Se deja devorar por una anaconda para grabar desde dentro

Se deja devorar por una anaconda para grabarse por dentro en el interior del estómago. Así es el documental de Discovery Channel Eaten Alive.

Todo vale para ganar la batalla de la audiencia. Basta con poner cualquier cadena de televisión para darte cuenta. Desde debates en donde se premia a quién mas grita e insulta, a realities en donde los participantes van completamente desnudos.

La máxima expresión de esta tendencia es Eaten Alive, el documental que Discovery Channel emitirá el próximo 7 de diciembre.

En Eaten Alive, el naturalista Paul Rosolie se dejará devorar por una enorme anaconda de más de cinco metros de largo, para grabar la experiencia desde dentro del estómago de la serpiente. Tal como suena.

Paul Rosolie y el equipo de Discovery Channel han viajado al Amazonas para encontrar una anaconda lo suficientemente grande como para devorar a un hombre. Y la hallaron:

Eaten Alive anaconda devora a hombre

RTVE sube 5.000 documentales, gratis, en Internet

Paul Rosolie no se introducirá en el estómago de la serpiente a pelo, claro... Usará un traje especial con un cuerda, que le protegerá de los ácidos y los músculos de la anaconda. Estos animales intentan romper los huesos de sus víctimas antes de digerirlos.

Eaten Alive devorado por una anaconda

Rosalie contará su experiencia desde el interior de la serpiente, y grabará imágenes. Después será extraido con ayuda de una cuerda.

Las anacondas y pitones se alimentan de cabras, ratas y pequeños animales, pero no atacan a los hombres. Aunque se han dado casos documentados de personas que, borrachas o dormidas, se han encontrado muertas en el interior de una pitón o una anaconda.

Este es es trailer de Eaten Alive:

 

El experimento ha irritado a las asociaciones ecologistas, que protestan porque supone un maltrato extremo del animal: "una anaconda adulta no tiene las mandíbulas lo suficientemente anchas como para que quepan los hombros de un hombre adulto", comenta un experto en el Daily Mail.

Incluso se ha iniciado una recogida de firmas en Change.org para que Discovery no emita el documental. Ya llevan 3.000 peticiones.

Lo cierto es que el programa ya ha sido grabado, y el propio Paul Rosolie ha confesado que tanto él como la serpiente están bien.

Veremos si las audiencias del programa dan la razón a quienes defienden este tipo de contenido. En todo caso, aunque así sea, ¿una alta audiencia sirve como justificante para todo?

[Fuente: Discovery]