Skip to main content

FlexStep, las escaleras que se convierten en ascensor

FlexStep

11/11/2019 - 23:12

Las personas discapacitadas tiene que superar todos los días todo tipo de obstáculos, que a veces están puestos sin intención, o son inevitables. Como por ejemplo, las escaleras. En ocasiones no hay espacio para rampas, o no es práctico instalar un elevador si se usa muy poco. FlexStep de Liftup es la solución definitiva: unas escaleras convencionales que se convierten en un ascensor con solo pulsar un botón.

FlexStep tiene la ventaja de que no exige obra ni espacio adicional al de una escalera convencional. Por eso puede colocarse en cualquier hueco de escalera, ya que respeta las medidas estándares. Muchas personas lo han instalado dentro de casa.

Como decimos, funciona como una elegante escalera convencional para exterior o interior, con su barandilla y sus escalones indistinguibles de cualquier otra. Al pulsar un botón, la escalera se transforma en un elevador para subir o bajar a una persona en silla de ruedas, o a una persona anciana o lesionada que no pueda subir escalones. Puedes verlo en funcionamiento en este vídeo, es bastante curioso:

La ventaja de FlexStep, además de su elegancia y lo poco que ocupa, es que puede utilizarlo una persona en silla de ruedas sin ningún tipo de ayuda, lo que mejora su autonomía e independencia. No tienen que pedir ayuda cada vez que quieran entrar o salir de casa.

Esta escalera que se convierte en ascensor es completamente modular: se vende con diferente tamaños de escalones, en configuraciones de 2, 3, 4, 5 o 6 escaleras.

Y es completamente segura: cuando se inicia la transformación surge una puerta del suelo que impide usar la escalera desde el otro lado. El última escalón se transforma en una rampa para que la silla pueda subir o bajar cómodamente, y el ascenso es muy lento, para evitar caídas o mareos.

FlexStep es una idea de Liftup, una compañía danesa especializada en soluciones para las personas discapacitadas. Llevan un tiempo a la venta y ya se pueden ver instaladas en edificios públicos y hogares de numerosos países europeos.  No sabemos los precios porque se fabrican a medida, pero si estás interesado en España hay cuatro distribuidores autorizados, en Madrid, Girona, Bilbao y Granada.

Una excelente idea que no solo es elegante, práctica y muy funcional, sino que ofrece una mayor independencia a las personas discapacitadas, o que no pueden subir escaleras.