Skip to main content

Acusan a un dependiente de robar 1.300 tarjetas de crédito usando solo su memoria fotográfica

Factura tarjeta de crédito ticket

15/09/2019 - 08:05

Un dependiente de un establecimiento japonés, que trabajaba como cajero, ha sido detenido por la policía acusado de robar 1.300 tarjetas de crédito de los clientes que realizaban la compra, usando únicamente su memoria fotográfica.

Yusuke Taniguchi, de 34 años, fue arrestado cuando las autoridades detectaron que había comprado bolsos por valor de 2.500 euros, usando una tarjeta de crédito que había sido denunciada por robo. Los agentes interceptaron el pedido y se lo entregaron en persona... para posteriormente ser detenido.

Según ha explicado la policía, este dependiente utilizaba su memoria fotográfica para aprender mentalmente todos los datos de la tarjeta de crédito, incluyendo número, nombre, fecha de caducidad y los tres dígitos de seguridad, cuando el cliente se la entregaba para pagar. Un simple vistazo de apenas un par de segundos le bastaba para aprenderse todos estos datos. Cuando el cliente se marchaba, los apuntaba en papel.

La memoria fotográfica es una cualidad muy rara en los humanos, porque va en contra de la naturaleza del propio cerebro humano. Pese a que el cerebro es un órgano portentoso, tiene una capacidad finita. Recibe información continuamente a través de los sentidos, así que para no saturarse olvida buena parte de ella, cuando no la necesita.

Una persona con una memoria fotográfica almacena todos los detalles de imágenes concretas, pero esto solo se puede hacer de forma limitada, porque el cerebro no tiene espacio para almacenar tanta información. Si todas esas imágenes se conservasen, se llenaría enseguida.

Según los expertos, la mayoría de las personas con memoria fotográfica solo pueden recordar todos los detalles un máximo de cuatro minutos. A partir de ese plazo de tiempo, se comienza a olvidar parte de ellos. La policía japonesa no ha explicado cuánto tiempo pasaba desde que este supuesto ladrón de mente fotográfica se aprendía los datos de las tarjetas, hasta que los apuntaba en un papel.

A veces la memoria fotográfica se confunde con la memoria eidética, que consigue lo mismo (recordar imágenes con un nivel de detalle fotográfico), pero su naturaleza es muy diferente. Es una característica que desarrollan los niños entre los 6 y 12 años, pero desaparece cuando se vuelven adultos.

Algunos niños con memoria eidética son capaces de recordar todas las palabras de una página de un libro, escritas en un idioma que no conocen, simplemente observándola unos segundos.

Más:

#Seguridad, #sync