Skip to main content

TSCM anuncia la construcción de una fábrica de chips de 5nm en Estados Unidos

TSMC

15/05/2020 - 08:49

El Gobierno de los Estados Unidos lo lleva persiguiendo desde hace tiempo. Sus malas relaciones con muchos de los países de Asia hacen peligrar el comercio de productos electrónicos. A Trump le preocupaba depender demasiado de las compañías tecnológicas del continente asiático y prefiere que la mayor parte de la producción se realice en suelo estadounidense. 

A principios de semana conocíamos que la Administración de EEUU estaba en negociaciones con los principales fabricantes de procesadores del mundo, Intel, TSMC y Samsung. En aquel momento Intel fue la que más entusiasmo mostraba, frente a TSMC que no quería hacer declaraciones al respecto. Hasta hoy que ha anunciado la firma definitiva de un acuerdo entre EEUU y la empresa para trasladar parte de la producción a Arizona. 

En la nueva fábrica se construirán chips de 5 nm, los más pequeños, rápidos y eficientes que hay ahora mismo en el mercado y que veremos en los móviles premium a partir del 2021. No obstante la fábrica no se empezará a construir hasta el 2021 y los 1.600 trabajadores que se contratarán no empezarán a trabajar en ella hasta 2024

Taiwan Semiconductor Manufacturing Company (TSMC) es uno de los principales proveedores de procesadores de Apple, por lo que es muy probable que los chips que se fabriquen en Arizona acaben formando parte de los iPhone que se vendan en el país. Sin embargo, a pesar de que Apple es uno de las compañías tecnológicas por excelencia en EEUU, también fabrica en Asia, concretamente en China. 

La compañía de Tim Cook aseguró en 2012 que volvería a ensamblar sus ordenadores MAC en su planta de Austin (Texas, Estados Unidos). No obstante, durante este tiempo se ha demostrado que el nivel de producción y costes que ofrecen países como China es muy difícil de igualar. 

TSMC, por su parte, asegura que en la nueva fábrica se hasta 20.000 obleas de chips al mes y de cada una de ellas se extraerán miles de chips. "Este proyecto es de una importancia estratégica crítica para un ecosistema de semiconductores de EE. UU" ha indicado la compañía en un comunicado. 

Los beneficios se verán con el tiempo, pues no sólo hay que tener en cuenta las puestos de trabajo que se van a crear, sino los costes que puedan suponer para los productos finales que comprarán los consumidores y las condiciones que implican este nuevo acuerdo. Ni la empresa ni el Gobierno de Estados Unidos han aclarado las reglas que se han estipulado en el acuerdo

Por un lado, esta nueva colaboración podría ayudar a TSMC evitando que la Administración de EEUU aprobara una nueva licencia especial de exportación  que les haría más difícil enviar los chips y otros productos tecnológicos desde China a EEUU. Mientras que por otro lado, podría suponer un inconveniente si el acuerdo estipula que el Departamento de Comercio de EE. UU puede prohibir a TSMC que venda sus chips a otras empresas como Huawei.

Por el momento, ninguna de estas condiciones se ha confirmado y mientras todo siga adelante en 2021 se empezará a construir la nueva fábrica que se suma a otra que ya tiene TSMC en Camas, Washington y los centros de diseño en Austin, Texas y San José, California.

Más:

#Destacado