Skip to main content

La producción en masa de las CPU en 10 nm de Intel empezará en 2019

Intel Cannon Lake

27/04/2018 - 09:43

Parece que el salto a la miniaturización de los procesadores para las nuevas generaciones está costando más de lo planeado a empresas como Intel y AMD. Y es que, tanto Intel como AMD están buscando bajar de los 12 y 14 nanómetros que utilizan actualmente en sus procesadores, pero aunque la hoja de ruta está ahí, no son capaces de poner en marcha la producción en masa de los nuevos procesadores.

Y es que, centrándonos en Intel, la compañía acaba de compartir sus resultados financieros del primer periodo del año y ha confirmado que la producción en masa de los primeros procesadores de 10 nanómetros tendrá que esperar hasta 2019. Actualmente, los procesadores de octava generación, los Coffee Lake para sobremesa y portátiles, están construidos utilizando una arquitectura de 14 nm++, una evolución de Broadwell, la arquitectura de 2014. Entre 2011 y 2014, Intel logró bajar de los 32 nm a los 14 nm, pero no han sido capaces de dar el salto a una unidad menor.

Gracias a los 7 nanómetros, los procesadores pasarán la barrera de los 5 GHz

Puede que el motivo haya sido la relajación de AMD durante estos años y, por tanto, la nula necesidad de dar un paso más allá en la arquitectura, dedicándose a aumentar la frecuencia y, en algunos casos, la cantidad de núcleos, pero sin apostar por una verdadera revolución favorecida por el paso a una construcción en 10 nanómetros (o, incluso, menos). Coffee Lake llegó el año pasado, cuando también supimos que Cannon Lake aparecería en algún momento de este año como los procesadores para portátiles más eficientes.

Cannon Lake estará construido en 10 nanómetros, lo que significará una mayor eficiencia energética, pero aún son pocos datos los que tenemos sobre estos procesadores. Lo único que sabemos es que el Intel Core i3-8121U incluido en una de las próximas unidades NUC de Intel será el primero con arquitectura Cannon Lake, aunque no tenemos datos sobre la cantidad de núcleos o el consumo. 

En los resultados financieros de Intel, se puede ver que el negocio de los PC y los servidores va viento en popa, creciendo un 25% respecto al periodo anterior. Por eso, Intel no tiene la necesidad de presionar para conseguir los procesadores de 10 nanómetros. Y es que, parece que no están del todo contentos con el rendimiento actual de los procesadores en 10 nm y, debido a esa posición de liderazgo y el rendimiento de los procesadores de octava generación, Intel ha marcado 2019 como el año de producción en masa de los procesadores de 10 nanómetros.

Las ventajas de procesadores más pequeños

Este año hemos visto cómo diferentes fabricantes hablan de las bondades de los procesadores más pequeños. Bajar de los 14 nanómetros de Intel o los 12 de los AMD Ryzen a los 10 o 7 nanómetros será una ventaja a nivel de rendimiento, pero también en cuanto a eficiencia energética se refiere. Tomando el caso de los procesadores fabricados en 7 nm, como se espera que sean los próximos procesadores de AMD para sus gráficas y CPU, el rendimiento aumentará en un 40% mientras que el consumo disminuirá en un 60%.

Algo similar ocurrirá, supuestamente, con el corazón del iPhone 2018. Y es que, el procesador Apple A12 podría estar fabricado en 7 nanómetros, lo que haría que el nuevo iPhone fuera más potente y consumiera menos batería, aumentando su autonomía. Eso sí, no sabemos si la decisión de Intel de retrasar la producción en masa de los procesadores de 10 nanómetros afectará a Cannon Lake o también a Ice Lake. Ice Lake será la nueva generación de Intel para ordenadores de sobremesa y, supuestamente, estarán fabricados en 10 nm+, un proceso optimizado que partirá de los 10 nanómetros de Cannon Lake.

¿Quién bajará primero de los 10 nanómetros, Intel o AMD? Para los amantes de los circuitos, que AMD vuelva a la lucha con sus Ryzen es una buena noticia.

[Fuente: Intel; PCGamer]

Y además