Skip to main content

Consiguen que ratones con parálisis vuelvan a andar

raton

Depositphotos

Andrea Núñez-Torrón Stock

26/01/2021 - 07:15

Noticias esperanzadoras en el campo de la medicina: un estudio logra devolver la capacidad de andar a ratones con parálisis por una lesión medular. “Nunca antes se había demostrado que fuera posible después de una paraplejia total”, dice el principal investigador.

Hasta la fecha, las lesiones medulares provocadas por accidentes se han considerado absolutamente irreparables. Al dañarse las fibras nerviosas llamadas axones -responsables de transportar información del cerebro a los músculos y viceversa-, la comunicación queda interrumpida y no es posible restaurarla, por lo que no existen opciones de tratamiento que puedan restaurar las funciones perdidas en los pacientes afectados.

De este modo, las lesiones medulares provocan parálisis de por vida, un procedimiento que la ciencia busca paliar y revertir. Ahora, un estudio puntero y esperanzador ha conseguido que ratones con esta afección puedan volver a caminar. 

La investigación ha sido llevada a cabo por científicos del Departamento de Fisiología Celular de la Ruhr-Universität Bochum (RUB), dirigido por el profesor Dietmar Fischer. Con la terapia génica, el equipo ha logrado por primera vez que los ratones vuelvan a caminar después de una lesión transversal completa. Las células nerviosas produjeron la proteína curativa por sí mismas.

Para conseguir su propósito, los científicos manipularon una proteína modificada genéticamente llamada hiperinterleucina-6, que estimula la regeneración de las células nerviosas, y la forma en que se suministra a los animales. "Esta es una de las llamadas citocinas de diseño, lo que significa que no ocurre así en la naturaleza y debe producirse mediante ingeniería genética", explica Fischer en el comunicado de prensa. Su grupo de investigación ya demostró en un estudio anterior que hIL-6 puede estimular de manera eficiente la regeneración de células nerviosas en el sistema visual.

El equipo indujo a las células nerviosas de la corteza sensorial motora a producir por sí mismas hiperinterleucina-6. En un área del cerebro de fácil acceso, los virus entregan el modelo para la producción de la proteína a células nerviosas específicas, las llamadas motoneuronas. Dado que estas células también están unidas a través de ramas laterales axonales a otras células nerviosas de difícil acceso en otras áreas del cerebro que son importantes para procesos de movimiento como caminar, la hiperinterleucina-6 también se transportó directamente a ellas, liberándose de forma controlada.

“Por lo tanto, el tratamiento con terapia génica de solo unas pocas células nerviosas estimuló la regeneración axonal de varias células nerviosas en el cerebro y varios tractos motores en la médula espinal simultáneamente”, dijo Fischer. Los ratones que recibieron el tratamiento empezaron caminar dos o tres semanas después. Es todo un hito a nivel científico, ya que "nunca antes se había demostrado que fuera posible después de una paraplejia total ". 

Ahora, Fischer y su equipo están buscando optimizar la administración de hiper-interleucina-6 y explorar si la proteína puede funcionar incluso si la lesión ocurrió varias semanas antes, un aspecto clave para la aplicación futura de tratamiento similares en humanos. La investigación completa ha sido publicada en Nature.

Este artículo fue publicado en TICbeat por Andrea Núñez-Torrón Stock.

Y además