Twitter entregará información de tuiteros antisemitas

Twitter y la Unión Europea

En un revés inesperado de las políticas que abogan por la libre expresión de los usuarios, Twitter anunció recientemente que había entregado a las autoridades legales francesas los datos necesarios para identificar a aquellos tuiteros que utilizaron el servicio de microblogging para escribir comentarios racistas. 

La querella legal entre Francia y Twitter viene desde octubre del año pasado, cuando la Asociación Francesa de Estudiantes Judíos (Union des Etudiants Juifs de France, por sus siglas en francés) interpuso una demanda contra la red por una serie de hashtags ofensivos y antisemitas, entre los que se encontraban #UnJuifMort (un judío muerto) y #SiJetaisNazi (Si yo fuese nazi), pidiendo además que se hicieran públicos los datos de los usuarios.

Las autoridades francesas respaldaron al grupo, aduciendo que los comentarios de los internautas violaron las leyes del país galo que condenan las expresiones de odio racial y negación del Holocausto.

Sin embargo, aunque Twitter retiró los comentarios negativos de su sitio web, la red social se había resistido a entregar la información de los comentaristas justificando sus acciones en que los datos de los mismos se encontraban guardados en Estados Unidos y que, por lo tanto, sólo podían entregarlos si un juez en París le daba una orden legal a sus compañeros en ese país. 

Twitter, además, no se hace responsable por el contenido que publican sus usuarios y aboga por la libre expresión de los tuiteros, salvo en los casos donde se compartan enlaces o contenido de pornografía infantil. En marzo de este año, la UEJF entabló otra demanda contra Twitter por negarse a entregar los datos y reclamó una suma de 38.5 millones de euros por daños y perjuicios. Dicha suma sería entregada a centros judíos en Francia. 

El servicio de microblogging, por su parte, manifestó en un comunicado que busca cooperar con las autoridades, que continuará luchando contra los comentarios racistas o xenófobos y que mejorará sus políticas para reportar tweets ilegales. Hay que recordar que Twitter es una de las pocas compañías que no se ha visto involucrada en el escándalo sucitado por las revelaciones de Edward Snowden, el fugitivo más famoso del mundo, acerca del proyecto ultrasecreto de PRISM

Fuente: The Guardian.