.

Tener y poder volar un dron es una de las sensaciones del momento. De hecho ya hay quien trata de convertirse en piloto de drones. Pero, ¿cuáles son la leyes que regulan su vuelo?

Hasta la fecha había infinidad de vacíos legales en los que no se tenía muy claro qué titulación era necesaria o en qué lugares se podía y en cuáles no.

La Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) ha publicado una serie de recomendaciones para el vuelo de drones.

Se trata de un comunicado necesario en el que se empieza a clarificar cuáles son los requisitos para poder volar un dron con fines recreativos.

Entre ellas advierte que volar un dron como hobby no necesita habilitación por la propia AESA, pero que no podrá volar sobre zonas urbanas y tampoco sobre aglomeraciones de personas.

Es decir, no podremos volar un dron en parques, playas, conciertos, manifestaciones o procesiones, dado el peligro que podría suponer este tipo de aeronaves entre la gente.

¿Acaso no recordamos el vídeo del accidente en el concierto de Enrique Iglesias? Por coger uno que sobrevolaba acabó con numerosos cortes en el brazo.

“La Agencia recuerda que el uso de un dron como hobby o vuelo recreativo no necesita habilitación de AESA, pero sí debe cumplir las normas de seguridad. En ese sentido, la Agencia destaca que no se pueden volar drones en zonas urbanas y tampoco sobre aglomeraciones de personas, es decir, no se pueden volar drones en parques, playas, conciertos, bodas, manifestaciones, procesiones, etc.”

Coca-Cola sorprende con un dron a trabajadores en Singapur

Los requisitos para volar un dron tampoco permiten de noche ni cerca de aeropuertos, aeródromos o lugares donde tengan lugar vuelos a baja altura. Tiene lógica si tenemos en cuenta el peligro que supondría un dron cerca de un paracaidista o alguien haciendo parapente.

Volar un dron se han convertido en un gadget cada vez más popular entre los ciudadanos para actividades tanto ociosas como deportivas.

Una de las razones se debe a la bajada de precio constante de los drones, cada vez más asequible para todos los bolsillos.

Por último, AESA advierte que el incumplimiento de la norma podría salir muy caro a quienes estuviesen pilotando la aeronave.

[Fuente: AESA]