Google Drive permite bloquear la descarga de ficheros compartidos

Google Drive permite bloquear la descarga de ficheros compartidos.

Ayer hablábamos, en la noticia de la muerte de Windows 10, sobre cómo Windows dejará de ser un sistema operativo para convertirse en un servicio como Google Drive. Dirá adiós a las actualizaciones por bloques (los populares Service Packs) para actualizarse de forma constante en segundo plano, sin que el usuario se entere.

Un ejemplo de esta filosofía de trabajo basada en la actualización continua, es la nueva función de Google Drive estrenada esta semana.

Una de las mejores propuestas de este popular almacén de ficheros en la nube es compartir ficheros y modificarlos en grupo. De esta forma no es necesario que cada mienbro del grupo tenga su propia copia del proyecto. Basta con disponer de una sola para que cualquiera puede modificarla.

Google Drive también permite compartir ficheros de sólo lectura, es decir, que no se pueden modificar. Sin embargo hasta ahora esos archivos, aunque no era posible modificarlos, se podían copiar, descargar o imprimr.

Una nueva funcionalidad añadida a las opciones que aparecen en la ventana para compartir ficheros, ahora permite bloquear la descarga, impresión o copia de archivos de sólo lectura:

Google Drive compartir ficheros

Cómo descargar la última versión de WhatsApp con Google Drive

Al pinchar con el boton derecho o seleccionar un archivo y elegir la opción Compartir, podrás marcar dicha casilla para que nadie lo descargue, imprima o copie. Es una función muy útil si quieres mostrar un documento a otras personas, pero no deseas que hagan una copia.

Otra novedad también añadida recientemente es que cuando permites a otras personas modificar un archivo de tu propiedad, ahora tienes la opción de impedir que ellos permitan a otras personas acceder al fichero sin tu permiso.

Cualquier nueva implementación que nos otorgue un mayor control sobre nuestra seguridad y privacidad, como ocurre  con estas funciones, es bienvenida. ¡Gracias Google!

[Fuente: Lifehacker]