Skip to main content

Los coches autónomos se comunicarán con los peatones mediante pantallas

coche autonomo

07/09/2016 - 22:37

Drive.ai, una startup estadounidense dedicada a la conducción autónoma, ha desarrollado un sistema para que los vehículos autónomos se comuniquen con los peatones.

Las empresas del sector de los coches autónomos se han centrado en desarrollos tecnológicos que afectan principalmente al propio vehículo, y muy pocos son los que también han tenido en cuenta el factor humano. 

Por el contrario, Drive.ai, una startup estadounidense dedicada a la conducción autónoma, ha puesto su foco de atención en la interacción de la tecnología con las personas. La compañía cuenta en su plantilla con muchos investigadores de inteligencia artificial de la Universidad de Stanford (Estados Unidos) que están trabajando en el desarrollo de sistemas de aprendizaje profundo.

Estos sistemas son entrenados para interpretar los datos de los sensores y controlar el comportamiento del coche. Además, también están investigando la manera de permitir que los vehículos tengan la capacidad de comunicarse con los transeúntes, así como aprender las normas de comportamiento tanto de los conductores como de los peatones. 

"Todos hablan de este mundo mágico en el que todos los coches de la carretera serán autónomos", explica Carol Reiley, cofundadora y presidenta de Drive.ai. "Sin embargo, es sorprendente que el factor humano haya sido excluido de la ecuación"

Para poner a prueba sus innovaciones, esta compañía comenzará a probar los primeros coches sin conductor equipados con pantallas y sistemas de audio diseñados para comunicarse con los peatones. El ensayo tendrá lugar durante las próximas semanas y el escenario será las calles de California (Estados Unidos). 

Peatón o pasajero, ¿a quién debe salvar un coche autónomo?

El primer producto de Drive.ai será el hardware necesario para actualizar un vehículo y permitir que se pueda conducir de manera autónoma. También incluirá el sistema de pantallas que se montarán sobre el techo para la comunicación con los viandantes. Este equipamiento se ofrecerá en primer lugar a empresas de transporte con rutas específicas, como las compañías de taxis o los servicios de reparto. 

[Fuente: MIT Technology Review]

Ver ahora: