Skip to main content

Lidl explica el truco definitivo para cortar cebolla sin llorar

Cebolla

Getty Images

05/05/2021 - 18:59

Hay pocas cosas más molestas cuando cocinas, que te empiecen a llorar los ojos mientras picas la cebolla. Por suerte hay una forma muy sencilla de evitarlo. ¡Pruébalo!

La cebolla es uno de los ingredientes más versátiles y más utilizados en la cocina. Se puede comer fresca en ensaladas, y es imprescindible en sofritos, guisados, encebolladas, e infinidad de recetas. Incluso en la famosa tortilla de patatas.

Por desgracia, sus cualidades culinarias vienen acompañadas de un molesto hándicap: el lagrimeo de los ojos. Al cortar cebolla, nos lloran los ojos. Es algo que no podemos evitar... ¿O tal vez sí?

Existen infinidad de trucos para evitar que te lloren los ojos al partir cebolla, unos más complicados que otros. La cadena de supermercados Lidl nos ofrece un par de ellos extremadamente sencillos de poner en práctica, y muy efectivos. Vamos a verlos... Es una noticia que nos llega vía Business Insider.

¿Por qué nos lloran los ojos cuando pelamos cebolla?

Es un mecanismo de defensa de nuestro organismo, por eso no podemos evitarlo, y afecta a todo tipo de personas.

Al cortar la piel de la cebolla con un cuchillo se rompe la capa protectora de la planta, liberando una sustancia gaseosa que contiene azufre, y que llega hasta nuestros ojos a través del aire.

Esta sustancia provoca una reacción defensiva de nuestro cerebro, que obliga a los lagrimales de los ojos a producir lágrimas. El objetivo es que este líquido arrastre la sustancia de nuestras pupilas, eliminándola.

Por tanto la única solución a este problema es evitar que el azufre llegue a los ojos, porque una vez allí no tenemos forma de obligar al cerebro a que no se defienda.

LIdl propone dos trucos. El primero es consiste en untar la hoja del cuchillo con vinagre. Podemos sumergirlo en este líquido, o mojar un poco los dedos y pasarlos por el borde del cuchillo, con cuidado de no cortarnos. El vinagre impide que se libere el azufre.

Otra solución, si no nos gusta que la cebolla sepa a vinagre (en el caso de comerla cruda), es quitarle la piel exterior, sin cortarla, y sumergirla un rato en agua. Después podrás cortarla sin problema.

Pruébalos, porque ambos trucos funcionan, aunque son mejos eficientes con cebollas viejas.

Y además