Skip to main content

Felicidades Google: 20 años que han cambiado para siempre el mundo

Buscador de Google

04/09/2018 - 10:20

Hoy 4 de septiembre hace exactamente 20 años que todo cambió para siempre. Fue en esta misma fecha de 1998 cuando Internet y el mundo sufrieron una sacudida que entonces no parecía tan decisiva: nació Google, una compañía que ha terminado convirtiéndose en mucho más que eso.

La historia de Google es de sobra conocida por todos, ¿o no? Ya hemos dicho que esta empresa es mucho más que un buscador, es Alphabet, el paraguas empresarial bajo el que ahora se agrupa la propia Google y una constelación de pequeñas empresas que van desde el coche autónomo hasta la energía fotovoltaica.

¿Por qué es Google tan importante? ¿Qué ha cambiado en nuestra forma de ver el mundo? Aquí van algunas claves por las que la gran G ha hecho que la humanidad cambie en los últimos 20 años.

El todopoderoso algoritmo de Google

Nadie, ni siquiera los propios fundadores de Google, sospecharon entonces en qué se convertiría su buscador, cuyo único fin era poner a disposición de los usuarios todas las páginas web de la WWW a golpe de teclado y ratón, recuperando dichas páginas por palabras clave.

Hoy en día esto es lo que se conoce como algoritmo, es decir, lo que decide qué webs aparecen en los resultados de búsqueda según las palabras que introduces. Es uno de los secretos mejor guardados del mundo, pues ¿a quién no le gustaría saber la clave para aparecer en primer lugar?

Este algoritmo tiene la capacidad para decidir lo que es relevante y lo que no, y es que si hay una frase que ilustra la historia de Google es aquella que dice "si no está en Google, no existe". Y es así: aunque hay otros buscadores como Bing o Yahoo, el éxito de Google es tal que los usuarios casi no piensan en alternativas: todo tiene que estar ahí, y si no, mala suerte para la persona que desapareció de la faz de Internet.

Esta circunstancia golpea sobre todo a los medios de comunicación y las tiendas online, muy dependientes de las visitas que llegan a través de Google. En el primer caso, luchan con el SEO para ganar en posicionamiento web, mientras que en el segundo engrasan el algoritmo con anuncios e inversiones en publicidad.

Este último punto es importante, y es que aunque Google es hoy Alphabet y genera ingresos en otros lugares, la publicidad online sigue siendo la fuente de ingresos Nº1 de este gigante empresarial. Y eso nos lleva a la siguiente cuestión, la más peliaguda.

¿Es Google el Gran Hermano del Siglo XXI?

Para todos aquellos que hayan leído la novela 1984 de George Orwell, el Gran Hermano es mucho más que un programa de televisión. Se trata de un ente que lo vigila todo y lo sabe todo acerca de los ciudadanos, descripción en la que encajan varias compañías tecnológicas.

Una de ellas es Google, que acumula ya varios escándalos relacionados con la privacidad de los usuarios, aunque poco a poco la sociedad va aceptando el nuevo paradigma, el que consiste en dar por hecho que hay varias empresas que lo saben todo de ti: tu historial de navegación, tus hábitos de compra y hasta tu ubicación, quieras o no.

Google sigue dependiendo de la publicidad, y ésta depende del éxito de los anuncios. Para conseguir que entres a un anuncio y compres, la compañía recopila datos personales de las webs que visitas, el tiempo que las visitas o los lugares a los que sueles ir. Con esta información pueden hacer un perfil bastante aproximado de ti y de los productos que te pueden interesar. Acto seguido, comienzan a mostrarte publicidad online y ¡sorpresa! Dinero que entra.

Esta cosecha de datos personales no ha parado de aumentar en los últimos 20 años, haciendo que la publicidad sea cada vez más personalizada y multiplicando por lo tanto los ingresos de Google. Sin ir más lejos en los inicios del buscador era impensable la mera posibilidad de tener 100% ubicados en un mapa a sus usuarios. A día de hoy es posible gracias a los smartphones.

Uno de los retos a los que se enfrenta Google es el de mantener el anonimato y la seguridad de estos datos, una vez que prácticamente se puede dar por hecho que nunca van a dejar de recopilarlos. Al menos, los usuarios y la ley exigen que sean tratados de forma anónima y protegidos contra injerencias externas.

De la revolución del buscador web a Android

Móvil logo de Android

Android es el sistema operativo más popular del mundo a día de hoy, es de Google y es Open Source. Esto era también una auténtica utopía allá por 2018, cuando los móviles inteligentes aún no eran ni un boceto.

Ahora Android ha desbancado a Windows como sistema operativo líder y cada vez más personas prescinden del PC. No se puede decir que este cambio haya sido debido a Google, pero sin duda Android ha contribuido al proporcionar un SO barato que puede hacer funcionar móviles low cost, la principal puerta de entrada a Internet para cientos de millones de personas en todo el mundo.

