Logo Computerhoy.com

Cómo modificar el sabor de la cebolla simplemente cambiando la forma de cortarla

Foto del redactor Iván Muñoz

Redactor jefe de audiencias de tecnología

Cuchillo cortando cebolla

Depositphotos

Foto del redactor Iván Muñoz

Redactor jefe de audiencias de tecnología

La cebolla nos hace llorar, pero también disfrutar, no en vano es un ingrediente fundamental en nuestra gastronomía. Pero, ¿sabías que puedes modificar ligeramente su sabor y textura simplemente cambiando la forma de cortarla?

Existen mil y un trucos para no llorar al cortar la cebolla, unos funcionan mejor que otros aunque lo que seguramente no sabías es que esta peculiar hortaliza se comporta de forma diferente dependiendo de la forma en que la cortes con el cuchillo.

Cortar una cebolla no es fácil, su forma y textura resbaladiza, además de su estructura por capas no ayudan, aunque a partir de ahora deberás prestar mucha atención, ya que la forma en la que la cortas puede cambiar su sabor y textura. 

Fundamentalmente, existen dos maneras de cortar la cebolla: longitudinalmente, cortando tiras desde la raíz hasta el tallo, o de forma transversal, dependiendo de como lo hagas el resultado será bien distinto.

Cortar cebolla

Cooksillustrated

Y es que el sabor de la cebolla cambia dependiendo del tipo de corte, como podemos leer en Mashed. Cortando la cebolla en sentido transversal el sabor es fuerte y más recio, mientras que el corte longitudinal hace que tenga un sabor un poco más delicado y una textura más firme.

Este cambio en el sabor se debe a la peculiar estructura interna de las cebollas a base de capas. Cuando se cortan estas capas de forma transversal se separan en trozos más pequeños liberando una mayor cantidad de esos jugos y gases que le otorgan ese sabor fuerte tan peculiar, y que además nos hacen llorar.

Lidl explica el truco definitivo para cortar cebolla sin llorar

Tal como explicaba un estudio de la revista ACS Chemical Biology y que se puede leer en el New York Times, estos gases tan molestos se producen como una reacción de la planta a modo de mecanismo de defensa que protege a las cebollas de posibles microbios y animales (incluyéndonos a nosotros, los seres humanos)."Es similar al gas lacrimógeno", señalaban desde la publicación.

Sin embargo, cuando se corta longitudinalmente en la dirección de las fibras, se conserva su estructura, manteniendo su forma incluso cuando se cocinan durante mucho tiempo, conteniendo en su interior una mayor cantidad de esos jugos y gases, por lo que además de llorar menos, su sabor será más suave y su textura es más firme, siendo ideal para su consumo en crudo o para cocciones más largas. 

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Etiquetas: Cocina