Logo Computerhoy.com

La curiosa técnica que promete mejoras en el gimnasio en poco tiempo y que precisa de supervisión

Mujer haciendo ejercicio en un gimnasio

Anastase Maragos – Unsplash

El mundo de la salud y el entreno está lleno de nuevas investigaciones y técnicas que buscan el máximo beneficio en el menor tiempo posible. La privación del normal suministro de sangre en nuestros músculos es una de ella. Vamos a explicarla.

El entrenamiento de restricción del flujo sanguíneo es una técnica que restringe el flujo sanguíneo en los brazos y/o piernas durante el ejercicio para ayudar a la rehabilitación de lesiones, tendinitis, postoperatorios de cirugía, e incluso optimizar el rendimiento de los atletas de competición.

La mejor manera de describir la técnica sería así: como un torniquete o un manguito (similar a cuando te toman la presión sanguínea) envuelto alrededor de cada una de tus piernas, lo que hace que los ejercicios simples sean mucho más difíciles.

El objetivo de la restricción del flujo sanguíneo es proporcionar los mismos beneficios que el levantamiento de pesos pesados, como el aumento de la masa muscular y la fuerza, mediante un entrenamiento de baja intensidad.

Deporte

Como resultado de esta técnica, tus músculos trabajan más para contraerse y te fatigas antes que si el flujo sanguíneo no estuviera restringido. Esto es algo bueno porque significa que obtienes los mismos beneficios que un entrenamiento extenuante, pero de una manera menos intensa.

Por lo tanto, es menos probable que te lesiones mientras desarrollas tu fuerza de forma segura. De ahí que se use mucho en rehabilitación y otros procesos de recuperación.

Según los profesionales, lo que hace único al entrenamiento con BFR es que hay muchos estudios que avalan continuamente su eficacia en diversos grupos de personas. La literatura científica lleva mucho años avalando esta técnica.

¿Durante cuánto tiempo se debe realizar el entrenamiento BFR?

El entrenamiento BFR tiene como objetivo prevenir la atrofia muscular (pérdida de masa muscular) y fomentar la hipertrofia (aumento de la masa muscular), incluso cuando no se puede levantar peso.

Según las investigaciones, este tratamiento se ha aplicado a poblaciones de riesgo durante períodos prolongados que van de dos a seis meses, siempre con supervisión de un profesional.

No está claro si esa misma prescripción de entrenamiento se aplicaría en entornos sin supervisión, pero en general, se recomienda un programa de resistencia y aeróbico de BFR de ocho a 12 semanas. 

Este hombre quiere convertir sentarse en una silla en un deporte extremo

¿Quién debe o no debe hacer un entrenamiento de BFR?

El entrenamiento BFR es una herramienta universal que puede ayudar a casi todo el mundo. Las personas que tienen problemas para cargar o levantar pesos más pesados debido a una lesión, una cirugía u otros problemas médicos.

Los expertos recomiendan someterse a una evaluación por parte de instructor en BFR que pueda ofrecer una valoración detallada de tu historial médico, tu historial de actividad física y otros factores que puedan ser relevantes para determinar si eres un buen candidato para ello.

Como con cualquier tratamiento, el entrenamiento con BFR puede conllevar algunos riesgos. Existe un pequeño riesgo de daño muscular o de una respuesta cardiovascular excesiva, como la hipertensión.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Etiquetas: Deporte