Skip to main content

Misterio resuelto: este fósil descubierto en la Antártida es un huevo gigante

Fósil de un huevo

Universidad de Chile

20/06/2020 - 06:45

Durante ocho años, este objeto que se encontró en la Antártida se conocía como "The Thing" porque los científicos no sabían qué era. Ahora han resuelto el misterio: es el fósil de un huevo blando de un reptil marino.

En el año 2011, la Universidad de Chile y el Museo Nacional de Historia Natural de Chile llevaron a cabo una expedición a la Antártida. En una excavación en la Isla Seymour, el equipo hizo un importante hallazgo: encontró un misterioso fósil de un material biológico de origen desconocido.

El objeto en cuestión, que puedes ver en las imágenes, tiene unas dimensiones de 29 x 20 cm y una masa de unos 6,5 kg, y parece un balón desinflado. Dado que no sabían de qué podía tratarse, los investigadores le pusieron el apodo de The Thing en honor a la película de ciencia ficción de John Carpenter de 1982.

Ahora, los científicos han conseguido resolver el misterio. Una investigación publicada en la revista Nature determina que se trata del fósil de un huevo gigante de un mosasaurio, una especie de reptil marino que vivió en la Península Antártica hace más de 66 millones de años. 

Mosasaurio

Universidad de Chile

De acuerdo este estudio es el huevo de mayor tamaño de la era de los dinosaurios jamás encontrado hasta la fecha. Además, también puede presumir de ser el segundo huevo más grande de la historia, solo por detrás del huevo del ave elefante, una especie extinta que vivió en Madagascar hasta el siglo XVIII. 

Y esto no es lo más importante. La característica que más ha llamado la atención de los científicos es su forma y lo que se puede deducir de ella. A los investigadores que hallaron el fósil no se les ocurrió que fuera un huevo precisamente porque no tiene la forma de huevo convencional.

El equipo de científicos que ha llevado a cabo la investigación de Nature ha sometido al fósil a diferentes análisis, entre ellos tomografías, microscopía electrónica de barrido y espectroscopía de rayos x y difracción, lo que les ha permitido determinar que se trata de un huevo de cáscara blanda, similar a los que ponen en la actualidad algunas especies de reptiles. 

"Este espécimen es el segundo huevo más grande en cualquier vertebrado extinto o viviente -superado solo por el huevo gigante del ave elefante de Madagascar- mayor, incluso, que los huevos de dinosaurios no avianos", explica David Rubilar, Jefe del Área de Paleontología del Museo Nacional de Historia Natural de Chile. "Su estructura es similar a la encontrada en reptiles lepidosaurios (los cuales ponen huevos no calcificados) y es consistente con la idea de que éste podría pertenecer a un gran mosasaurio, reptiles marinos cuyos huesos son muy abundantes en las rocas cretácicas de la Isla Seymour"

Gracias a este hallazgo, los científicos ahora saben más acerca de la biología reproductiva de los mosasaurios y tienen conocimiento de que algunas especies de dinosaurios ponían huevos blandos.

Más:

#Destacado