Logo Computerhoy.com

3 trucos geniales para que los niños ayuden con la limpieza de la casa

3 trucos geniales para que los niños ayuden con la limpieza de la casa

Uno de los retos más complicados en casa, es conseguir que los niños ayuden con la limpieza. Expertos nos ofrecen algunos trucos para "convencerlos".

Como casi todo en esta vida, aquello que los niños no se acostumbren a hacer de pequeños, cuando sean mayores será mucho más complicado. No le pidas por primera vez a un adolescente de 16 años que friegue los platos o limpie el baño, porque pasará completamente de tí.

Es importante que toda la familia ayude en la limpieza de hogar, y aún más, que comiencen a hacerlo desde niños. Si cogen el hábito cuando tienen 5 o 6 años de edad, luego no les costará nada hacerlo, e incluso se pondrán a ello sin que se lo ordenes.

Por supuesto, no se trata de poner a un niño de 8 años a limpiar los baños o a fregar la vajilla. Pero si somos listos y aprovechamos la psicología, estos trucos de experto conseguirán que los niños se diviertan limpiando la casa, e incluso te pidan que les dejes ayudarte. Suena a milagro, asi que vamos a ver de qué se trata...

Un nuevo estudio confirma lo que los gamers ya intuyen: los videojuegos aumentan el coeficiente intelectual de los niños en 2,5 puntos

La web Apartment Therapy ha recopilado tres trucos de expertos en tareas domésticas, que ayudan a involucrar a los niños.

El psicólogo Bethany Cook, de Chicago hace estas tres recomendaciones.

Convertir la limpieza en una actividad divertida

Para que un niño se involucre voluntariamente en una actividad, tiene que ser divertida. Limpiar suele ser aburrido, pero podemos darle la vuelta con un poco de imaginación.

El doctor Cook aconseja poner música que les guste a los niños, su música favorita, mientras se hace la limpieza.

Después hay que adaptar la tarea a su mentalidad. A los niños no les gusta recoger la ropa sucia, pero si le retas a crear un montón de ropa más alto que él, lo verá como un juego. Si le pides que meta los juguetes en el cesto sin pisar las baldosas negras del suelo, o lanzándolos desde 1 metro de distancia (si no se rompen, como los peluches), lo convertirá en un juego y le pondrá más ganas.

Asigna tareas según la edad

Como hemos comentado al principio, no le puedes decir a un niño que friegue el retrete o que haga la cama de matrimonio, porque no va a querer, o le va a costar mucho y se va a desanimar.

Hay tareas adecuadas para cada edad. Hasta los 5 años, pueden hacer cosas como apilar libros, meter los juguetes en una cesta, recoger la ropa, o vaciar las papeleras.

Estos son los productos de limpieza que nunca debes mezclar: producen nubes tóxicas, líquidos irritantes... ¡y hasta explosiones!

Entre los 6 y 10 años ya están preparados para regar las plantas, poner la mesa, prepararse el almuerzo del colegio, poner el lavavajillas o pasar el aspirador.

A partir de 10 años ya deben pasar a tareas más exigentes, como sacar el lavavajillas, limpiar las encimeras y los cristales, plegar la ropa, hacer la cama, barrer, e incluso cocinar platos básicos (con supervisión).

Personalizar los utensilios de limpieza

Si vas a dejar que el niño uses la escoba, un recogedor, o un trapo para quitar el polvo, no le dejes los tuyos. Permite que tengan sus propias herramientas de limpieza personalizadas.

Compra alguna de colores llamativos y ponle una pegatina con su nombre, pegatinas decorativas, dibujos, o lo que se te ocurra para hacerlos más atractivos para ellos.

Son conceptos sencillos de seguir, y si consigues crear un hábito de limpieza, cuando sean mayores limpiarán la casa por costumbre, sin que tengas que enfadarte para que lo hagan.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Etiquetas: Familia

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.