Actualmente es fácil encontrar varios productos en cualquier parte del planeta, como una Coca Cola y un móvil Android. De esta forma Google ha extendido sus tentáculos a los lugares más insospechados, arrinconando a la competencia y generando miles de millones de personas expuestas a la compañía de forma potencial. Es todo un triunfo empresarial sin precedentes.

Al crear Android, Google entró en una nueva dimensión empresarial. El buscador pasó a ser un producto más dentro de un portfolio en constante crecimiento. Digamos que fue la auténtica palanca para hacer de la compañía una marca realmente potente y con capacidad para dominar en sectores alejados de la pantalla y el ratón, de generar más ingresos y de decidir más sobre la economía mundial.

Estos son los lugares más extraños descubiertos por Google Earth, otro producto de la compañía

El mejor ejemplo es quizás Maps, muy atado a la expansión de Android pero que ha terminado convirtiéndose en un auténtico estándar en lo que a navegación GPS se refiere, jubilando ya a los antiguos GPS para coches y motos que ahora parecen obsoletos.

A día de hoy no son pocos los retos a los que se enfrentan Android y Google. 20 años después, el pequeño buscador tiene en su mano parte del destino de cientos de compañías, pequeñas y no tan pequeñas, que dependen de que Android siga tal y como hasta ahora, algo que no está ni mucho menos garantizado.

Este sistema operativo tiene auténticos problemas de fragmentación, y es que Google publica su versión "limpia" y los fabricantes de móviles la adaptan a sus teléfonos, algo que lleva meses o incluso años. Esto hace que la cantidad de versiones de Android instaladas por todo el planeta tienda a multiplicarse, y eso conlleva problemas de seguridad, entre otros inconvenientes.

Es por esto que se especula con que Google podría crear una versión cerrada de su SO muy pronto, al estilo iOS de Apple. Es decir, pasaría a mandar y controlar al 100% sobre Android o el nombre que se le dé, renunciando así al alma Open Source del proyecto para dar un mejor servicio al usuario.

No obstante, nada es tan sencillo: Android ha hecho a Google la empresa superpoderosa que conocemos hoy día, muy distinta a la que nació hace 20 años. Todo ha sido gracias también a que empresas como Samsung, LG o Huawei han abrazado su SO, pero ¿qué va a ocurrir si deja a estas en la estacada? ¿Podría Google retener la popularidad en móviles sin ellas?

Alphabet, mucho más que Google: YouTube, coche autónomo y más

Hemos hablado ya de Alphabet, la matriz que hubo que crear para agrupar a la cantidad de empresas satélites de Google que poco o nada tienen que ver con el buscador, ahora muy diluido dentro del ecosistema.

Dentro de Alphabet hay proyectos de todo tipo, pero destaca especialmente uno de los más rentables: YouTube. El buscador explica el pasado de Google y en cierta medida el presente, pero sería imposible comprender el futuro sin esta plataforma de vídeo adquirida en 2006 por 1.300 millones, una auténtica ganga si lo vemos en retrospectiva.

El público joven cada vez lee menos y cada vez usa menos el PC. Se conecta desde el móvil y ve vídeos, algo que todos los analistas han detectado ya. Es por eso que YouTube ha pasado a ocupar un papel central dentro de la estrategia de cara al futuro, porque la inversión publicitaria se desplaza rápidamente al vídeo, y si algo ha demostrado hasta ahora Google es que saben adelantarse a los demás para continuar en el partido.

Este es el curriculum que triunfa en empresas como Google

Por si esto fuera poco, la cantidad de proyectos que la compañía estadounidense ha emprendido hasta ahora no son ni mucho menos pocos. Un ejemplo es el coche autónomo de Waymo, que ya rueda por las calles de Estados Unidos e incluso acepta pasajeros. Es la gran apuesta a largo plazo: dominar un sector que ni siquiera existe aún, adelantarse a la competencia para hacerte con un bocado cuando llegue el momento.

Con estos mimbres, Google aspira a crecer en absolutamente todas las direcciones, ya sea creando algo nuevo o simplemente comprando empresas que ya existen, aunque no siempre tiene tanta suerte o acierto, como prueban los repetidos fracasos a la hora de lanzar redes sociales o aplicaciones de mensajería, donde ya tiene varios productos que hacen prácticamente lo mismo: Google Plus, Hangouts, Duo, Allo y más.

Con o sin suerte, lo que parece claro es que Google ha cambiado la historia del mundo y de la tecnología para siempre en los últimos 20 años, y además está bien posicionada para hacerlo en los próximos 20. Con sus luces y sombras, tendremos que acostumbrarnos a seguir viendo su logotipo en los productos que consumimos cada día.

Tags:

#Google

Ver ahora: