Skip to main content

Dispositivo para transportar vacunas podría salvar millones de vidas

enfriar vacunas

16/09/2016 - 21:25

Un estudiante ha creado un dispositivo para transportar vacunas refrigeradas. Su invento podría salvar millones de vidas en los países en vías de desarrollo.

William Broadway, un estudiante de Diseño Industrial y Tecnología de la Universidad de Loughborough (Reino Unido), ha creado un dispositivo portátil para transportar vacunas refrigeradas. Su invento podría salvar millones de vidas, motivo por el que le ha sido concedido el prestigioso premio James Dyson 2016 de Reino Unido.

Antes de iniciar su carrera universitaria, Broadway pasó siete semanas viajando por Camboya, China, Hong Kong y Vietnam, donde pudo presenciar los desafíos a los que se enfrenta el personal médico para conseguir las vacunas que necesitan cientos de personas. 

A diferencia de los países occidentales, las zonas en vías de desarrollo no cumplen con los rigurosos estándares internacionales para la distribución de vacunas a una temperatura segura. La congelación es una de las alternativas que se usa con mayor frecuencia, pero si el compuesto alcanza una temperatura más baja que la que se considera térmicamente estable corre el riesgo de perder potencia. 

Se estima que en 2015 19,4 millones de niños en el mundo no recibieron servicios de inmunización, y más del 60% viven en países en vías de desarrollo. Las cifras sugieren que se podrían evitar 1,5 millones de muertes al año si mejoran los sistemas mundiales. 

Después de su viaje, Broadway pensó en una alternativa para terminar con el problema. Su novedoso aparato se llama Isobar y se trata de una cápsula grande con el tamaño aproximado de una mochila. Tiene la capacidad de mantener las vacunas en frío durante un máximo de seis días, y se puede recargar en cualquier lugar en poco más de una hora para continuar refrigerando su contenido. Puede mantener la temperatura estable entre 2 y 8 grados. 

Las vacunas programables, un paso más contra el cáncer

El dispositivo utiliza un proceso químico para proporcionar un sistema de refrigeración prolongado en la entrega de las vacunas. Su funcionamiento es el siguiente: en un recipiente a presión se calienta una mezcla de amoníaco y agua. El amoníaco se evapora y se separa del agua en la cámara superior, donde es atrapado por una válvula. Se mantiene ahí mientras sea necesario enfriar el contenido. 

Ahora Isobar pasará a competir en la convocatoria internacional de los premios James Dyson 2016, cuyo ganador será anunciado el próximo mes de octubre y recibirá un premio de casi 35.000 euros.

Ver ahora:

Te recomendamos