Skip to main content

Facebook no es capaz de probar (o desmentir) el nexo entre Trump y Rusia

Facebook fake news Trump Rusia

26/01/2018 - 12:05

Ante el Congreso estadounidense, Facebook acaba de reconocer que no es capaz de probar (ni tampoco descartar) la relación existente entre la campaña de Donald Trump y Rusia en las elecciones a la Casa Blanca en 2016. Una explicación que se queda muy corta si recordamos que la compañía dirigida por Mark Zuckerberg sí reconoció que se había utilizado la red social para influir en las opiniones de los ciudadanos americanos (y del resto del mundo) durante la campaña electoral previa a las elecciones americanas.

Con la victoria de Trump en las pasadas elecciones, en todo el mundo se empezó a hablar más que nunca del tema de las fake news (o lo que es lo mismo, la existencia de noticias falsas) tanto en grandes medios de la prensa tadicional como en redes sociales de la talla de Facebook. Fue el propio Trump quien recuperó este término para referirse a los contenidos que se publicaban sobre él y no le favorecían (lo que, ojo, no significaba que no fueran verdaderos).

Las fake news crean confusión y desinformación, y también sirven para que determinados grupos o colectivos se lucren económicamente con ellas. De ahí la importancia de tener tanto cuidado para no compartir noticias falsas en las redes sociales. Tras las acusaciones de la supuesta intervención de Rusia en las elecciones americanas, el Congreso americano están investigando qué ocurrió antes, durante y después de los últimos comicios electorales estadounidenses.

Pero no es la primera vez que Facebook se somete a investigaciones judiciales. En octubre del pasado año representantes de Facebook -junto con los de YouTube y Twitter- declararon ante el Comité de Justicia de la Cámara de los Representantes de Estados Unidos para dar detalles del impacto que había tenido la presunta campaña rusa en sus redes sociales a la hora de influir en las elecciones americanas.

En esta ocasión y de acuerdo con una información proporcionada por el Comité de Inteligencia del Senado y recogida por The Hill, Facebook ha afirmado no poder probar ni tampoco descartar los nexos entre la campaña electoral de Trump y Rusia. Las palabras pronunciadas por los representante de la compañía con sede en Menlo Park (California) ante las preguntas de los senadores no pueden ser más claras: "Facebook no cree estar en condiciones de sustentar o refutar las acusaciones sobre una posible conspiración". Es decir, reconocen no ser capaces de calcular la magnitud de la supuesta intervención rusa en la campaña de Trump.

Tal y como recogen en Bloomberg, Facebook no ha conseguido encontrar una prueba definitiva que relacione con algún organismo ruso parte de la publicidad que apareció en su red social durante las elecciones de Estados Unidos. Por lo tanto, no pueden acusar a Rusia de haber introducido publicidad orientada a manipular la decisión de voto de los americanos.

En cambio, el organismo que está llevando a cabo la investigación ha recibido diversos informes elaborados por investigadores independientes que sostienen que Facebook sí cuenta con la capacidad suficiente para llevar a cabo un rastreo en la actividad registrada en la red social, y por lo tanto, estaría en condiciones de responder con más detalle a esta cuestión y de paso esclarecer si existió alguna relación entre Trump y el Kremlin ruso en Facebook en relación a la campaña electoral de 2016.

Aprende más sobre las Fake News con estos libros disponibles en Amazon 

Como recuerdan desde La Vanguardia, hace unos meses Facebook admitió que la compañía Internet Research Agency (que, pese a lo que nos pueda hacer pensar su nombre, en realidad es una organización de origen ruso) hizo cerca de 80.000 publicaciones entre los meses de enero de 2015 y agosto de 2017 que llegaron a un total de 29 millones de estadounidenses, y al compartirse impactaron a un total de 126 millones de ciudadanos.

Ademá de eso, invirtió cerca de 100.000 dólares en 3.000 anuncios de unas 470 páginas de Facebook - ya cerradas en estos momentos. Los contenidos de estas publicaciones estaban relacionados con la raza, la religión, los derechos a las armas y con la orientación sexual y de género, tal como admitieron en un comunicado publicado en septiembre de 2017.

Las 7 redes sociales más extrañas que existen

Para rizar aún más el rizo, en medio de esta poco esclarecedora respuesta hace algunos días conocíamos que Facebook adquiría Comfirm.io, una startup con sede en Boston y propietaria de una API que a través de sistemas biométricos es capaz de verificar rápidamente tarjetas de identificación gubernamentales como licencias de conducir o documentos de identidad, y confirmar si estas son auténticas o no. ¿Con qué finalidad? Entre otras cosas, para cruzar rápidamente datos de la identidad de los usuarios (o empresas) que compran publicidad en su plataforma.

Ver ahora: