Skip to main content

Green Bank, el pueblo en donde están prohibidos los móviles, el WiFi, la radio y los coches que no son diésel

Green Bank

Getty Images

15/10/2021 - 18:51

Entrar en el pueblo de Green Bank es como volver a los años 80, sin móviles y sin WiFi. O incluso a unas décadas antes, porque tampoco hay radio, ni coches de gasolina...

En Green Bank las ondas electromagnéticas creadas por los humanos están prohibidas desde 1958.

Hasta el punto de que hay patrullas de policía que rastrean la zona en busca de móviles, WiFi, aparatos de radio o microondas que calientan la comida que no estén aislados. También se prohíben los coches de combustible que no son diésel.

¿Por qué existe lo que parece una fobia a la tecnología? En realidad, es todo lo contrario. En Green Bank se practica la ciencia más avanzada. Si examinas con atención la foto de apertura de la noticia, encontrarás la solución al enigma.

Green Bank

Green Bank está dentro de la Zona Nacional de Silencio Radioeléctrico, una región de 33.700 Kilómetros cuadrados en Virginia del Sur.

En esta zona, en donde viven algo más de 8.000 habitantes, las ondas electromagnéticas están limitadas. Pero es en el pueblo de Green Bank, en un espacio de unos 21.000 metros cuadrados, en donde están completamente prohibidas.

Como se puede ver en la foto de apertura de la noticia, al fondo, allí está ubicado el Observatorio de Green Bank, el mayor radiotelescopio totalmente dirigible del mundo.

Mide 148 metros de alto y su antena tiene una superficie de casi 10.000 metros cuadrados.

Este telescopio mide las ondas de radio emitidas por astros como las estrellas o los púlsares, y para que las mediciones sean correctas, es necesario que no existan ondas electromagnéticas artificiales.

Por eso están prohibidos los móviles y el WiFi, y los microondas para calentar los alimentos, se aíslan. Solo se permiten vehículos diésel porque los de gasolina usan bujías que también perturban las ondas.

Tal como cuenta Business Insider, en el pueblo de Green Bank, situado al lado del telescopio, viven los astrónomos y los espías que trabajan allí, pues también hay un centro de espionaje de la NSA.

Pero con los años han llegado al pueblo personas que huyen de la tecnología. Entre ellos, varias docenas de afectados por el Síndrome de Hipersensibilidad Electromagnética.

Son personas sensibles a las ondas que sufren sarpullidos y dolores de cabeza, incluso con el Bluetooth de los auriculares.

Eero Pro 6

Eero Pro 6

Este potente router WiFi 6 de triple banda cubre un área de 190 metros cuadrados y gestiona hasta 75 dispositivos al mismo tiempo.

Es una enfermedad polémica, porque los médicos no han encontrado la causa y muchos creen que tiene un origen psicológico. Pero las personas que la sufren están convencidas de que es por su sensibilidad a las ondas.

Pese a todo, muchos de los habitantes de la zona silenciosa se resisten a la prohibición. Los agentes que rastrean las ondas han detectado hasta 175 puntos de acceso WiFi ilegales, que obligan a desmantelar.

Muchos lugareños piden anular la Zona Nacional de Silencio Radioeléctrico. ¿Ni siquiera podemos reservar unos pocos kilómetros cuadrados del planeta para la ciencia?

Y además