Skip to main content

Cómo limpiar una cafetera de cápsulas Nespresso adecuadamente con poco esfuerzo

Cafetera

Getty Images

14/07/2021 - 06:45

¿Quieres disfrutar de un café delicioso cada día? Entonces toma nota de cómo limpiar una cafetera de cápsulas Nespresso para eliminar sabores u olores desagradables de la máquina.

Con el uso y el paso del tiempo, todas las cafeteras van acumulando restos de partículas y aceites del café, así como suciedad procedente de la humedad del agua o del ambiente. Por este motivo, si quieres disfrutar de un café con el mismo sabor que el primer día, es importante mantener limpia la cafetera. 

En anteriores ocasiones ya te hemos contado algunos trucos para limpiar y limpiar los gérmenes de tu máquina y también te hemos dado consejos para limpiar una cafetera italiana con poco esfuerzo, pero esta vez vamos a explicarte cómo limpiar una cafetera de cápsulas Nespresso adecuadamente.

En internet podemos encontrar infinidad de trucos caseros para limpiar una cafetera de cápsulas, pero dado que se trata de un electrodoméstico con un precio elevado, en este caso lo mejor es seguir las indicaciones de la marca. 

El primer paso que Nespresso recomienda dar es limpiar el interior de la máquina, es decir, descalcificar la cafetera. Esta tarea te permite eliminar la cal y las impurezas que se acumulan en el interior de la máquina, lo que hace posible que el café vuelva a tener la misma calidad y sabor que el primer día. 

La frecuencia con la que tienes que descalcificar tu electrodoméstico varía en función de la dureza del agua que utilices para preparar el café. Si usas agua del grifo, el agua es más dura (es decir, que tiene más cal) cuanto más cerca vivas de la costa. 

Nespresso explica que una máquina media necesita una descalcificación de 300 a 1.000 tazas dependiendo de la dureza del agua. Si no sabes cuál es la dureza del agua que usas, descalcifica cada 550 tazas aproximadamente.

Pero, ¿cómo descalcificar una cafetera Nespresso? Aunque hay remedios caseros para hacerlo, como usar vinagre blanco, bicarbonato de sodio o zumo de limón, el fabricante indica que estos trucos tradicionales pueden dañar la máquina. En su lugar utiliza un kit descalcificador oficial de la marca de tu cafetera u otro producto comercial compatible. 

Una vez que tengas el producto descalcificador, sigue estos pasos:

  • Comprueba que no hay cápsulas en el compartimento ni en el depósito de la cafetera.
  • Coloca un recipiente para recoger el agua que la máquina va a expulsar. 
  • Llena tres cuartos de la capacidad del depósito de agua y añade el producto descalcificador. 
  • Inicia el ciclo de descalcificación. Puedes consultar cómo hacerlo en el manual de tu cafetera, aunque suele activarse al pulsar los dos botones que indican el tamaño de la taza durante 3 segundos.
  • A continuación, pulsa el botón de café largo, espera a que termine el ciclo y vuelve a echar el líquido que ha salido en el depósito. Repite la operación hasta que la máquina se pare, lo que significará que ya no hay restos de cal. 
  • Vacía el depósito y límpialo. Pulsa de nuevo el botón de café largo para quitar los restos que hayan podido quedar en los circuitos. 
  • Cuando termines, pulsa de nuevo los dos botones para volver al modo normal. 

Solo tienes que descalcificar tu cafetera cuando sea necesario, pero hay otras partes de la máquina que debes limpiar con mayor frecuencia. Es el caso del depósito de cápsulas usadas, que lo tienes que lavar con jabón y agua tibia cada vez que lo vacíes. También la bandeja antigoteo, que se tiene que limpiar al menos una vez a la semana con agua tibia y jabón.

El depósito de agua, aparte de limpiarlo durante la descalcificación, también es recomendable enjuagarlo de vez en cuando.

Si tu cafetera tiene un vaporizador de leche, lo mejor es que lo limpies después de cada uso para mantenerlo en las mejores condiciones. Puedes limpiarlo con mayor profundidad sumergiéndolo en agua hirviendo.

Y además