Skip to main content

Cómo recalentar las patatas fritas para que queden tan buenas como recién hechas

Patatas fritas

27/02/2021 - 06:45

Las patatas fritas recién hechas están crujientes y deliciosas, pero pierden sus cualidades cuando las volvemos a calentar y ya no están tan apetitosas. Te contamos cómo recalentarlas para que queden casi tan buenas al salir de la freidora.

¿A quién no le gustan las patatas fritas? Se trata de una de las guarniciones preferidas por millones de personas y son perfectas para acompañar todo tipo de platos. Eso sí, hay que consumirlas con moderación, ya que tienen un alto contenido calórico y comerlas en exceso puede perjudicar tu salud. 

Nada más salir de la sartén o de la freidora, las patatas fritas están deliciosas, doradas y crujientes. Lo que pasa es que, a diferencia de otros alimentos, si se quedan frías y las queremos tomar más tarde, al volver a calentarlas ya no están buenas. 

¿Y por qué sucede esto? El problema es que no estás utilizando la técnica adecuada. En general, la gente las vuelve a calentar en el microondas, y eso es un gran error, ya que ahí es cuando pierden su textura y se quedan secas y correosas. 

Entonces, ¿cómo hay que recalentar las patatas fritas para que queden casi tan buenas como recién hechas? Si quieres conseguir un buen resultado, lo mejor es que utilices una sartén. Colócala en el fuego, sube la temperatura y espera a que esté bien caliente. 

A continuación, pon un poco de aceite de oliva, unas dos cucharadas si la sartén es de tamaño mediano. Espera a que el aceite se caliente y añade las patatas. Es importante que no pongas las patatas con el aceite frío, ya que de lo contrario quedarán grasientas.

Distribuye bien las patatas en la sartén para que todas reciban calor por igual. Espera un minuto y dales la vuelta, y pasados 30 segundos dales la vuelta otra vez. Vigílalas para que no se quemen y cuando creas que estás bien calientes, sácalas. Verás que el resultado es bien diferente al que se obtiene en el microondas, y estarán tan buenas como recién hechas.

Otra alternativa para recalentar las patatas fritas y que queden buenas es utilizar el horno. No quedan tan ricas como en la sartén, pero los resultados también son buenos. Para ello, precalienta el horno a unos 200 ºC, coloca las patatas en una fuente bien distribuidas para que no se peguen y déjalas un par de minutos. Después, muévelas y espera otros dos minutos antes de sacarlas.